martes, 21 de abril de 2015

Se extingue su vida pública

René Fujiwara, nieto de Elba Esther, renuncia a su candidatura a una diputación local de la Ciudad de México. Reconoce que ni él ni su familia son favorecidos hoy por las circunstancias políticas.

La vida pública de los herederos de la maestra Elba Esther Gordillo parece extinguirse conforme avanza el tiempo y con ello se apaga su poder político.

Su nieto, René Fujiwara Montelongo, renunció hace unos días a su candidatura como diputado local por el Distrito XX, de la Ciudad de México.

En una carta, hecha pública a través de redes sociales, Fujiwara reconoce, entre otros motivos, que él y su familia ya no son favorecidos por las circunstancias políticas, por lo que prefiere retirarse.

“El tiempo todo lo sana y nos pondrá a cada quien en el lugar que nos corresponde. Por nuestros hechos, por nuestras contribuciones, y nuestras renuncias, tendremos que ser juzgados”, expuso en su misiva, dirigida a Javier Gaviño, presidente de Nueva Alianza en el Distrito Federal.

Otro de los motivos que esgrimió Fujiwara es que hace unos días se convirtió en padre por primera vez, lo que hizo que emprendiera un camino de reflexiones personales y políticas.

“Creo firmemente que la zozobra, la subordinación y el servilismo no pueden ser actitudes de los partidos políticos. Hoy tenemos una ciudadanía activa que espera mucho de sus representantes”, escribió en su carta.

Fujiwara es hijo de Maricruz Montelongo Gordillo, hija de Elba Esther Gordillo, exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), presa en el Penal Femenil de Tepepan desde febrero del 2013.

René Fujiwara es diputado federal, vicecoordinador de la bancada de Nueva Alianza en San Lázaro.

Llegó a la Cámara baja en el 2012, por la vía plurinominal. Su abuela, la entonces poderosa líder del magisterio mexicano, logró colocarlo en el primer lugar de la lista de candidatos plurinominales de la cuarta circunscripción.

Esta vez, Elba Esther no pudo operar desde la cárcel para conseguirle a su nieto una diputación plurinominal.

Fujiwara decidió que no eran buenos tiempos políticos y decidió dejarlo para después.

Cuestionados y despojados

Aunque no ha sido llamado a rendir cuentas en ningún proceso penal relacionado con el presunto enriquecimiento ilícito del que fue acusada su abuela, el nombre de René Fujiwara sí ha sido cuestionado por medios de comunicación, incluso extranjeros.

El 25 de marzo del 2013, un mes después de la aprehensión de Gordillo, el periódico San Diego Union Tribune reveló que Fujiwara adquirió una casa en esa ciudad de California por la cantidad de 310 mil dólares, en el 2011.

Fujiwara afirmó que el inmueble se lo había regalado su madre, Maricruz Montelongo, y que no sabía si la transacción se realizó en efectivo, como informó el diario.

El decaimiento de la influencia de la dinastía Gordillo comenzó de forma automática una vez que “la maestra” piso la cárcel.

En septiembre del 2013, siete meses después de que su madre fuera detenida, Mónica Arriola Gordillo, la otra hija de la exlideresa de los maestros, fue despojada de su lugar como secretaria general del partido Nueva Alianza.

El presidente de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón, y el líder del SNTE, Juan Díaz de la Torre, decidieron retirarle su apoyo. El pretexto fue una supuesta traición por haber apoyado a miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el ala disidente de los maestros.


La realidad fue que los políticos de Nueva Alianza buscaron deslindarse de cualquier figura relacionada a Elba Esther Gordillo.

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: IMELDA GARCÍA.