jueves, 4 de febrero de 2016

El bebé asesinado en Oaxaca es el rostro de la guerra perdida y la estrategia equivocada: Redim

De acuerdo con datos de Redim, de enero a noviembre de 2015, 4 niñas y niños de entre 0 y 4 años perdieron la vida a causa de hechos violentos presuntamente vinculados con el crimen organizado, a nivel nacional. Mientras que de enero de 2010 a noviembre de 2015, 63 niñas y niños de 0 a 4 años han perdido la vida a causa de hechos violentos presuntamente vinculados con el crimen organizado, en el país.

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) y el Foro Oaxaqueño de la Niñez (FONI) condenaron el asesinato de un bebé de 9 meses y su padres en Pinotepa Nacional, Oaxaca, y sostuvieron que este homicidio es una “expresión de la normalización de la violencia armada resultado de la equivocada estrategia de seguridad del Estado mexicano frente al crimen organizado”.

“[El] homicidio brutal de un bebé de 9 meses y su madre adolescente de 17 años de edad, es expresión de la normalización de la violencia armada resultado de la equivocada estrategia de seguridad del Estado Mexicano frente al crimen organizado”, consideraron hoy ambas organizaciones en un comunicado.

El pasado viernes, en el municipio de Pinotepa Nacional, en la región de la Costa oaxaqueña, fueron asesinados el comerciante, de 24 años de edad, quien llevaba a su hijo de siete meses e iba acompañado de su esposa.

Esta familia se encontraba afuera de una tienda cuando fueron atacados por un grupo de hombres armados alrededor de las 11:00 de la noche.

Hoy, las organizaciones en defensa de los derechos de la niñez en México lamentaron también que las autoridades del estado de Oaxaca “recurran a la práctica equivocada de justificar el homicidio ante la opinión pública por presuntas ‘actividades delictivas de narcomenudeo’ sin que exista una determinación judicial”, consideraron.

Además denunciaron que la filtración de información sobre la investigación que lleva a cabo el Ministerio Público es una violación a los derechos de las víctimas en su presunción de inocencia, respeto a su dignidad y buena reputación:

“Criminalizar a las víctimas sólo anuncia que la averiguación no será profesional, imparcial e inmediata. Están a tiempo de corregir el mal inicio de la investigación”.

Ante el ataque contra la familia oaxaqueña, las organizaciones hicieron un llamado a las autoridades oaxaqueñas a que garanticen justicia para las víctimas, “investigando de forma inmediata y llevando a tribunales a quienes resulten responsables de este brutal homicidio”.

Las asociaciones alertaron también que estos hechos violentos dan cuenta de los altos índices de violencia que se viven en México y particularmente en contra de niñas, niños y adolescentes.

Detallaron que de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante el año 2015, al menos 97 menores de entre 0 y 4 años de edad fueron asesinados. Lo que significa que cada cuatro días una niña o un niño de entre este rango de edad perdieron la vida durante el año pasado.

Mientras, de 2006 a 2015 en el país 11 mil 002 personas de entre 0 y 17 fueron víctimas de homicidio.

Los datos de Redim, dan cuenta de que de enero a noviembre de 2015, 4 niñas y niños de entre 0 y 4 años perdieron la vida a causa de hechos violentos presuntamente vinculados con el crimen organizado, a nivel nacional. Y de enero de 2010 a noviembre de 2015, 63 niñas y niños de 0 a 4 años han perdido la vida a causa de hechos violentos presuntamente vinculados con el crimen organizado en el país.

“Este lamentable caso [en Oaxaca] debe ser un llamado de atención al Estado Mexicano para que se realicen medidas urgentes de prevención y atención a niñas, niños y adolescentes en escenarios de crimen organizado donde la violencia extrema es cotidiana”, señalaron las organizaciones.

REDIM y las organizaciones que trabajan a favor de los derechos de la infancia en el país, recordaron que se han “pronunciado en diversas ocasiones sobre la responsabilidad del Estado Mexicano de garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes; particularmente el derecho a la vida y al desarrollo pleno”. Destacaron que en enero del 2010 la Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhortó a la Secretaría de Gobernación (Segob) a realizar un Diagnóstico y Estrategia nacional para prevenir y atender todas las formas de violencia contra la infancia. “Lamentablemente no se ha ofrecido respuesta a este llamado”, reprocharon.

“La mirada internacional está puesta en México y sus altos índices de violencia contra la niñez mexicana. El pasado 10 de junio del 2015, el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas presentó sus Observaciones al Estado Mexicano (CRC/C/MEX/CO/4-5) donde destaca las graves consecuencias que tiene la violencia contra niñas niños y adolescentes”, finalizaron las organizaciones.

Usuarios de redes sociales han mostrado su indignación por el asesinato del bebé oaxaqueño y su familia, y lo ha comparado con el niño sirio Aylan Kurdi, quien murió ahogado en septiembre pasado cuando su familia intentó llegar a las costas de Turquía.

A través de imágenes editadas, que comparan ambos casos, los usuarios de Twitter y Facebook llaman a no cerrar los ojos ante la violencia que existe en el país. Así como a solidarizarse con las familias de las víctimas de la guerra en México.

MULTIHOMICIDO, LIGADO AL CRIMEN ORGANIZADO

Las autoridades de Oaxaca ha dado a conocer que el asesinato de la familia está ligado a un conflicto entre miembros de dos bandas del crimen organizado procedentes de Guerrero que se disputan el control de tráfico de drogas.

De acuerdo con la Fiscalía de Oaxaca, el ataque iba dirigido en contra de Isidoro González Jerónimo o Enrique de la Paz Velázquez, conocido como “El Isis”, quien arribó se disputa el negocio del tráfico de drogas en la zona.

Ese viernes, un grupo rival atacó a balazos a “El Isis”, quien logró escapar herido y posteriormente perdió la vida en un hospital. Mientras que la familia fue asesinada al salir de una tienda de coveniencia.

De acuerdo, el Fiscal General de Justicia de Oaxaca, Héctor Joaquín Carrillo, dijo que el ataque a la familia fue directo “derivado de una aparente reyerta entre dos bandas criminales que se disputan el control del tráfico de drogas”, según declaraciones dadas al medio e- consulta.


Por estos hechos se tiene al menos siete detenidos.

FUENTE: SIN EMBARGO.
AUTOR: REDACCIÓN.
LINK: http://www.sinembargo.mx/04-02-2016/1614170