miércoles, 28 de octubre de 2015

Protegido por cerco policiaco y militar, Astudillo rinde protesta como gobernador de Guerrero

CHILPANCINGO, Gro: Con la sombra del caso Ayotzinapa y en un contexto de crisis político-social generada por la impunidad, inseguridad y violencia, el priista Héctor Astudillo Flores rindió protesta como gobernador del estado, en medio de un impresionante cerco policiaco militar.

Este hecho marca el regreso del PRI en Guerrero, tras casi una década de administraciones encabezadas por políticos postulados por partidos de “izquierda” como Zeferino Torreblanca Galindo, Ángel Aguirre Rivero y Rogelio Ortega Martínez, cuyos gobiernos se caracterizaron por escándalos de corrupción, opacidad y señalamientos constantes de presuntos nexos con el narco.

Alrededor de las 9 de la mañana inició la sesión solemne en el Congreso local, ubicado al sur de esta capital, donde se congregaron diputados, políticos de todas las filiaciones y la plana mayor priista encabezada por el exdiputado federal acusado de nexos con la delincuencia, Manuel Añorve Baños, y el senador René Juárez Cisneros, ambos considerados como los principales operadores y beneficiados de la nueva administración estatal.

Previamente, un grupo criminal colocó varias narcomantas en distintos puntos de la ciudad donde advierte al gobierno entrante: “Hagan su trabajo o nosotros lo hacemos”.

El acto oficial transcurrió sin incidente alguno pero horas más tarde se desataron las protestas cuando el gobernador Astudillo ya se había retirado al puerto de Acapulco donde se realizó otra ceremonia en la Zona Diamante.

Padres de los 43 marcharon junto a normalistas de Ayotzinapa rumbo al Congreso, donde se registró un choque con policías estatales que resguardaban el edificio público donde no se reportaron hechos graves.

Por separado, miembros del magisterio disidente también protestaron contra la reforma educativa frente a la sede del Ejecutivo.

Durante la ceremonia de toma de protesta de Astudillo en el Congreso, la diputada por Morena, María de Jesús Cisneros Martínez, dijo en tribuna que la asunción de Astudillo no es legítima porque en el pasado proceso electoral prevaleció la compra y coacción del voto; la militarización en urnas y el uso de programas sociales.

La legisladora, madre de un joven desaparecido, dedicó su mensaje a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa y criticó el despliegue militar y policiaco para reguardar la ceremonia, además de advertir que Astudillo se ha caracterizado por su actitud intolerante y por no concluir el periodo de los diferentes cargos de elección popular que ha ocupado como la alcaldía de Chilpancingo, la diputación federal y local, así como en el Senado.

Enseguida, reprochó el hecho de que sus homólogos hayan aprobado una Ley de Administración Pública a la medida de Astudillo, ahora gobernador constitucional, al considerar que va a provocar un aumento en la burocracia, más privilegios para la clase política y “nada de austeridad republicana, ni reducir los altos sueldos”, indicó.

Cisneros Martínez denunció en tribuna que en el Congreso, cada diputado tiene un seguro de gastos médicos de 50 mil pesos y un seguro de vida de 20 mil pesos, canongías a las que dijo, ella ya renunció.

“Rechacen a esos privilegios que deberían darles vergüenza tenerlos, en un estado con tanta pobreza y marginación al que dicen representar”, expresó la diputada.

Luego recordó que el gobernador Astudillo formó parte de la anterior legislatura que encabezó el ex diputado local perredista vinculado al narco, Bernardo Ortega Jiménez y que se caracterizó por su vocación a la corrupción y de realizar, aseguró, acuerdos por encima del pueblo y aprobar la reforma educativa.

Decenas de priistas, amigos y miembros del gabinete del gobernador Astudillo, que abarrotaron la tribuna del pleno legislativo, abuchearon la postura de la diputada por Morena frente a la actitud pasiva del presidente de la mesa directiva, el diputado local del PRD señalado también por sus nexos con el narco, Carlos Reyes Torres.

Posteriormente, fijó postura el diputado por MC, Ricardo Mejía Berdeja, quien consideró que la sociedad está cansada de la falta de oportunidades, injusticias, inseguridad, pobreza y “el derroche gubernamental que ofende”.

Luego remató: “Hoy menos que nunca se puede gobernar con las viejas formas de hacer política. No queremos nunca más un gobierno frívolo. Nunca más un gobierno autoritario, caciquil o de ocurrencias. La voz de la ciudadanía fue para la alternancia en el poder, no para la restauración autoritaria”.

Por su parte, los representantes del PRI y Verde fueron condescendientes con el gobernador postulado por ambos partidos.

En tanto que el diputado perredista Sebastián de la Rosa Peláez, conocido por ser el principal impulsor del exalcalde de Iguala vinculado al narco, José Luis Abarca Velázquez, anunció un pacto con el PRI para acordar “estrategias estructurales” para garantizar la seguridad pública en la entidad.

Luego, criticó en tribuna el caso de los presos políticos, y demandó “ni un encarcelado más por disentimiento político” para luego exigir la libertad de los mismos a través de una ley de amnistía.

“Hoy más que nunca el diálogo, el entendimiento político y la tolerancia, deben prevalecer para lograr la armonía entre autoridades y ciudadanía”, expresó Sebastián de la Rosa, quien omitió decir que los actuales presos políticos fueron encarcelados durante las administraciones perredistas.

En su primer discurso como gobernador, Héctor Astudillo convocó a la reconciliación social en la entidad y calificó la crisis político-social privadas por el caso Ayotzinapa como una “herida abierta”.

También criticó a la administración de Rogelio Ortega y a sus antecesores, al señalar que la crisis económica en la entidad asciende a más de 18 mil millones de pesos, y destacó que detectó “gastos inadecuados” en la Secretaría de Educación, así como adeudos pendientes y desvío de recursos para cubrir la nómina del sector central.

Al respecto, dijo que esta crisis ha crecido con la nómina burocrática a la que calificó de “discutible eficacia y eficiencia”, ante el desvío de recursos de programas sociales, para cumplir con los gastos de los trabajadores del sector central.

Por ello, anunció un paquete de iniciativas legales y la transformación en la administración pública para “construir un gobierno honesto, que estimule la cultura de la legalidad, que erradique la impunidad y los privilegios de unos cuantos”.

También, anunció la conformación de un gabinete con personas de alta solvencia ética y moral comprometidos con “la rendición de cuentas, la transparencia y los derechos humanos”.


Astudillo se retiró de la sede del Congreso en medio de aplausos de sus colaboradores y se dirigió al puerto de Acapulco donde encabezó otro acto acompañado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y dio a conocer una nueva estrategia de seguridad en la entidad que consiste en el mismo protocolo que hasta el momento se ha implementado.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: EZEQUIEL FLORES CONTRERAS.
FECHA 27 OCTUBRE 2015