martes, 17 de marzo de 2015

Caso Aristegui, un atentado a la libertad de expresión: Red Nacional de Periodistas

NUEVA YORK, (apro-cimac).- Organizaciones de periodistas, feministas y de la sociedad civil que asisten a la 59 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés) rechazaron los intentos por silenciar a la periodista Carmen Aristegui y su equipo de trabajo en MVS Radio, y advirtieron que cuando se coarta la libertad de expresión, “el sistema se vuelve una dictadura”.

En representación de la Red Nacional de Periodistas (México) y de la Red Internacional de Periodistas con visión de Género, así como de las organizaciones de mujeres y feministas que participan aquí en la revisión de la Plataforma de Acción de Beijing + 20 y la elaboración de los Objetivos de Desarrollo Sustentable post 2015, la directora general de Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC), Lucía Lagunes Huerta, entregó un documento al embajador alterno de México en la ONU, Juan Sandoval Mendiolea.

El texto señala que “no se puede reconocer la labor de las periodistas en el pleno de sesiones de Naciones Unidas y guardar silencio ante un atentado a la libertad de expresión de la periodista con mayor influencia en México, atentado disfrazado de una decisión de empresa”.

Lagunes Huerta agregó que “es inaceptable que la censura de género y el autoritarismo intenten silenciar a la periodista Carmen Aristegui Flores y su equipo, quienes han dado voz a las mujeres y con su periodismo, contribuyen a la democratización de los medios de comunicación y de la sociedad mexicana. Democracia que hoy nuevamente recibe un golpe, al obstaculizar una voz profesional, independiente y crítica”.

En las oficinas de la Misión Mexicana en Naciones Unidas, ubicadas en el piso 28 del edificio Millenium, las representantes de las organizaciones firmantes exigieron al gobierno mexicano realizar todas las acciones para garantizar a las periodistas el acceso a los medios de comunicación y el pleno goce de la libertad de expresión, como condición fundamental para el empoderamiento de las mujeres.

“Que México deje de ser candil de la calle y se llene de luz con la apertura a las voces plurales”, dijo Lucía Lagunes al recordar que actualmente las mujeres sólo son protagonistas de 24% de la información noticiosa que se genera en el mundo.

Teresa Ulloa, directora regional del Colectivo contra la Trata y Tráfico de Mujeres y Niñas para América Latina (CATWLAC por sus siglas en inglés), advirtió que cuando se coarta la libertad de expresión “el sistema se vuelve una dictadura y deja de ser una democracia”.

La feminista rechazó el despido de Carmen Aristegui, a quien definió como una periodista “que siempre ha dado voz y espacio para denunciar la violación a los derechos humanos de las mujeres, como la trata y el tráfico de personas”.

Raquel Jiménez y Tania Morgan, diputadas federales panistas, exigieron al gobierno mexicano garantizar el ambiente propicio para el ejercicio de todas las libertades consagradas en la Constitución y en los tratados internacionales que nuestro país ha signado.


*La cobertura informativa de apro-cimac se realiza en alianza con la Red Nacional de Periodistas de México, como parte de los festejos por los 20 años de la Red.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ROSA MARÍA RODRÍGUEZ QUINTANILLA.