lunes, 31 de agosto de 2015

Falla Procuraduría del DF: pide disculpas tras no acreditar culpabilidad de detenidos

MÉXICO, D.F: Durante la administración de Miguel Ángel Mancera, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) acumula al menos 10 casos de personas que tras haber sido acusadas y detenidas han sido dejadas en libertad al no poder acreditarse su culpabilidad.

De acuerdo con un recuento de estos casos –desde diciembre de 2012– realizado por el diario Reforma, hay personas que pasaron de ocho días a siete años en prisión

Según el exombudsman capitalino Luis González Placencia, los errores al acusar a un presunto responsable se deben a los vicios del viejo sistema de justicia, como basar las acusaciones sólo en testimonios y no aportar mayores pruebas periciales para que los jueces puedan valorar si un sospechoso es o no culpable.

Tras siete años presa, en julio pasado fue liberada la exagente federal Lorena González, La Lore, acusada del secuestro y homicidio del menor Fernando Martí.

La PGJDF aseguró que no existían elementos para proceder en su contra. Alejandro Martí, padre de Fernando, había señalado desde 2012 que nada ligaba a la mujer con el plagio.

En abril, la Procuraduría tuvo que pedir disculpas públicas a un hombre –del que se omite su nombre– al que acusó de homicida e incluso fue exhibido como uno de los delincuentes más buscados.

Ese mismo mes, pero de 2014, la Comisión de Derechos Humanos del DF le exigió a la Procuraduría disculparse con Marduk Chimalli, un joven detenido y consignado por robo, tras no haberse comprobado su participación en el ilícito.

En enero de ese año, la PGJDF fue obligada a pagar una indemnización y dar una disculpa pública a Aldo Christopher Rivera, a quien señaló como asesino de una mujer.

En diciembre de 2013 se registró el caso de Yakiri Rubio, acusada de homicidio doloso contra el hombre que la violó. Una Sala Penal corrigió la acusación por homicidio doloso por homicidio en legítima defensa con exceso de violencia, por lo que Rubio quedó en libertad tras pagar una fianza.


Ese año, Mauricio Marichal dejó el arraigo de 28 días pues no hubo elementos para consignarlo por el asesinato de su tía. El Ministerio Público lo había retenido por su actitud nerviosa al ser interrogado.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: REDACCIÓN.