lunes, 9 de febrero de 2015

Vallarta en remate

Regidores de Puerto Vallarta denuncian que el alcalde Ramón Guerrero pretende pagar una supuesta deuda a empresas inmobiliarias con 18 predios propiedad del Municipio, cuyo valor comercial excede el monto de lo adeudado.

En Jalisco el alcalde de Puerto Vallarta, Ramón Demetrio Guerrero Martínez, intenta poner en venta al municipio. 

En una sesión amañada de Cabildo logró la autorización de la mayoría calificada de regidores para otorgar en dación de pago al menos 18 predios urbanos a una empresa inmobiliaria, a la que –asegura el edil- el Ayuntamiento le debe 40 millones de pesos.

Pero el valor real de los terrenos con los que se pretende saldar la deuda municipal supera los 220 millones de pesos, según cálculos de los regidores considerando el valor de los terrenos aledaños a los predios 

La empresa inmobiliaria que el alcalde emanado de las filas del Movimiento Ciudadano pretende beneficiar con la “dación” de los terrenos municipales es la denominada Tecnología en Proyectos Inmobiliarios S. A. de C. V., cuyo representante legal es Pablo Antonio López Arias. 

El Cabildo no fue informado sobre la causa del adeudo municipal con la empresa inmobiliaria.

De acuerdo a la denuncia pública hecha por la regidora Susana Mendoza Carreño, el alcalde Guerrero ha pasado de ser el primer edil del municipio de Puerto Vallarta para convertirse en el principal agente inmobiliario de la zona, toda vez que “a varias empresas inmobiliarias les ha ofrecido predios municipales”.

La preocupación de Guerrero por saldar una deuda municipal con la citada empresa inmobiliaria resulta extraña a los ojos de algunos regidores, pues el endeudamiento oficial del Municipio de Puerto Vallarta supera los 3 mil millones de pesos.

Los regidores inconformes con la intención de vender literalmente el municipio han dejado ver una sospechosa relación entre el edil Ramón Demetrio Guerrero y el exsubsecretario de Gobierno de la Segob, Abraham González Uyeda, quien se ha manejado como asesor del alcalde que tuvo su época de militante del PAN.

De hecho, la primera reunión informal del cabildo de Puerto Vallarta, aun ante de asumir formalmente el cargo, fue con la presencia de Abraham González Uyeda, quien solicitó a través del alcalde el cambio de uso de suelo de varios predios dentro del municipio, lo cual no fue aceptado por los regidores.

Los terrenos que se pretenden desincorporar del patrimonio municipal, dice el acuerdo final de la sesión de Cabildo del 2 de febrero pasado, serían en calidad de “dación de pago”. 

O en su caso mediante la celebración de los contratos de compra venta que sean requeridos, previo concurso público.

Cabe señalar que los 18 predios que se pretenden desincorporar del patrimonio municipal de Vallarta se encuentran ubicados en las zonas que mayor plusvalía han registrado en los últimos años, donde el desarrollo urbano –mediante la construcción de viviendas de clase media a cargo de inmobiliarias particulares- ha ido a la alza.

Terrenos en oferta

Ramón Demetrio Guerrero, en su afán por desincorporar del dominio público los predios municipales, ha ordenado avalúos a modo estableciendo a los inmuebles valores de hace 20 años. 

Un ejemplo es el predio que se ubica en la calle Pelícano, en la colonia Los Sauces, de 6 mil 440 metros cuadrados, el que está valuado a precio de 1983, a un valor catastral de 12 millones 468 mil pesos.

Los predios de la colonia La Floresta, en donde se encuentra actualmente el taller municipal y el rastro municipal, se están valuando a precios de 1991, cuando fueron entregados al Municipio en calidad de donación por parte del comisariado ejidal del ejido de Coapinole, cuando tenían un valor comercial de 11 millones 327 mil pesos y 12 millones 468 mil pesos, respectivamente.

Llama la atención el predio municipal denominado Coto San Xoaquín, que se busca dar a la inmobiliaria, en donde el alcalde ha fijado el valor a razón de mil 755 pesos el metro cuadrado de terreno, cuando el precio de otros predios particulares aledaños oscila entre los 20 mil y los 35 mil pesos pesos el metro cuadrado. 

