martes, 20 de octubre de 2015

Exige justicia familia de niño asesinado durante detención de Cemeí Verdía

COLIMA, Col: A tres meses del asesinato del niño Hildeberto Reyes García, ocurrido en el marco de un operativo militar posterior a la detención de Cemeí Verdía –comandante de las autodefensas de la Costa-Sierra de Michoacán–, sus familiares denunciaron que no han recibido el apoyo prometido por las autoridades estatales y federales, particularmente el pago de los servicios funerarios y una indemnización económica.

En rueda de prensa realizada en la sede estatal del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en esta ciudad, Emilia García Cabrera, madre del menor de 12 años, exigió justicia porque hasta la fecha, dijo, no hay ninguna persona detenida por la muerte de Hildeberto.

Pocos días después de la muerte del niño, el procurador de Justicia de Michoacán, Jaime Rodríguez Aguilar, descartó que elementos del Ejército fueran los responsables de los hechos ocurridos el 19 de julio en la comunidad de Ixtapilla, municipio de Aquila, pues tanto los cuerpos de seguridad como los propios habitantes fueron agredidos por personas desconocidas, ya que se utilizaron calibres distintos a los que usan los militares, dijo.

No obstante, la mujer insistió en que fueron miembros del Ejército quienes realizaron los disparos que segaron la vida de Hildeberto Reyes y provocaron lesiones a cuatro personas más, entre ellas una sobrina del menor.

“Dicen que no fue el gobierno, sino la propia comunidad, pero eso no es cierto, porque los únicos que traían armas eran los soldados y hubo muchos testigos que los vieron disparar, mientras que la gente no estaba armada, sólo se defendía con piedras y palos”, indicó Emilia García.

La mujer dijo que las autoridades quieren hacerle creer a la familia que los militares sólo dispararon al aire. “¿Entonces quiere decir que mi hijo andaba en el aire o qué? Lo que quisiéramos es que el gobierno diga la verdad”, apuntó.

Según la versión ofrecida en su momento por la organización civil Equipo de Apoyo y Solidaridad con la Comunidad Indígena de Santa María Ostula, después de la detención de Cemeí Verdía, un grupo de simpatizantes instaló un bloqueo en la carretera costera Lázaro Cárdenas-Colima. En respuesta, elementos del Ejército trataron de detener a varios de los líderes, pero los manifestantes retuvieron a varios soldados y los llevaron a Ixtapilla, adonde después de las 15:00 horas llegó un contingente militar para liberarlos, y fue entonces cuando dispararon contra la gente provocando la muerte del menor.

Ante la falta de apoyo para los familiares del niño fallecido, los dirigentes estatales de Morena en Colima y Michoacán, Vladimir Parra Barragán y Miguel Ángel Sandoval Rodríguez, respectivamente, dieron a conocer una campaña de solidaridad entre las poblaciones de ambos estados para exigir justicia por el asesinato de Hildeberto, y anunciaron que iniciarán una colecta de víveres, medicamentos, ropa y productos de primera necesidad para la familia del menor, así como para las comunidades indígenas de Michoacán que sufren un constante acoso por las fuerzas armadas y el crimen organizado.

Parra Barragán precisó que el caso del niño no es aislado, ya que en los últimos años se han cometido cientos de asesinatos contra habitantes y luchadores sociales de Ostula y la región.

Denunció que el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, traicionó a las comunidades indígenas y a las autodefensas, porque “está intentando desarmarlos y eso es prácticamente entregarle al crimen organizado el territorio de Michoacán”.

Vladimir Parra exigió la liberación de Cemeí Verdía, cuyo encarcelamiento calificó como un acto más de represión por parte del gobierno federal para frenar la organización popular en las comunidades.

Para el dirigente de Morena en Michoacán, Miguel Ángel Sandoval, la situación de inseguridad y descomposición del tejido social, aparte de la violencia del crimen organizado, fue por la “guerra estúpida” iniciada en el sexenio de Felipe Calderón, “un deshonroso michoacano” que, subrayó, no hizo más que traer “muertes y muertes”, provocando que más de 150 mil personas perdieran la vida y aproximadamente 30 mil estén en calidad de desaparecidas, considerándose “daños colaterales”.

Hizo un llamado a la solidaridad entre las poblaciones de Colima y Michoacán para exigir que se haga justicia ante la impunidad en el caso del asesinato de Hildeberto Reyes, así como castigo a los culpables.

Señaló, asimismo, que el gobierno de Enrique Peña Nieto no tiene autoridad moral para pedir justicia a Egipto en el caso de los mexicanos asesinados en aquel país mientras no se erradique la impunidad en México.

Sandoval Rodríguez demandó que el gobierno de Michoacán ayude a la familia de Hildeberto a pagar la deuda de aproximadamente 25 mil pesos derivada de los gastos funerarios, y anunció que la jornada de apoyo a la familia se realizará del 19 de octubre al 4 de noviembre, y que el día 5 de este último mes se entregarán los apoyos en la comunidad de Ixtapilla.


Mientras tanto, se proporcionarán servicios de apoyo psicológico y orientación legal a los deudos del menor fallecido.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: PEDRO ZAMORA BRISEÑO.