martes, 21 de abril de 2015

Pobladores recolectan gasolina derramada por “ordeña” en Tabasco

VILLAHERMOSA, Tab: A casi un mes del “pipazo” con saldo de 21 muertos hasta ahora, pobladores siguen sin medir el peligro y esta mañana se abalanzaron a recoger gasolina derramada por toma clandestina en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La empresa informó a las 14:00 horas que el derrame ocurrió en el poliducto Minatitlán-Villahermosa, en el cruce de la comunidad San Fernando del municipio de Huimanguillo y que personal especializado de Pemex lo había controlado.

“Como medida preventiva, se suspendió el bombeo del ducto, a través de una unidad de presión y vacío; se trabaja en la recolección del producto, se llevan a cabo trabajos de eliminación del artefacto colocado ilícitamente y se realizará la limpieza del área afectada”, añadió.

Detalló que el sitio impactado es una zona baja inundable, sin población ni cultivos cercanos y que la gasolina que transportaba el ducto era producto no terminado aún para su consumo final.

Sin embargo, desde la mañana decenas de habitantes de San Fernando acudieron con cubetas y bidones para recoger la gasolina.

San Fernando se encuentra sobre la carretera federal Cárdenas- Coatzacoalcos, a unos 10 kilómetros de Palo Mulato, donde el pasado 26 de marzo volcó y explotó la pipa que enlutó a 21 familias tabasqueñas.

De esa tragedia aún se encuentran tres personas hospitalizadas en Villahermosa y tres menores en Galveston, Texas con graves quemaduras. De los más de 30 lesionados por esa tragedia, sólo cuatro han sido dados de alta.

Por su lado, el titular de la Secretaría de Ordenamiento Territorial y Obras Públicas (Sotop), Manuel Ordóñez Galán, acusó a Pemex de no respetar a Tabasco y ocultar información sobre derrames de hidrocarburo.

El funcionario citó como ejemplo el derrame sobre los ríos Teapa y Grijalva que la semana pasada dejó sin agua potable, durante dos días, a medio millón de habitantes de esta capital, por inmovilización de cinco plantas potabilizadoras.

Reprochó que la empresa sólo tuviera tres empleados deteniendo cordones para proteger las captaciones de las plantas potabilizadoras y cinco pipas para atender al medio millón de habitantes que dejó sin el vital líquido.

“Es absurdo, a nosotros como tabasqueños no nos están dando nuestro lugar, no están respetando, ya que este problema en cualquier otra parte de la República les hubiera costado lo que sabemos que les cuesta”, señaló Ordóñez Galán.

En reunión con empresarios, reveló que el gobernador Arturo Núñez hizo saber a funcionarios de Pemex que lo único que pide es que digan la verdad y se hagan responsables de los daños que provocan al estado y que se comprometía a solucionar cualquier conflicto que se presentara para el desarrollo de la empresa.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ARMANDO GUZMÁN.