lunes, 11 de mayo de 2015

Se ponen rudas

Las campañas electorales de este 2015 son cada vez más intensas. Los ataques verbales entre los candidatos escalaron ya al siguiente nivel y las agresiones se están volviendo comunes. Incluso esa guerra ya cobró al menos dos víctimas mortales.

Conforme se acerca la fecha de la elección, las campañas políticas van subiendo de tono en varias partes del país y en algunos lugares han llegado a expresiones de violencia contra los candidatos o sus equipos.

Hechos tan graves como el asesinato de Ulises Fabián Quiroz, candidato del PRI a la alcaldía de Chilapa, Guerrero, o el de Aidé Nava González, precandidata del PRD a la alcaldía de Ahuacuotzingo en el mismo estado son prueba de la intensidad de las campañas.

Además están otros polémicos encuentros, como el enfrentamiento entre priistas y perredistas en la delegación Cuajimalpa, del Distrito Federal, que dan muestra de que la violencia está entrando también a la contienda electoral.

A los ataques causados por la diferencia de ideas o posturas, se suman los ocasionados por el crimen organizado y que han provocado la interrupción temporal de algunas campañas.

Expertos en temas electorales difieren sobre el incremento en los índices de violencia electoral.

Para Luis Carlos Ugalde, la violencia que azota al país no está relacionada con los temas electorales. Francisco Guerrero, en cambio, consideró que en los últimos días han aumentado los focos rojos en varias partes del país.

En la cúspide de la violencia

El pico de la violencia en este proceso electoral ocurrió en Guerrero, el estado que es considerado como el principal foco rojo de esta elección. 

En marzo, Aidé Nava González, precandidata del PRD a la alcaldía de Ahuacuotzingo fue encontrada decapitada en una comunicad de Tecoanapa, Guerrero. 

Al lado de la mujer fue encontrada una manta que decía:

“Esto le va pasar a todos los  putos políticos que no se quieran alinear y putos chaqueteros. Atte: Puro Rojo ZNS”.

Dos meses después, Ulises Fabián Quiroz, candidato del PRI a la alcaldía de Chilapa, también en Guerrero, fue asesinado de varios balazos.

El candidato regresaba de un evento de campaña cuando fue interceptado por un comando armado en una de las carreteras del municipio.

Los hombres armados advirtieron al equipo y a los acompañantes de la comitiva del candidato que se retiraran del lugar o correrían la misma suerte. Subieron a una camioneta y se fueron.

Este hecho no solo enluteció al PRI de Guerrero, sino que fue una muestra de que los colores partidarios importan poco cuando se trata de una zona por cuyo control se enfrentan dos bandas del crimen organizado: los Rojos y los Ardillos.

Aunque es el más significativo, este no ha sido el único caso donde se han utilizado armas contra los candidatos.

Desde el inicio de la campaña electoral, las amenazas contra algunos políticos, fueron noticia.

Llamadas a sus oficinas, irrupción de hombres armados en sus domicilios o pintas en las paredes. Cualquier medio fue utilizado para hacer llegar el mensaje. Debían “bajarse” de la candidatura o sufrirían las consecuencias.

Ocurrió así con Gabriela Pérez Cano, candidata a una diputación federal por el distrito 5 del estado de Morelos, bajo las siglas del PAN.

Irrumpieron en su casa un par de veces. La primera, amarraron a su hijo y le dejaron un recado con él: debía abandonar sus aspiraciones políticas.

La segunda vez entraron en la noche y llegaron hasta la recámara de Pérez Cano, a quien amagaron con armas y le volvieron a advertir que debía retirarse. No lo hizo.

A Alberto Merlo, candidato independiente a una diputación federal por el distrito 6 del estado de Puebla, lo estuvieron siguiendo desde el inicio de la campaña, le intervinieron su teléfono y un día entraron a su domicilio, lo amarraron y le dejaron un mensaje en su puerta: “Hola Beto vas a valer madres”.

En Veracruz, otros aspirantes que aún eran precandidatos, tuvieron que abandonar la contienda porque se les amenazó con lastimar su integridad física.

En esa entidad, a Liliana Castro, candidata a diputada federal por el distrito 20, le quemaron su casa una madrugada, en un ejercicio de violencia abierta en su contra.

Y aunque no fue de manera directa, los candidatos de estados como Jalisco y Tamaulipas han debido suspender temporalmente sus campañas por los hechos de violencia registrados en esas entidades.

