jueves, 4 de diciembre de 2014

México, sumido en una de las peores crisis por Ayotzinapa: Rubén Blades

MÉXICO, D.F: México está sumido en una de las peores crisis institucionales que país alguno haya experimentado, públicamente, en las últimas décadas. Lo sucedido con los normalistas de Ayotzinapa es un problema humano y por ende, internacional, afirmó el cantautor panameño Rubén Blades.

A través de un artículo publicado este miércoles en el diario La Nación de Buenos Aires, el intérprete de Desapariciones, Buscando América, La Canción de Final del Mundo, entre varias decenas más, afirmó que, después de lo sucedido con los normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, “nada debe volver a ser como antes” y llamó a los mexicanos a “romper los muros del silencio”.

“No puedo permitirme callar en el asunto de Ayotzinapa. Después de lo sucedido, nada debe volver a ser como antes. La humanidad no puede seguir alimentando el silencio que contribuye a soslayar y olvidar estas tragedias.

“Ese invisible muro de silencio que con tanta frecuencia se va construyendo después de la denuncia inicial de un hecho abominable. Ese silencio que funciona, lamentablemente, como remplazo de la verdad. Al escapar del silencio, lo de Ayotzinapa se le escapó también al propio Estado mexicano”, escribió Blades.

El también excandidato a presidente de Panamá, recordó que el presidente Enrique Peña Nieto ha declarado que se tomarán las medidas necesarias para encontrar a los culpables.
Y aunque eso es algo “esperado y necesario, no parece suficiente”.

Sentenció:
“El asunto, debido a la gravedad y la magnitud del problema, no se va a resolver sólo con el arresto, juicio y posible condena de un alcalde y sus cómplices, incluyendo a los policías que se llevaron a los 43 y a los delincuentes cómplices.

“México está sumido en una de las peores crisis institucionales que país alguno haya experimentado, públicamente, en las últimas décadas”.

El asesinato de tres normalistas de Ayotzinapa y la desaparición de 43 más el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero –abundó Blades—no es un problema mexicano.

“Es un problema humano y, por ende, internacional. Es también nuestro problema”, subrayó.
En el caso particular de Panamá, lo ocurrido en los últimos años, acercó “peligrosamente” a los panameños a esa misma realidad “y allí también debemos detener la escalada de una corrupción política y cívica en aumento, propiciada por la codicia que se manifiesta con un cinismo cada vez más ofensivo”, puntualizó el cantautor en su artículo.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: REDACCIÓN