En el Coto San Xoaquín se encuentra una de las zonas más exclusivas de Vallarta.

Uno de los argumentos que presentó el edil ante el cuerpo de regidores para lograr la aprobación para su venta o su “dación” en prenda, es que la mayoría de esos predios son áreas que no le representan ninguna utilidad a la administración local, y sin embargo podrían ayudar a aligerar el costo de la deuda que preocupa al munícipe.

La regidora Susana Mendoza Carreño denunció que el alcalde, no contento con rematar los predios del Municipio, planteó la urgencia de hacer “sin demora la traslación de dominio” de esos terrenos que se entregarán a particulares. 

Para hacer más rápida la escrituración, Ramón Demetrio Guerrero optó por aplicar la figura “ad corpus”, que en la legislación de Jalisco es el cálculo del precio de una cosa sin tener que tomar referencia a otra de su misma naturaleza. 

Una herencia de corrupción

No es la primera vez que se pone sobre la mesa el acto que pretende consumar el alcalde de Puerto Vallarta. 

Ya en la administración pasada, del priista Salvador González, se había autorizado la desincorporación de cinco terrenos que se vendieron a particulares por 24 millones de pesos. 

Diversas inmobiliarias locales se beneficiaron de la necesidad económica del Ayuntamiento.

Fue en la segunda semana de septiembre del 2012 cuando el entonces alcalde Salvador Gonzalez propuso la venta de terrenos del Municipio, a fin de desahogar la necesidad económica de la Unidad Municipal Administrativa. 


La propuesta del alcalde fue avalada por el síndico Fernando Castro Rubio y los regidores Moisés Villaseñor, Fernando Flores, Carlos Efraín Yerena, Virginia Arely, Hortensia Rodríguez, Esther Blanco, Juan Pablo García, Julio Santana, Ricardo Uribe y Miguel González Guerra.

En su momento, el munícipe Salvador Gonzalez –al que los regidores de la actual administración le atribuyen el excesivo endeudamiento-, también fincó su propuesta de vender terrenos municipales, recordando la acción del alcalde Rodolfo Gonzalez Macías, quien hizo lo propio en el trienio 1992-1994.

En aquella ocasión, Rodolfo González sometió a consideración del Cabildo la venta de los terrenos municipales que comprendían las áreas verdes de la Marina, cuyos fondos estimados en 6 millones de pesos se aplicarían a la compra de maquinaria, sin que eso haya sido verificado.

El peculio municipal

La lista de predios que el alcalde Ramón Demetrio Guerrero pretende otorgar en “dación” o vender a inmobiliarias, según sea el caso, representa casi el 2 por ciento de los terrenos que actualmente se registran como propiedad común bajo el resguardo del Ayuntamiento.

La mayor parte de los predios propiedad del Municipio es producto de donaciones históricas que hicieron particulares a la administración local.

Esto como compensación por el cambio de uso de suelo otorgado, a fin de permitir la construcción de conjuntos habitacionales.

La totalidad de los terrenos autorizados -por la mayoría calificada de los regidores-, para su enajenación, pasaron a ser propiedad del Municipio de Puerto Vallarta por donaciones a las que fueron obligados pequeños desarrolladores urbanos en la zona. 

La mayor parte de esas donaciones se registraron hace menos de 30 años.

Puerto Vallarta cuenta a la fecha con la presencia de al menos 16 grandes inmobiliarias, las que en los últimos 15 años no han aportado terrenos al peculio público del Municipio, ni han hecho aportaciones al erario oficial por el cambio de uso de suelo, pero sí son esas grandes corporaciones las que están haciendo presión para que el Cabildo les entregue en “dación” a cambio de deudas económicas, los predios con mayor plusvalía.

La descarada subasta

La propuesta del presidente municipal de Puerto Vallarta es desincorporar dos predios de 140 metros cuadrados en la colonia Las Gaviotas.

