jueves, 11 de diciembre de 2014

Reprobados en todo

Bajos en matemáticas, ciencias y literatura. Un informe revela que el porcentaje de estudiantes en México con alto nivel de desempeño va en picada, un reflejo de la 'crisis de talento' que atraviesa el país.

En México, hace falta aumentar el desempeño académico de los estudiantes, ya que la población de alumnos talentosos en el país apenas y figura. 

Es mínimo el porcentaje de estudiantes mexicanos que se encuentran en los niveles 5 y 6 –los más altos– de desempeño de la prueba PISA, aplicada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El país obtuvo 0.6 por ciento, en 2012. 

Esto cuando México debería tener entre 5.1 y 8.6 por ciento de sus alumnos en dichos niveles, dadas sus características económicas, concluye el reporte "La brecha de talento en México y sus costos económicos", realizado por la doctora Blanca Heredia, del Programa Interdisciplinario sobre Política y Prácticas Educativas (PIPE) del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), y el maestro Édgar Franco, de la Universidad de Stanford.

De hecho, los resultados no sorprenden, pues en todas las ediciones de la prueba PISA, que comprenden del año 2000 a 2012, el país “reprobó” en lectura, matemáticas y ciencias, pues obtuvo la calificación promedio más baja entre los países que forman parte de la OCDE, en las tres disciplinas. 

En el año 2006, solo 0.8 por ciento de los estudiantes en México alcanzó los niveles más altos de la prueba, a diferencia de 0.7 y 0.6 por ciento en 2009 y 2012, respectivamente. “Un signo más de la crisis de talento en el país”, apunta el informe.

Así, nuestro país no solo se ubica en los niveles más bajos de desempeño educativo –esta edición de la prueba PISA se enfocó a las calificaciones en matemáticas–, sino que también “está por debajo de su desempeño esperado dado su nivel de ingreso, gasto y características del sistema educativo”, subraya el documento. 

Y es que México está por debajo de países con niveles de ingreso similares o incluso menores. 

De hecho, otra de las conclusiones del informe es que el mayor rezago que existe en la República Mexicana no está en el porcentaje de estudiantes ubicados por debajo del nivel de suficiencia en matemáticas (nivel 2 de PISA), sino en el porcentaje de alumnos que se encuentran en los máximos niveles de logro escolar. 

Ambos indicadores están relacionados con las tasas de crecimiento económico de un país tanto de manera conjunta como de manera individual, indica el informe mencionado.

No hay competencia

Otra brecha de talento en los niveles de logro en matemáticas que tiene el país se concentra en los estudiantes de alto nivel socioeconómico, que muestran rezagos importantes incluso al compararse con alumnos con los mismos niveles de ingresos en otros países, como Chile y Turquía. 

En Uruguay, por ejemplo, cerca del 8 por ciento de los estudiantes con mayores ingresos se ubica en los niveles 5 y 6, mientras que en México, solo 3 por ciento de los alumnos con altos niveles de ingresos alcanzan los niveles más altos de la prueba.  

“En otras palabras, incluso los estudiantes más privilegiados del país, es decir aquellos que tienden a recibir mejores condiciones educativas en las escuelas privadas a las que asisten, no son competitivos con otros estudiantes a nivel mundial”, explican los autores. 

México está en desventaja incluso frente a países con ingresos per cápita muy por debajo del país, como Perú, donde es mayor la cantidad de estudiantes de alto nivel socioeconómico que se ubican en los niveles 5 y 6 (5.2 por ciento). 

“En otras palabras, en México los estudiantes talentosos son pocos y peor posicionados que sus pares en otros países”, sintetizan los autores. 

Y enfatizan que el sesgo que tiene el país en estudiantes en niveles superiores “debe ser una prioridad a nivel federal”. 

“No obstante, no se debe desestimar la importancia de invertir tanto en el grupo de alumnos con mayores niveles de logro, así como en aquellos ubicados por debajo del nivel de suficiencia. Ello, porque ambos grupos pueden contribuir de manera importante y simbiótica al crecimiento económico”, dicen.

¿Qué hacer?

Los autores parten de la literatura académica disponible a la fecha sobre la relación entre educación y crecimiento económico para recomendar acciones en la política educativa que podrían “aumentar el porcentaje de estudiantes en los niveles superiores de logro académico y así cerrar o, al menos, disminuir la brecha de talento en nuestro país”.

Entre éstas están el aumento del número de reclutadores, ofrecer becas para jóvenes de bajos recursos y que vivan en comunidades alejadas, proporcionar mayor información a los candidatos potenciales, para encaminarlos a que soliciten ingresar a las mejores universidades y crear un algoritmo que identifique a los estudiantes que obtienen calificaciones más altas que las que predice su nivel de ingreso. O al estudiante “especialmente talentoso”, es decir, aquel que logra compensar las limitaciones de su hogar, escuela y país”.

Brecha de talento en México 

El informe explica que, en 2012, existían un millón 472 mil 875 jóvenes de 15 años inscritos en el grado correspondiente o superior, lo que equivale a una cobertura de educación media superior de cerca del 70 por ciento.

De estos, solo 8 mil 837 se ubicaron en los niveles 5 y 6 de la prueba PISA de matemáticas aplicada por la OCDE, en comparación con los 103 mil  entre 5.1 y 8.6  estimados por el modelo.


“En otras palabras, considerando el nivel per cápita de México la brecha de estudiantes de 15 años es de poco más de 94 mil estudiantes”, apunta el informe.

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: EUGENIA RODRÍGUEZ