domingo, 20 de septiembre de 2015

Existen “intenciones perversas” contra el gobernador de Veracruz, dice un delegado de Gobernación

Tras las acusaciones en contra del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, por el asesinato de periodistas, el delegado de la Secretaría de Gobernación en ese estado señaló que existen “intenciones perversas” para desanimar o para “alentar a la sociedad en contra de la autoridad”.

Tras las acusaciones en contra del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, por el asesinato de periodistas y agresiones contra trabajadores de medios de comunicación, el delegado de la Secretaria de Gobernación (Segob) en ese estado, Alfonso Neri Ávila, consideró que existen “intenciones perversas” para desanimar o para “alentar a la sociedad en contra de la autoridad”.

Ante la declaración hecha por el gobernador Javier Duarte de que a los periodistas en Veracruz mayormente los ha asesinado el narco, el funcionario federal expresó que “en este caso en particular el gobierno del estado ha sido señalado muchas veces o cuestionado con la intención de crear desaliento o desanimo o de inclusive descalificar al gobierno del estado”.

Afirmó que “prácticamente, en dicho ámbito no es que haya una acción de políticos, de venganza, de revancha de políticos contra periodistas”.

Lo que ha ocurrido, prosiguió, es “que se han presentado casos —como se ha comprobado— que tienen que ver con otro tipo de asuntos, con personas que se dedican a actividades ilícitas y que obviamente que en el conjunto que tienen se presentan estos desenlaces fatales o tristes”.

Ante esto puntualizó que por lo mismo estos crímenes “tampoco son imputables a que la autoridad los esté promoviendo”.

Desde su punto de vista lo que hay son “intenciones perversas en un momento dado para desanimar o alentar a la sociedad en contra de la autoridad, en este caso”.

Dijo que hay “que estar muy atentos y poder checar las versiones de todas las partes, para no llegar a conclusiones ni juzgar a nadie previamente”.

En otro orden, ante el incidente en que se le atribuyó a Eduardo López Trujillo, sacerdote de Atlahuilco, en la sierra de Zongolica, un llamado para incluso incinerar a los delincuentes ante la inactividad de las policías veracruzanas, rechazó que en el estado existan “focos rojos” de violencia.


Desde el año 2000, 15 periodistas han sido asesinados en Veracruz.

FUENTE: ANIMAL POLÍTICO.
AUTOR: SANDRA ISABEL JIMÉNEZ MATEOS.