Un predio de 6 mil 440 metros cuadrados en la calle Pelícano, cerca del circuito vial denominado Calle Retorno, y un predio de 2 mil 120 metros cuadrados sobre la calle Jilguero; además de un terreno de 6 mil 475.61 metros cuadrados en el fraccionamiento Conchas Chinas.

También se reclama la donación de dos predios ubicados en la colonia La Floresta, con extensiones de 8 mil 190 metros cuadrados y 6 mil 023.44 metros cuadrados; un inmueble de 2 mil 109 metros cuadrados en la colonia Lomas del Pacífico. 

Un terreno de 421.58 metros cuadrados –en donde opera la oficina del Registro Civil- ubicado en la colonia 5 de Diciembre.

También se pretende vender un terreno en la Ciudad de México, propiedad del Municipio de Vallarta, en donde estaba antes “La Casa Vallarta”, con una extensión de 151.02 metros cuadrados en la colonia Pensador Mexicano. También están en oferta dos predios de 5 mil 132 metros cuadrados y 3 mil 799.75 metros cuadrados, en la colonia Joyas del Pedregal en El Pitillal, Vallarta. 

Dentro del mismo Pitillal se encuentra otro predio a rematar, con una extensión de 4 mil 560.45 metros cuadrados.

En el Coto San Xoaquín se ofrecerá como ganga un predio de 4 mil 196.61 metros cuadrados, en tanto que en la Avenida del Parque, en la colonia Parques Universidad de Puerto Vallarta se encuentra un terreno de 24 mil 805.36 metros cuadrados. 

Además, en la delegación municipal de Las Juntas se pretende vender una propiedad de 6 mil 934.87 metros cuadrados, en tanto que en la Avenida las Flores se rematará un terreno de 3 mil 905.47 metros cuadrados.

En suma, el gobierno de Vallarta está poniendo a la oferta 81 mil 392.55 metros cuadrados, los que de tener el valor comercial de 220 millones de pesos, se podrían entregar a precio de oferta a algunas inmobiliarias, a las que la administración les adeuda la cantidad de 40 millones de pesos en un estimado cerrado.

A la propuesta del alcalde para enajenar varios de los terrenos del Municipio sólo se han opuesto los regidores Roberto Ascencio Castillo, Agustín Álvarez Valdivia y Susana Mendoza Carreño, así como el síndico Humberto Muñoz Vargas. 

Uno de los férreos opositores a la política del alcalde Ramón Demetrio Guerrero es el regidor Humberto Gómez Arévalo, actualmente desaparecido.

Sesión amañada

La sesión en donde se autorizó el desmantelamiento del patrimonio municipal de Puerto Vallarta se realizó en medio de diversas irregularidades, revela la regidora Susana Mendoza Carreño.

El regidor Agustín Álvarez Valdivia interpuso un amparo por la vía civil para reclamar la suspensión del dictamen aprobado en el Cabildo.

Valdivia se presentó ante el juzgado civil de Vallarta para reclamar la nulidad del acto -manifiesto en la aprobación de la desincorporación de predios municipales para enajenarlos a favor de particulares-, exponiendo las causas de nulidad de la sesión, las que le fueron aceptadas por la juez primero de lo civil, Yadira Leticia García Saracco.

El regidor expuso que el acto era nulo porque el alcalde hizo la propuesta de venta de predios en calidad de presidente de la comisión de hacienda, y corresponde, de acuerdo a la legislación, a la comisión de gobernación llevar ese tipo de actos al seno del Cabildo.


El alcalde también incurrió en anomalías al haber sesionado en dos días distintos el mismo evento, para la aprobación de la venta de los terrenos. Comenzó la sesión el día lunes 2 de febrero y concluyó en la madrugada del martes 3 de febrero –argumentó el regidor-, además de que eran días inhábiles para decretar acuerdos oficiales.

Al demostrar el regidor Álvarez Valdivia que el alcalde se extralimitó en sus funciones, la juez de lo primero civil le otorgó la suspensión del acto como medida cautelar, en tanto se juzga la validez o nulidad de la sesión que ha sido cuestionada por los regidores y el síndico, que se oponen a la venta del patrimonio de Puerto Vallarta.

FUENTE: REPORTE INDGIO.
AUTOR: J. JESÚS LEMS.