viernes, 30 de enero de 2015

Una historia de fisuras

Los conflictos internos están en el ADN de este partido político fundado por Manuel Gómez Morín en 1939 como una respuesta al nacimiento del PRI.

La del Partido Acción Nacional (PAN) básicamente es una historia de rupturas y fisuras.

Las crisis internas que se han librado en el PAN aparecen siempre en la antesala de las sucesiones presidenciales.

La designación que hizo hace dos semanas el CEN albiazul de los candidatos a diputados federales por la vía plurinominal y el regreso de Gustavo Madero a la presidencia nacional desataron un intercambio de críticas y ataques entre el expresidente Felipe Calderón y sus aliados y el grupo albiazul que encabeza el dirigente nacional .

Madero y sus hoy aliados, los gobernadores Rafael Moreno Valle y Guillermo Padrés, han asumido el control del PAN para ir preparando la designación del candidato presidencial que se postulará en el 2018.

Madero será el próximo coordinador de los diputados federales del PAN y desde ese cargo operará su candidatura presidencial.

La primera acción que emprendió esta nueva cúpula encabezada por Madero fue zanjar el camino de Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, al Congreso federal.

Los conflictos internos están en el ADN de este partido político fundado por Manuel Gómez Morín en 1939 como una respuesta al nacimiento del PRI.

La disputa que se libra actualmente en el PAN podría ser el inicio de una ruptura dentro del panismo como la ocurrida en 1992 cuando el excandidato presidencial y líder blanquiazul, Pablo Emilio Madero, dejó las filas del PAN.

Junto con José Ángel Conchello, exjefe nacional panista, Madero dejó el PAN acusando a la dirigencia nacional de aliarse con el entonces presidente el priista Carlos Salinas de Gortari.

En ese grupo de panistas notables que dejaron el partido se encontraba también José González Torres, excandidato presidencial panista.

Los desplazamientos de los grupos de la cúpula panista provocan siempre situaciones de ruptura y de división en el PAN.

Hoy se habla de la posible salida de Acción Nacional Calderón y de personajes clave como Fernando Canales Clariond. 

El mismo padre del exmandatario - Luis Calderón de la Vega, fundador del PAN - renunció a este partido político en 1982 tras la designación de Pablo Emilio Madero como candidato presidencial apoyado por los grupos empresariales.

En 1975 un conflicto interno que protagonizó Efraín González Morfín, presidente nacional panista, dejó al partido sin candidato presidencial en la contienda que ganó el priista José López Portillo.

Las renuncias de los hijos de Manuel J. Clouthier, excandidato presidencial del PAN, también cimbraron al panismo nacional durante el calderonismo.

Primero Tatiana Clouthier y luego su hermano Manuel dejaron las filas del PAN inconformes con la dirigencia nacional y el rumbo que llevaba el partido.

“El PAN es el nuevo PRI”, acusó Manuel Clouthier cuando dejó la bancada de los diputados federales del PAN.

Carlos Castillo Pedraza, uno de los principales ideólogos del panismo, dejó en el 2000 al PAN cuando este partido llegó al poder con el empresario Vicente Fox.

El proceso a la elección presidencial del 2018 , que representará para el PAN la posibilidad de recuperar la Presidencia, provoca un estallido interno en las filas albiazules.

Las influencias de Calderón

Hoy Felipe Calderón paga las consecuencias de sus errores: Gustavo Madero, convertido hoy en su verdugo, es un hechura completamente de él.

En el 2010 –en el éxtasis del calderonismo- Calderón como jefe máximo del PAN utilizó su influencia en el Consejo Nacional albiazul para designar presidente a Madero por encima de su exsecretario particular y hoy senador Roberto Gil.

Hoy Calderón también vive en carne propia la campaña de exterminio que emprendió en contra de Manuel Espino, exdirigente nacional del PAN quien fue echado por los calderonistas de este partido político.

Espino –el líder que dirigió al PAN durante la campaña presidencial del 2006- fue expulsado por el PAN de Sonora acusado de deslealtad. 

Desde la presidencia del PAN, Espino fue uno de los principales opositores de que Calderón, como presidente de México, se apropiara del partido político.

No lo logró.

Espino –un panista ligado con el Yunque y el ala más conservadora del PAN- después creó Cocertación Mexicana y ahora está con Movimiento Ciudadano con Dante Delgado.


Madero debería de ver el caso del denostado Manuel Espino y recordar que los carniceros de hoy serán las reses de mañana.

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: CÉSAR CEPEDA.