domingo, 19 de julio de 2015

Los presuntos cómplices de la fuga, gente de García Luna

Monte Alejandro Rubido, comisionado nacional de Seguridad; Ramón Eduardo Pequeño, extitular de la División de Inteligencia de la Policía Federal; Celina Oseguera Parra, excoordinadora nacional de ceferesos, y Valentín Cárdenas Lerma, exdirector del penal del Altiplano, tienen dos cosas en común: una, permitieron la fuga del Chapo Guzmán de la cárcel mexiquense de máxima seguridad. La segunda: todos ellos se formaron a la sombra de Genaro García Luna, secretario federal de Seguridad Pública durante el calderonato.

MÉXICO, D.F: Colaboradores muy cercanos a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, se integraron al primer círculo del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para tener el control del aparato de seguridad e inteligencia del gobierno federal.

Muchos de ellos son ahora corresponsables de la segunda fuga de Joaquín El Chapo Guzmán.
El más destacado de ellos es el titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Monte Alejandro Rubido García, quien todo el sexenio pasado estuvo al lado de García Luna, viejo aliado desde sus tiempos en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Como le sucedió ahora al actual titular del Cisen, Eugenio Ímaz, Rubido quedó rebasado en 2001, cuando El Chapo se escapó por primera vez de un penal de alta seguridad, el de Puente Grande, Jalisco.

Rubido era entonces director general adjunto del Cisen, organismo cuya tarea es anticiparse a cualquier crisis que pueda poner en riesgo la seguridad del Estado.

Aunque el ahora titular de la CNS se deslindó de la segunda fuga de Guzmán, ocurrida a las 20:52 del sábado 11, varios de sus funcionarios más cercanos, también antiguos subordinados de García Luna, están en el centro de las indagatorias. Entre ellos, Ramón Eduardo Pequeño García, compañero de Rubido en el Cisen durante varios años y hasta el martes 14, titular de la División de Inteligencia de la Policía Federal (PF).

Pequeño García fue destituido porque era responsable del monitoreo remoto de los penales federales. Su remoción fue anunciada el miércoles 15, aunque no queda claro si saldrá de la corporación o sólo será reubicado. Antes de que se anunciara su destitución, este semanario fue informado de que sería enviado a la División Científica de la PF, sin que al cierre de esta edición se haya anunciado algún cambio en el área de la policía cibernética, donde se tiene el control de todo el equipo de seguimiento a “objetivos” (Proceso 2019).

También fue cesada Celina Oseguera Parra, quien el sexenio pasado trabajó en el área de prisiones para García Luna.

Oseguera fue cesada por Osorio Chong como coordinadora nacional de los Centros Federales de Prevención y Readaptación Social (ceferesos). Era la primera responsable directa del control de las 25 cárceles federales del país, incluidos los 15 centros federales, entre ellos el del Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México, del cual se fugó el Chapo por segunda ocasión.

El secretario de Gobernación cesó además al director del Altiplano, Valentín Cárdenas Lerma, quien con García Luna fue director del Cefereso 3, en Matamoros, Tamaulipas, y del cual la propia Oseguera era directora en febrero de 2001, cuando El Chapo del penal federal Puente Grande.


(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2020, ya en circulación)

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: JORGE CARRASCO ARAIZAGA.