En el caso de Tamaulipas, los candidatos tuvieron que poner en espera sus campañas a mediados de abril, cuando se registraron varios enfrentamientos entre grupos de la delincuencia organizada y fuerzas federales en la ciudad de Reynosa.

En Jalisco, la suspensión también fue por un día, luego de los bloqueos y ataques contra algunos establecimientos realizados por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación, el 1 de mayo pasado donde, incluso, se derribó a un helicóptero del Ejército Mexicano.

Política, otra violencia

La violencia partidista o política también ha pegado fuerte a algunos candidatos en estas elecciones.

La muestra más palpable de este tipo de ataques se vivió en la Ciudad de México, en la delegación Cuajimalpa, donde grupos de priistas y perredistas se enfrentaron.

Cada uno de los grupos participantes en la gresca da una versión distinta de lo ocurrido.

Los perredistas sostienen que una brigada del equipo de Luis Espinosa Cházaro, candidato del PRD a la delegación, colocaba propaganda de su candidato cuando fueron atacados por un grupo de priistas.

Según el presidente del PRD en el Distrito Federal, Raúl Flores, el grupo de priistas que los atacó pertenece a una banda conocida como “Los Claudios”, en los que supuestamente participan miembros del PRI y el PVEM.

Los perredistas reportaron que terminaron con un saldo de 11 personas hospitalizadas y 12 vehículos dañados.


Los priistas señalaron que un grupo de jóvenes perredistas llegaron a una comunidad de Cuajimalpa a retirar pendones de los candidatos del tricolor, dejando solamente las del PRD.

En la zona, los candidatos priistas acababan de realizar un evento proselitista, por lo que iban pasando por el lugar. Los perredistas le cerraron el paso a las camionetas en que viajaban los priistas; ahí iba Miguel Ángel Salazar, candidato a jefe delegacional de Cuajimalpa, y en otra camioneta viajaba Adrián Rubalcava, candidato a una diputación.

Rubalcava recibió varios golpes e incluso fue internado en el hospital. Los priistas reportaron un total de 11 personas lesionadas.

El viernes, los partidos firmaron un Pacto de Civilidad ante la autoridad electoral del Distrito Federal.

La violencia política ya alcanzó también a un candidato en Nuevo León.

La semana pasada, Daniel Cruz Sánchez, asesor del candidato del PAN a la alcaldía de Monterrey, Iván Garza, fue “levantado” por un comando armado.

El equipo del panista se enteró después que aquello no era un secuestro, sino una detención ordenada por la Procuraduría de Justicia de Nuevo León porque al joven se le acusó de ser narcomenudista.

Al día siguiente, Cruz Sánchez fue liberado con el argumento de que era mínima la cantidad de mariguana que supuestamente se le encontró.

Según Iván Garza, el joven más bien fue liberado porque se encontraba en un estado delicado de salud debido a los golpes y la tortura a la que fue sometido.

“Esto no tiene precedente en Nuevo León, un hecho de intimidación, de violencia, de tortura para una campaña de una candidatura a alcalde”, lamentó Garza, en entrevista.

Garza afirmó que ha intentado varias veces hablar con el gobernador, el priista Rodrigo Medina, para que aclare la situación y que se transparente el protocolo y la denuncia que acusaba a Cruz como narcomenudista, además del castigo contra los responsables y garantías para él y su equipo de campaña.

Todo esto además de exigir una disculpa pública de las autoridades, pues ya se hizo el antidoping a Cruz y se demuestra que no es consumidor de ninguna sustancia.

El candidato indicó que el ataque contra su colaborador ocurrió pocas horas después del debate entre los candidatos a la alcaldía de Monterrey, donde el panista acusó a Adrián de la Garza, aspirante por el PRI-PVEM, de que varios de sus colaboradores tenían señalamientos de corrupción y petición de “moches”.

“Es un montaje que quisieron hacer, de violencia política, hacia un colaborador de la campaña (…) Aunque no tengo los elementos para comentarlo, tampoco quiero ser ingenuo (…) Yo lo que puedo visualizar es que tratan de ensuciar al equipo de campaña mío”, comentó Iván Garza.

No son los únicos casos. En otras entidades, el proceso electoral también ha tenido enfrentamientos políticos entre candidatos o sus seguidores.

