jueves, 25 de junio de 2015

Denuncia EZLN despojo de tierras por parte de paramilitares

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis: El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) denunció que un presunto grupo paramilitar atacó y despojo de un predio a miembros de sus bases de apoyo en la comunidad El Rosario, municipio autónomo de San Manuel, oficialmente conocido como Ocosingo.

Los subcomandantes Moisés –vocero y líder del EZLN– y Galeano dieron a conocer que esta noche les fue remitida una denuncia por parte de la Junta de Buen Gobierno (JBG) “El camino del Futuro”, ubicado en el Caracol de “Resistencia Hacia un Nuevo Amanecer”, en el poblado de La Garrucha.

La denuncia, firmada por los miembros de la JBG Jacinto Gómez Pérez, Colosio Pérez Lorenzo, Nely Núñez Sánchez y Alex López Álvarez, señala que integrantes del ejido Pojkol, del barrio Chiquinibal, municipio de Chilón, junto con cómplices de El Rosario, conformaron un “grupo paramilitar” para atacar con armas a bases de apoyo del EZLN y despojarlos de sus tierras.

Precisaron que ayer llegaron a El Rosario al menos 28 paramilitares del ejido Pojkol del barrio Chiquinibal, a bordo de ocho motocicletas y una camioneta Nissan sin placas de circulación. De los 28 paramilitares, ocho de ellos portaban armas de fuego calibre 22.

Los zapatistas identificaron que en la misma comunidad viven al menos 21 personas que pertenecen a ese mismo grupo paramilitar, quienes fueron contactadas por aquellos inmediatamente después de llegar al ejido Pojkol del barrio Chikinibal, y todos enfilaron a las tierras que fueron ocupadas.

“Al predio llegó una camioneta marca RAM color blanca sin placas de circulación, con dos personas a bordo: un ingeniero y el ranchero que se llama Guadalupe Flores, que vive en la ciudad de Ocosingo Chiapas, quien era dueño del terreno antes de 1994. Se reunieron los 28 paramilitares de Pojkcol y los 21 paramilitares de El Rosario junto con el ranchero y el ingeniero. Al llegar estas dos personas hicieron una reunión y después empezaron a medir el terreno, supuestamente para construir un templo, y también midieron sitios para construir casas. Después de eso el ranchero hizo entrega de unos documentos al grupo paramilitar, al parecer el plano del terreno recuperado”, destaca la denuncia.

Refiere, asimismo, que los integrantes del grupo armado hicieron 10 disparos atrás de la casa de un miembro de las bases de apoyo del EZLN para intimidar a la población.

“Luego entraron en la casa de un compañero base de apoyo ocho paramilitares de Pojkol, pero no encontraron a nadie en ese lugar, porque el dueño de la casa ya se había retirado para evitar choques”.

Después de 23 minutos, subraya, llegaron a casa de otro compañero base de apoyo, la destruyeron y robaron todas las pertenencias, así como el techo (12 hojas de lámina de 3.5), dos gallinas, cuatro picos, dos hachas, dos celdas solar y 2 mil pesos en efectivo, 2 azadón, entre otros objetos y productos.

“Todas esas pertenencias que eran del compañero base de apoyo las subieron en la camioneta del supuesto ingeniero y esa camioneta se fue rumbo a Pojkol”.

Las dos personas que llegaron de fuera para medir el terreno, añade la denuncia, no son propietarios del predio, pero simularon una supuesta entrega a otro grupo no zapatista.

“También nosotros estamos claros que el mal gobierno no está atacando de muchas maneras y formas”.

Indican que esta es la tercera vez que incursionan a la comunidad para provocarlos y propiciar un enfrentamiento, pero ellos se replegaron para evitar derramamiento de sangre entre la población.

“Estos grupos de personas financiadas por los malos gobiernos federal, estatal y municipal nos han venido provocando varias veces con su estrategia de contrainsurgencia pensando que vamos a caer en sus trampas y mancharnos la mano de sangre con nuestros hermanos indígenas (…) Tienen la conciencia sucia del mal sistema capitalista”.

Prosigue la denuncia: “Nosotros decimos claro que no nos quedaremos con los brazos cruzados cuando nuestros bases de apoyo son agredidas por cualquier tipo o medio que use el mal gobierno en contra nuestra. Nosotros hemos dicho claro que defenderemos nuestras tierras porque en ella nacimos, en ella vivimos y en ella moriremos, cueste lo que nos cueste”.

Asimismo, responsabilizan de manera directa a los gobiernos federal, estatal y municipal de cualquier cosa que pueda ocurrirles.

En respuesta, el subcomandante insurgente Moisés destacó que ahora “los malos gobiernos van combinando los fraudes con la violencia. Y no importa si son de un partido o de otro, el Mandón siempre busca mantenerse arriba a costa de los de abajo. Para él nada valen las denuncias, se hace como sordo, porque bien que paga a los medios que se venden para que mejor le hablen bonito”.

Añadió: “Antes fue Juan Sabines Guerrero, ese que decían que era muy de izquierda partidista y hasta venían a recibirle premios los partidistas progresistas (…) Ese Juan Sabines Guerrero arregló todo para que quedara de gobierno el “rubio de categoría”, Manuel Velasco Coello. Los dos son de las familias que se reparten, junto con otras, los cargos en Chiapas. Él, Juan Sabines Guerrero, robó, hizo fraudes y repartió violencias”.

Ahora, subrayó, Velasco “hace lo mismo”. Apenas días atrás, precisó, “hizo un gran fraude para la votación, violando las propias leyes de los de arriba. Ahora está preparando que las siguientes elecciones locales sean con sangre de los de abajo”.

No sólo eso, apuntó, “ahora están reprimiendo a los maestros democráticos que lo único que están diciendo es que esa mentada reforma educativa es una mentira. Porque es una reforma del patrón contra los trabajadores. No es para mejorar la educación, es para empeorarla. Y quienes la hacen ni siquiera saben cómo son las escuelas, ni saben cómo enseñar. Como al gobierno no le gusta que se diga la verdad, pues miente. Pero como ya no se le cree nada al gobierno, pues entonces reprime”.


Y no sólo en Chiapas, también es Oaxaca, Guerrero y otros estados. “Los malos gobiernos quieren tapar la verdad con golpes, gases, tiros y amenazas”, sostuvo.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ISAÍN MANDUJANO.