miércoles, 11 de febrero de 2015

Ayotzinapa, las preguntas incómodas contra la “verdad histórica”

MÉXICO, D.F: Ayotzinapa no es un expediente cualquiera. Van tres veces que el procurador general de la República busca darle “carpetazo” a una investigación que defiende como “verdad histórica”, al tiempo que insiste en que el expediente no se puede cerrar, “dada la naturaleza de los delitos”.

El último golpe a la frágil línea de credibilidad de la investigación y a la versión del gobierno federal y de su procurador –que no abogado general de la nación– es la serie de observaciones efectuadas por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

A los ocho cuestionamientos de los forenses argentinos, la Procuraduría General de la República (PGR) respondió con una rudeza innecesaria. A las observaciones sobre procedimiento, la PGR colocó al EAAF en un papel de “especuladores” y casi de enemigos, a pesar que fue el propio equipo de Jesús Murillo Karam quien los llamó.

En el fondo, saben que las observaciones de la EAAF tienen más credibilidad que la “verdad histórica” inducida mediáticamente por una simple y sencilla razón que el exgobernador de Hidalgo conoce muy bien: no le corresponde al procurador general de la República decretar la verdad histórica sobre su propia investigación sino a un juez.

La PGR se ha colocado como juez y parte en un caso paradigmático, quizá recibiendo órdenes de su jefe inmediato superior y haciendo caso omiso de lo que todo buen fiscal debe hacer frente a una crisis y una tragedia de esta magnitud: serenidad, paciencia y mucha capacidad de empatía con las víctimas.

Murillo Karam ha hecho exactamente lo contrario: ha perdido la serenidad, la paciencia y colocó a los padres de los 43 normalistas desaparecidos como sus enemigos y no como las legítimas víctimas que deben ser atendidas.

Las observaciones de la EAAF contienen, al mismo tiempo, preguntas incómodas que Murillo Karam y sus investigadores no han querido responder. Como a los periodistas no se les permite preguntar todo lo que es necesario para darle solidez a la versión de la PGR, entonces es necesario hacerlas públicas.

1. Insiste la PGR que todo el escenario fue el basurero de Cocula. Habla de un incendio magno que no ha acreditado fehacientemente. ¿Cuántos litros de gasolina se utilizaron para incinerar la cantidad de cuerpos que ellos dicen? ¿Cuánta leña se utilizó? ¿De dónde se trajo? ¿Cómo la consiguieron? Desde 2010 se han registrado incendios en ese mismo basurero, ¿cómo distinguieron el siniestro de la madrugada del 26-27 de septiembre de 2014 de eventos anteriores?

2. La PGR arroja una serie de números para convencernos de la veracidad de su versión: 487 peritajes en 26 especialidades, muestras de tierra, 42 elementos balísticos y una cantidad de estadísticas aparentemente arrolladoras. ¿Han hecho peritajes de las bolsas donde supuestamente guardaron y arrojaron los cuerpos? ¿Existe evidencia más allá del testimonio de los sicarios de Guerreros Unidos de que eran unas bolsas? ¿Quién o quiénes las compraron? ¿Dónde las adquirieron?

3. El EAAF advirtió que “al menos” entre el 7 y el 27 de noviembre de 2014 el basurero de Cocula permaneció sin custodia permanente. Ofrecen fotos donde se observan a estudiantes, periodistas y público en general visitando el lugar, sin presencia de ninguna autoridad. ¿Por qué no hubo custodia en el escenario del crimen colectivo? Si la hubo, ¿Quién fue el responsable?

4. El EAAF afirmó que notó diferencias en 20 de los 134 perfiles genéticos que la PGR tenía en común con ellos, pertenecientes a 16 familias de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, lo cual es “inusual” porque el procesamiento de las muestras es sencillo. La PGR admitió que estas diferencias “eran errores” de su laboratorio, pero “no hubo una explicación clara al respecto”. ¿Por qué se cometió este “error”? ¿Es posible que otros “errores” se hayan cometido en el análisis de las muestras? ¿Son enmendables?


En fin, no se trata de pelear sino de convencer. La PGR, hasta ahora, sólo ha insistido en una sola versión. Y esta misma considerada como “verdad histórica” se hace cenizas, como los cuerpos que ellos dicen fueron incinerados en Cocula.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: JENARO VILLAMIL.