jueves, 5 de febrero de 2015

Los otros implicados

La orden de formal prisión contra dos empleados de Ficrea no ha calmado las aguas en el sentir de los defraudados por 2 mil 700 millones de pesos de la sociedad financiera popular.


Esta semana, dos ahorradores defraudados por Ficrea interpusieron denuncias penales contra otros de los implicados en el consejo de administración y funciones operativas de la sociedad financiera popular y Leadman Trade, las dos compañías involucradas en el fraude, quienes no han sido hasta ahora mencionados en ninguna indagatoria.

Uno de los denunciados es Gilberto Cerón Poo, otro de los operadores nombrados por el dueño de Ficrea, Rafael Olvera.

Documentos oficiales en poder de Reporte Indigo muestran que Cerón Poo continuó trabajando en la compañía de la mano de la autoridad federal después de la intervención, a pesar de su cercanía con Olvera.

El dueño de Ficrea cumplirá este fin de semana tres meses sin que se conozca su paradero. Pero desde el inicio del caso, la Procuraduría General de la República (PGR) tuvo información de que viajó a Estados Unidos, donde ha acumulado de propiedades, principalmente en Miami, Florida.

Los únicos detenidos

La tarde del martes 3 de febrero, el Consejo de la Judicatura Federal anunció que el juzgado tercero penal con sede en Toluca había dictado auto de formal prisión al notario público 17 del Estado de México, Alfredo Caso Velázquez, y al director jurídico de Ficrea, Aldo Reséndiz, bajo acusación de haber formado parte de un esquema de operación con recursos de procedencia ilícita.

De acuerdo con la explicación que dio a la comisión permanente del Congreso el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Alberto Bazbaz, esta “procedencia ilícita” hasta ahora no implica que Ficrea haya movido recursos del narcotráfico, sino que el dinero de los ahorradores se usó para viajes, compras de inmuebles y automóviles.

Caso Velázquez y Reséndiz son los únicos procesados por el caso. Fueron consignados por el ministerio público federal el 22 de enero. Se internaron en el penal federal de Almoloya, en Estado de México.

Ambos aceptaron declarar y se les dictó formal prisión por operaciones con recursos de procedencia ilícita, a uno en calidad de “auxiliador” y otro de “coautor”.

Implicados y activos

Dos documentos en poder de Reporte Indigo muestran que Gilberto Cerón Poo era también el apoderado legal de Baus and Jackman Leasing, S.A. de C.V., la tercera compañía propiedad de Rafael Olvera.

Un oficio girado por Cerón al empresario mexicano José Neif Jury el 18 de diciembre revela que en esa fecha, un día antes de que se dictara la liquidación de la compañía, mes y medio después de la intervención, aún se acreditaba como representante legal.

Baus and Jackman fue utilizada para transferir a José Neif, exfuncionario de Proméxico, 1.9 millones de pesos a Inglaterra por medio de Bancomer para la compra de un edificio en Londres.

Al conocerse la intervención, Neif buscó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para regresar a México el dinero que aún tenía en su poder.

El oficio para hacer efectiva esa devolución vino firmado por Cerón Poo, con la representación legal que le había sido otorgada en octubre de 2010 ante el notario 30 del Estado de México, Jesús Orlando Padilla Becerra, otro de los que trabajó con este grupo empresarial, quien tampoco ha sido hasta ahora mencionado en las indagatorias.

La compañía Baus and Jackman Leasing fue creada en agosto de 2009 ante el notario Oscar Caso Barrera, a quien se le dictó formal prisión el pasado martes 3. Su dirección fiscal es en Bosque de Echegaray, en Naucalpan.

Aunque el relato que hizo Neif a este diario es que había sido contactado por el director de inmuebles de Ficrea, Eduardo Torre Aliseda, este documento asegura que fue Baus and Jackman quien buscó al mexicano para la compra del edificio en la capital inglesa.

El vínculo de Baus en la compra de propiedades de Ficrea en el documento, con la participación de Cerón Poo como firmante, se constata con la instrucción que se da en este oficio para que Neif regresara el dinero a México, precisamente a una cuenta en Bancomer a nombre de la sociedad financiera popular.

La justificación que da es que “mi representada (Baus) adeuda diversas cantidades de dinero a la sociedad financiera mencionada (Ficrea)”.

El documento de creación de Baus and Jackman ante notario da poder a otro de los consignados por el caso, Aldo Reséndiz Guerrero.

Pero coloca como apoderados también a Alejandro Antonio Mendoza Vélez, Aries Reséndiz Guerrero, Elsa Berenice Nava Soberanes y Adriana García Conejo, quienes no están tampoco hasta ahora en la lupa pública de las autoridades.

En esta tercera compañía, al igual que en Ficrea y Leadman Trade, Rafael Olvera aparece en calidad de administrador único.

Una luz en el caso

La lista de personas mencionadas en la denuncia penal que iniciaron estos dos usuarios de Ficrea da luz sobre el esquema de implicaciones en el caso.

> Aldo Reséndiz
Director jurídico de Ficrea

> Alfredo Caso Velázquez
Notario de Ficrea

> Rafael Olvera
Socio mayoritario de Ficrea

> Javier de Jesús Calderón y Salas
Presidente del Consejo de Administración de Ficrea

> Carlos Guillermo Pérez Grovas
Tesorero y propietario del 0.01 por ciento de las acciones de Ficrea y Leadman Trade

> Sergio Ortiz Valencia
Director general de Ficrea,

> Héctor Eduardo Oseguera Aguirre
Miembro del consejo de administración

> Alejandro González Camacho
Miembro del consejo de administración

> Columba Paniagua Martínez
Miembro del consejo de administración

> Hugo Torres Rodríguez
Comisario del consejo,

> César Todd Jiménez
Auditor interno de la sociedad financiera

> Carlos García Gómez

Director de promoción de Leadman Trade

> Francisco Javier Méndez Rubio
Oficial de cumplimiento

> Gilberto Cerón Poo

Director jurídico de Leadman Trade

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: PENILEY RAMÍREZ.