miércoles, 29 de abril de 2015

Caso Alondra: La “restitución” que acabó en secuestro internacional

Una serie de desatinos jurídicos implicó a funcionarios de varias instancias del Estado mexicano en una brutal injusticia contra Alondra Luna, una adolescente guanajuatense, y su familia. Ella fue secuestrada de su escuela por agentes de la PGR adscritos a la Interpol y llevada a Michoacán, donde una juez ordenó entregarla a una mujer en Estados Unidos que la reclamaba como su hija. Pero fue un error… o algo peor.

GUANAJUATO, GTO.- El ridículo. Una vez más, sin el mínimo sentido común y violando derechos humanos, el gobierno mexicano dejó en total indefensión a connacionales frente a las autoridades de Estados Unidos.

Con la entrega dispuesta por una juez civil de Michoacán de la menor Alondra Luna Núñez –residente en la ciudad de Guanajuato– a una mujer radicada en Houston que la reclamó como su hija, el gobierno federal incurrió en graves faltas en el procedimiento de restitución internacional de un menor y violó convenciones internacionales, así como protocolos judiciales y policiacos en perjuicio de la adolescente de 14 años y su familia.

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) considera paradigmático el caso, no por la eficiente actuación de las autoridades mexicanas, sino “por las graves violaciones a los derechos humanos de la niña y su familia” cometidas supuestamente para “cumplir la ley”, y en los hechos para acatar instrucciones de Estados Unidos.

La coalición de organizaciones civiles, que desarrolla programas para niñas, niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad, dará seguimiento al caso a fin de que se convierta en precedente para modificar la actuación indebida de las instancias implicadas y que se sancione a los funcionarios participantes.

“La actuación de las autoridades ha generado incertidumbre jurídica al violentar las garantías judiciales de ser escuchado, actuar con imparcialidad y tener un juicio justo”, expresó la Redim en un comunicado, después que se dio a conocer que Alondra sería repatriada, pues un examen de ADN determinó que no es la hija que Dorotea García Macedo reclama desde 2007.

El ridículo cubrió a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la Interpol, la Procuraduría General de la República (PGR), así como el Poder Judicial y el DIF de Michoacán, eslabones de la cadena de errores que comenzó cuando Dorotea García localizó a Alondra Luna Núñez por Facebook…


Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2008 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: VERÓNICA ESPINOSA.