También en el Distrito Federal, Jorge Triana, candidato del PAN a una diputación federal por la delegación Miguel Hidalgo, sufrió un ataque de sus opositores del PRD mientras visitaba un mercado público.

En Puebla, el candidato a una diputación federal del PAN Ángel Trauwitz Echeguren y su suplente, José Cabalán, y su equipo,  tuvieron un zafarrancho con alfareros del Barrio de la Luz, en la capital del estado.

Los panistas acusaron a sus opositores de haber orquestado el ataque en su contra, en el que hubo varios heridos.

En días pasados, el candidato del PAN a la alcaldía de Campeche, Alexandro Brown Gantús, denunció en la Fiscalía General de Campeche una agresión en la que varios sujetos apedrearon su camioneta y a varios miembros de su equipo de campaña.

El 5 de mayo pasado, el candidato priista a la alcaldía del municipio de Tinum, Yucatán, Felipe Chan Yam, fue retenido por más de tres horas por policías municipales, luego de que lo habían seguido durante varias horas.

De acuerdo con reportes de medios locales, los hechos eran seguidos a la distancia por Evelio Mis Tun, candidato del PAN a la presidencia municipal, quien negó estar involucrado en los hechos.

También en Yucatán, fue agredido el periodista Hernán Casares Cámara, luego de descubrir una bodega de la que salían bolsas negras.

El hallazgo fue realizado luego de que en El Diario de Yucatán, donde labora Casares, se recibieran varias denuncias ciudadanas de que en algunos puntos del estado se realizaban operaciones para dar despensas a cambio de votos.

La violencia ha alcanzado no solo a los candidatos, sino a las autoridades electorales.

Al inicio de la campaña, en el municipio de Tlapa, Guerrero, un grupo de integrantes del Movimiento Popular de Guerrero (MPG) retuvieron durante algunos días a Alberto Lidio González, asesor de Salvador Basurto, consejero presidente del INE en ese municipio.

La retención ocurrió luego de una protesta en que los integrantes del MPG aseguraron que no permitirían la organización de las elecciones hasta que aparezcan los 43 estudiantes normalistas desaparecidos.

¿Violencia creciente?

Luis Carlos Ugalde, exconsejero presidente del desaparecido Instituto Federal Electoral (IFE) y director general de la consultora Integralia, consideró que no se han aumentado los niveles de violencia vinculados al tema electoral.

“Hubo un candidato asesinado en Guerrero. Sí, sí es cierto. Pero eso no quiere decir que la violencia esté creciendo en temas vinculados a las elecciones. Yo no veo que todos los días haya candidatos asesinados. No lo veo.

“Eso no es violencia creciendo. Eso es un hecho lamentable, no sé la razón. Probablemente a esta persona, aunque no hubiera sido candidato, lo hubieran asesinado. No lo sé, no tengo idea. Pero yo no veo que haya un tema de violencia generalizado, no lo ha habido en las elecciones en México nunca”, expuso Ugalde.


La violencia, comentó, no ha venido de integrantes del crimen organizado, sino de otros grupos.

“Podría ocurrir que el día de la jornada hubiera violencia en Guerrero. La violencia en Guerrero no tiene nada que ver con el crimen organizado, tiene que ver con maestros que quieren bloquear la reforma educativa y están actuando de forma oportunista para hacerlo”, sentenció.

En contraste, Francisco Guerrero, catedrático de la Universidad Anáhuac y exconsejero del IFE, lamentó que los focos rojos en el país por cuestiones de violencia vayan en aumento conforme se acerque el 7 de junio, día de las elecciones.

“Yo creo que el caso de Guerrero es un caso que debe verse con cuidado. El asesinato del candidato a la alcaldía, los ataques a otros candidatos, la imposibilidad de muchos candidatos de hacer recorridos, ya ha puesto un foco rojo en esta elección. Habrá que ver con cuidado cómo impacta la violencia en Jalisco después de los acontecimientos de hace unos días.

“Pero en términos generales puedo decir que hay zonas del país donde hacer campaña es complicado, es un gran reto para el INE y los órganos locales, porque el INE no puede solo, el INE necesita el apoyo de las autoridades a nivel federal, estatal y local”, expuso.

Guerrero insistió en que la labor del INE no es pacificar los territorios ni dar condiciones para que se desarrollen las campañas, sino que esa es labor de las autoridades.

