martes, 20 de octubre de 2015

Retoma CIDH fallas en pesquisas por el crimen de Digna Ochoa: familiares

A 14 años de su muerte, la familia de Digna Ochoa Plácido reitera que la defensora de derechos humanos fue asesinada y aún espera que el Estado mexicano cumpla lo ordenado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que lo condenaba a reparar la imagen y decir que ella no tenía problemas emocionales como para suicidarse, además están en espera del resolutivo que dé, puesto que ya dio entrada al caso.

Ignacio Ochoa y Plácido, hermano de Digna, señaló que la Corte Interamericana de Derechos Humanos dio entrada al caso para su análisis y la familia aún está en espera de la postura oficial de la CIDH, “esperamos y confiamos que se pronuncie sobre el caso de Digna y que todas las irregularidades son con el fin de simular un suicidio. Pero todos sabemos que fue manipulada la averiguación, Digna fue traicionada y tras su muerte hay responsables”.

El hermano menor de Digna comentó que la familia considera que la defensora de derechos humanos fue sometida, asesinada y hubo simulación de un suicidio porque las instancias lo orquestaron, “todo el historial de Digna de amenaza y persecución fue constante, tan fue así que estuvo de refugiada en Washington y si ella misma fue quien se amenazaba, ella era quien se perseguía y secuestraba sola, entonces tendría un gran equipo o banda delictiva, Digna Ochoa fue asesinada”, expresó.

Así, dijo que no sólo no se le ha hecho justicia a su hermana, sino que el Estado mexicano ha desacatado lo ordenado por la Comisión Interamericana que pidió restaurar la imagen de Digna cosa que tampoco cumplió, precisamente el ordenamiento fue cuando “la fiscal Margarita Guerra que Digna se había suicidado, cuando manifestaron que tenía problemas emocionales, que tenía esos problemas desde niña en fin (…).

“Digna fue una mujer con principios y valores cristianos bien cimentados –sostuvo su hermano– por el hecho de estar en una congregación religiosa renovó sus votos y compromiso de servicio a quien lo necesitaba, Digna pensaba diferente y tenía la esperanza que las cosas sí pueden ser diferentes, que esa lucha sí vale la pena y para ello ahora se cuenta su historia”.


A través de instancias a las que ellos han acudido, dijo, “México es un país donde se violan derechos humanos, así se hable de avances, de cambios pero la situación es crítica tanto para defensores y periodistas que buscan justicia y hablan con la verdad”.

FUENTE: LA JORNADA VERACRUZ.