miércoles, 10 de diciembre de 2014

La Ceteg en la mira del Cisen

Primero, los sacerdotes. Después uno de los abogados de los normalistas. Ahora se sabe que el Cisen fichó a maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de Estado de Guerrero a quienes también considera desestabilizadores.

Los sacerdotes de la Iglesia Católica y los defensores de los derechos humanos, no son los únicos fichados por el Centro de Investigación en Seguridad Nacional (Cisen).

El servicio de inteligencia mexicano también tiene en la mira a maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Estado de Guerrero (Ceteg), a quienes vincula con grupos subversivos.

La investigación, en poder de Reporte Índigo, documenta que algunos líderes del magisterio en Guerrero se relacionan con grupos derivados del ERPI, como el Ejército Libertador Nacional (ELN) y Fuerzas Armadas Revolucionarias Liberación del Pueblo (FARLP).

El informe señala que estos nexos representan un riesgo de que todos estos líderes y activistas refuercen sus vínculos y se conviertan en una amenaza real de gobernabilidad.

“Se tiene como antecedente el involucramiento de profesores en la vertiente armada y abierta del EPR”, especifica el Cisen.

Además, advierte que la confluencia del magisterio y la subversión en el Movimiento Popular Guerrerense (MPG) podrían detonar escenarios de confrontación y sobre todo de proliferación y escalamiento de conflictos sociales en diversas regiones.

La CETEG y su papel en las protestas

Durante la crisis provocada por la desaparición de los 43 normalistas de la Normal Rural de Ayotzinapa, la Ceteg ha desempeñado un papel fundamental.

Primero, en la exigencia –junto con los padres de familia– para que se encarcelara al ahora exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, y a su esposa María de los Ángeles Pineda y se diera información precisa del paradero de los normalistas.

Amparados en esta demanda, los profesores protagonizaron bloqueos a las carreteras y manifestaciones.

En los momentos de mayor crispación, la Ceteg encabezó la toma de varios ayuntamientos en el estado de Guerrero. 

De la misma forma que el Cisen vinculó a algunos sacerdotes de la Iglesia Católica y activistas en derechos humanos –entre ellos el abogado de los padres de familia de los normalistas de Ayotzinapa, Vidulfo Rosales– integrantes de la Ceteg forman parte de los llamados “Factores de riesgo en el Estado de Guerrero”.

Entre ellos destaca la ficha de Ramos Reyes Guerrero, secretario general de la Ceteg, quien desde la dirigencia fortalece el vínculo de esa sección con la subversión, asegura el informe.

“Podría desviar recursos económicos para las organizaciones subversivas y su frente político”, advierte el documento en el apartado de riesgos.


Reyes Guerrero se ubica en el centro que conecta a otros profesores vinculados a acciones disruptivas en la región de La Montaña como Pedro Eligio Cabañas, de Cualac; Taurino Rojas González, de Metlatónoc; Florencio Andreu Castañeda, de Olinalá, Minervino Morán Hernández y Manuel Rodríguez Galávez.

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ICELA LAGUNAS.