“En ese sentido (de la violencia), éstas sí son las elecciones más complejas de la historia”, remató.

Los hechos

29 enero

Gabriela Pérez Cano, candidata a una diputación federal por el distrito 5 del estado de Morelos,  por el PAN, fue increpada en su casa dos veces. La primera, amarraron a su hijo, la segunda entraron hasta su recámara la amagaron con armas y le volvieron a advertir que debía retirarse

11 de marzo

Aidé Nava González, precandidata del PRD a la alcaldía de Ahuacuotzingo fue encontrada decapitada en una comunicad de Tecoanapa, Guerrero.

12 de marzo

A Alberto Merlo, candidato independiente a una diputación federal por el distrito 6 del estado de Puebla, lo estuvieron siguiendo desde el inicio de la campaña, le intervinieron su teléfono y un día entraron a su domicilio, lo amarraron y le dejaron un mensaje en su puerta: “Hola Beto vas a valer madres”.

2 de abril

Fue confirmada por el vocero del Partido Acción Nacional, Enrique Flores Flores, la muerte de Alfonso Ordaz Mendioza, operador político de Matlapa.

De acuerdo al portavoz, Ordaz Mendioza fue decapitado y encontrado en el Río Moctezuma, sitio cercano a donde fue visto por última vez.

4 de abril

Una de las camionetas de la avanzada del candidato del PRI a la alcaldía de Irapuato, Gerardo Zavala Procell, fue cristaleada una de las ventanas.

También los vehículos del candidato del PAN sufrió del mismo vandalismo, cuando se encontraba frente a la casa de campaña.

13 abril

A Liliana Castro, candidata a diputada federal por el distrito 20 en Veracruz, le quemaron su casa una madrugada, en un ejercicio de violencia abierta en su contra.

16 de abril

Sujetos desconocidos balearon la casa de la candidata suplente del PRI-PVEM a la diputación federal del Distrito XVI de Ajalpan, Yolanda Pacheco Olivares, y también dispararon e incendiaron la camioneta del líder antorchista, Alfonso Flores, misma que incendiaron.

18 de abril

Jorge Triana, candidato del PAN a una diputación federal por la delegación Miguel Hidalgo, sufrió un ataque de sus opositores del PRD mientras visitaba un mercado público.

23 de abril

En Puebla, el candidato a una diputación federal del PAN Ángel Trauwitz Echeguren y su suplente, José Cabalán, y su equipo, tuvieron un zafarrancho con alfareros del Barrio de la Luz, en la capital del estado. Los panistas acusaron a sus opositores de haber orquestado el ataque en su contra, en el que hubo varios heridos.

25 de abril

El candidato a gobernador por el Partido Movimiento Ciudadano, Luis Walton Aburto, denunció que al menos una veintena de hombres armados lo “encañonaron” en una de las avenidas principales de Chilapa.

27 de abril

Leticia Vélez, de Atenango del Río, reveló que le hacían llamadas intimidatorias, “solicitándole” dejar la campaña, o se atuviera a las consecuencias.

1 de mayo

Ulises Fabián Quiroz, candidato del PRI a la alcaldía de Chilapa, Guerrero, fue asesinado de varios balazos.

3 de mayo

Dos sujetos armados que se presentaron como policías federales, asaltaron y amarraron a la candidata de Morena a Diputada Federal del Distrito 4 de Saltillo, Alma Rosa Garza del Toro, y a su esposo, en su domicilio.

5 de mayo

El candidato priista a la alcaldía del municipio de Tinum, Yucatán, Felipe Chan Yam, fue retenido por más de tres horas por policías municipales, luego de que lo habían seguido durante varias horas.

6 de mayo

En un enfrentamiento entre perredistas y candidatos de la coalición PRI-PVEM a diputados y jefe delegacional en Cuajimalpa, el exdelegado, Adrián Rubalcava, resultó herido.

> El candidato del PAN a la alcaldía de Campeche, Alexandro Brown, denunció en la Fiscalía General de Campeche una agresión en la que varios sujetos apedrearon su camioneta y a varios miembros de su equipo de campaña.


> Daniel Cruz Sánchez, asesor del candidato del PAN a la alcaldía de Monterrey, Iván Garza, fue “levantado” por un comando armado. Después se enteraron que era detención ordenada por la PJNL porque al joven se le acusó de ser narcomenudista. Finalmente lo dejaron libre.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: IMELDA GARCÍA.