sábado, 13 de febrero de 2016

La PF mantendrá el control en Topo Chico

La Policía Federal mantendrá el control y vigilancia del penal de Topo Chico hasta que se defina un nuevo esquema de cooperación entre el gobierno de Nuevo León y las autoridades federales, revelaron funcionarios que participan en el Gabinete de Seguridad Nacional.

Las fuentes consultadas señalaron que los autores de la disputa entre internos –que derivó en la matanza de 49 personas–, Jesús Iván Hernández Cantú, El Credo, y Juan Pedro Zaldívar Farías, El Z-27, no sufrieron lesiones.

Además, se informó del traslado de 233 internos del penal de Topo Chico a Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos) a fin de que no generen más conflictos.

Sin embargo, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) no ha dado a conocer los lugares a los que fueron transferidos los presos de Topo Chico,por razones de seguridad, ya que en este momento sus traslados podrían generar algún tipo de intento de rescate, señalaron mandos de la institución.

Los funcionarios entrevistados refirieron que lo sucedido en el centro penitenciario de Nuevo León se debió a la disputa de los dos grupos delictivos por el control de la prisión, la cual tenía bajo su dominio Jesús Iván Hernández, El Credo.


La explicación que dieron las fuentes consultadas fue que Juan Pedro Zaldívar logró que un tribunal le permitiera salir de un Cefereso y lo enviaran a Topo Chico, pese a que las autoridades federales se opusieron a ello por el riego que representaba.

A su llegada al penal, y ya sin la vigilancia de elementos del Ejército, los cuales dejaron en manos de autoridades estatales la custodia del centro carcelario al finalizar un convenio de colaboración, Topo Chico se convirtió en una prisión con autogobierno.

Tras el enfrentamiento entre los dos grupos de internos comandados por El Credo y El Z-27, que dejó un saldo de 49 reclusos muertos, los mandos de la CNS señalaron que las autoridades federales colaborarán en lo que el gobierno de Nuevo León les solicite a fin de mantener el control de los centros carcelarios de esa entidad.




Fuente: La Jornada
Autor: Gustavo Castillo
http://www.jornada.unam.mx/2016/02/13/politica/013n2pol