domingo, 13 de diciembre de 2015

El caso de 27 ancianos con ceguera debió atenderse de inmediato: oftalmólogos de QR

Posible infección en quirófano durante cirugía de cataratas, señalan. El problema es serio y se ocultó a pacientes y familiares, señala el colegio de la especialidad.

Cancún, QR. El Colegio de Oftalmólogos de Quintana Roo calificó de devastadora la infección que contrajeron 27 personas de la tercera edad sometidas a cirugías de cataratas en una clínica privada de Cancún, las cuales derivaron en ceguera gradual e irreversible y la extirpación de un ojo a una de las pacientes, por una bacteria que los atacó durante la operación.

Rodolfo Anzures Medina, presidente del órgano colegiado, acusó además que ni a los pacientes ni a los familiares les han hablado con la verdad. Es un problema serio que debió atenderse de inmediato y no dejar pasar tanto tiempo, dijo.

Explicó que el jueves pasado unas personas se acercaron a solicitar apoyo luego de informar que un grupo de la tercera edad había sido sometido a cirugías por cataratas, pero los resultados no fueron los esperados y tenían complicaciones en su salud.

Cuando tuvimos conocimiento del caso, como Colegio de Oftalmólogos nos reunimos con los pacientes, platicamos y aceptamos revisarlos y sí, es real la complicación, tras la infección que ocurrió durante la operación a la que fueron sometidos, afirmó.

Explicó que un contagio es el punto más crítico en una cirugía, y todo médico está obligado a cuidar al paciente antes, durante y después porque una infección como la que padecen los abuelitos es devastadora, muy fuerte.

El galeno destacó que todos los doctores nos hemos enfrentado a alguna complicación, pero el punto es tratar de ayudar, asesorar, pues el paciente no tiene la obligación de saber medicina, y nosotros sí, y debemos informar la situación de cada uno, sin engaños y posibles soluciones, por fuertes que sean los problemas.


Aseguró que desafortunadamente ahorita ya no se sabe qué microorganismo, virus, bacteria o factor los afectó. Eso sólo se podría conocer mediante un cultivo de laboratorio, que requiere tiempo.

Rodolfo Anzures subrayó que la atención depende del estado del paciente; algunos tienen defensas más bajas y sufren complicaciones, es el caso de Hortensia Tepal Puc, de 65 años, originaria de Isla Mujeres: Le debieron hacer una evisceración (extracción del ojo) por el riesgo de que la infección pasara al cerebro y pusiera en riesgo su vida.

El presidente del Colegio de Oftalmólogos apuntó: les estamos hablando con la verdad y explicando la situación de cada uno. Por fortuna la infección va cediendo en algunos y ahorita están en procesos desinflamatorios, con ciertas consecuencias pero salvarán ambos ojos (de la extirpación), pero siguen con el problema de la vista (ceguera irreversible) y si se descuidan, se les puede complicar.

La magnitud del daño que mostraron los 27 ancianos no es común: No sé qué ocurrió en el lugar (Instituto de Salud Visual/Isvi) donde los operaron, pues es una infección muy fuerte que pudo ser adquirida por algo contaminado: el lugar, los medicamentos para la operación, el instrumental, los lentes que se usaron, incluso el lote pudo tener problemas.

El médico advirtió que hay que ser claros: están involucrados desde químicos, soluciones, medicinas, lentes para la recuperación o bien la clínica por una situación interna o que algún paciente llegara infectado. Es muy complicado saber qué pasó, y todo en un mismo día y a muchas personas.


Anunció que en el Colegio de Oftalmólogos tenemos el compromiso moral de auxiliar a ese grupo de pacientes hasta que estén mejor, que no haya más complicaciones o situaciones más desagradables.

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: CARLOS ÁGUILAR ARREOLA.
LINK: http://www.jornada.unam.mx/2015/12/13/estados/028n1est