jueves, 2 de julio de 2015

Denuncian desaparición de reportero en Veracruz

XALAPA, Ver: El reportero de nota roja, Juan Mendoza Delgado, radicado en la ciudad de Medellín, se encuentra desaparecido desde el martes pasado. Su esposa, Tayde Pavón ya interpuso la denuncia penal 701/2015 en la Agencia Séptima del Ministerio Público Investigador.

Mendoza Delgado fue reportero policiaco del periódico “El Dictamen” durante 16 años, en donde cubría actividades de la zona conurbada Veracruz, Boca del Río y Medellín. Hace dos años decidió independizarse y poner su portal electrónico Escribiendo La Verdad, donde orientaba más su cubertura informativa a Medellín.

Cabe recordar que en ese mismo municipio, el 2 de enero pasado fue “levantado” el editor-reportero de “La Unión”, Moisés Sánchez Cerezo, 20 días después fue hallado degollado y envuelto en una bolsa negra. Su cuerpo había sido cercenado por sus victimarios para dificultar su identificación.

En el caso de Juan Mendoza, además de manejar su portal electrónico “Escribiendo la Verdad”, completa sus ingresos manejando el taxi con el número económico 1962.

Su esposa, declaró en la denuncia ministerial que la última vez que algún conocido lo vio, fue el pasado martes en la parada del camión en la congregación de “El Tejar”.

En la Fiscalía General del Estado (FGE), una fuente confirmó que ya se desplegó un operativo para dar con el paradero de Mendoza Delgado.

La Comisión Estatal Para la Atención y Protección de Periodistas (CEAPP) ya tomó conocimiento del caso y de la denuncia que interpuso la familia del reportero y ya brindó asesoría y acompañamiento a la esposa Tayde Pavón.

Apenas el martes pasado, en una comida con reporteros, fotoperiodistas y directivos de los medios de la zona norte de la entidad, el gobernador priista Javier Duarte advirtió que “vienen tiempos difíciles” y que él y su gobierno saben que hay comunicadores que “andan en malos pasos” y “coludidos con la delincuencia organizada”.

Al agregar que hay ciudadanos que ya “están hasta la madre de la inseguridad”, Duarte de Ochoa aseguró que no hay “ninguna delincuencia organizada” que sea más fuerte que las “instituciones y su gobierno”.

“Voy a tener mucho cuidado con lo que voy a decir a continuación y, si a alguien le afecta lo que voy a decir, de antemano le ofrezco una disculpa… Quienes integran esas células delictivas tienen pugnas, quienes están abajo quieren estar arriba. Yo lo digo con total conocimiento de causa, lamentablemente la delincuencia tiene puentes, nexos con notarios públicos, empresarios, funcionarios públicos y también algunos de los colaboradores, trabajadores de los medios de comunicación, también están expuestos ante estas situaciones”, dijo.

En redes sociales, varios reporteros mostraron su indignación con las declaraciones de Duarte, e incluso algunos consideraron que se trata de una amenaza velada; otros, de un “acto de cinismo y exceso”.

El titular del Ejecutivo estatal trató de matizar su mensaje al final de la comida, cuando pidió a los periodistas que si hay algún comunicador que se “sienta en riesgo”, que busque ayuda en su gobierno: “Se los digo con toda claridad, no tienen nada que temer”.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: NOÉ ZAVALETA.