lunes, 10 de noviembre de 2014

Se los lleva el tren

En un hecho sin precedentes en la historia del país, Enrique Peña Nieto revoca la licitación del tren México-Querétaro que había ganado la corporación China Railway Construction. La decisión, se dijo, fue para garantizar la transparencia del proceso. ¿Qué fue lo que pasó?

Tres empresarios ligados al poder político en México sufrieron un revés con la decisión de echar abajo la licitación del tren rápido México-Querétaro.

En una inusitada maniobra política de la actual administración –operada desde la Secretaría de Hacienda- se decidió volver a licitar la obra que tendría una inversión de aproximadamente 50 mil millones de pesos.

El gobierno federal argumentó que era necesario hacer nuevamente todo el proceso para garantizar total transparencia. La estrategia habría venido directamente por parte del titular de la SHCP, Luis Videgaray, quien con el objetivo de evitar un escándalo una vez que ya se estuviera construyendo la obra prefirió que fuera ahora, a pesar de que ya había sido asignada a los empresarios chinos por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

El proyecto fue cuestionado desde sus inicios porque sólo la corporación China Railway Construction, junto a empresarios mexicanos participó. Los otros constructores del ramo alegaron que era corto el tiempo para presentar su propuesta.

Olegario Vázquez Raña, Juan Armando Hinojosa e Hipólito Gerard Rivero fueron los empresarios de este País que lograron participar en esta obra de infraestructura para el transporte.

Vázquez Raña, es propietario de Grupo Imagen y de los hoteles Camino Real y los Hospitales Ángeles. Un empresario ligado a la Presidencia de la República desde hace décadas, tanto con el priismo como con el panismo.

Hinojosa Cantú, se identifica como uno de los empresarios que recibió el mayor número de contratos durante la gubernatura de Peña Nieto en el Estado de México.

Gerard Rivero es cuñado del ex Presidente, Carlos Salinas de Gortari, quien está casado con Ana Paula Gerard.

Cambio discursivo

Nunca antes en la historia de México un presidente había revocado el fallo de una licitación

El anuncio de la revocación del fallo no se dio de manera oficial. Fue mediante una entrevista concedida el jueves 6 de noviembre durante el noticiero nocturno de Televisa, conducido por Joaquín López Dóriga.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dijo que el fallo de la licitación se revocaba para dar “mayor transparencia y claridad” a la adjudicación que se había dado a un consorcio chino-mexicano.

“El presidente Peña Nieto cree, desea que este proyecto, tan importante para México, no sea cuestionado y tenga claridad absoluta, por eso esperamos en la nueva licitación, que saldrá en unos días más o semanas más, más participación de los fabricantes de trenes”, dijo.

A pesar de que no está de acuerdo, incluso dijo a López Dóriga que puede “no ser lo mejor para México”, Ruiz Esparza asumirá el costo político de la decisión.

La revocación contrasta fuertemente con lo que Ruiz Esparza había declarado apenas horas antes en el noticiero del mismo López Dóriga en Radio Fórmula y más tarde durante una comparecencia en el Senado.

La fecha estimada para la firma del contrato era el 2 de diciembre. Ahora dice que se publicará la nueva licitación en la última semana de noviembre.

En la comparecencia del pasado jueves, el funcionario insistió en que ampliar el plazo “pondría en peligro el proyecto”, que siempre se ha estimado para estar concluido en la primera mitad de 2018.

Horas antes en la entrevista radiofónica dijo: “estamos ya dando la adjudicación de la obra y que esperamos tenerlo en tres años y medio, tres años tres meses, para que lo más pronto posible empiece a dar servicio”. 

Este plazo se cumple en febrero de 2018, justo cuando iniciarán campañas presidenciales para renovar la Presidencia de la República.

La revocación era para dar “más transparencia”, cuando se anunció la adjudicación el 3 de noviembre, Ruiz Esparza alabó que la Secretaría dio “especial importancia a la transparencia y al derecho a la información”.

El 25 de septiembre se había pospuesto una comparecencia de Ruiz Esparza ante el Senado. Los panistas pujaron por la presentación del secretario, tanto desde el Senado como en la Cámara de Diputados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

El PAN protesta

Los senadores del blaquiazul habían criticado la adjudicación del proyecto bajo el argumento de sobrecostos y opacidad. El secretario de la SCT lo defendió

En el Senado, seis miembros de la bancada panista criticaron el proyecto del tren México-Querétaro y la adjudicación que se había hecho a personas cercanas al Presidente.

El secretario en ese momento defendió con entusiasmo el  fallo. Justificó que el aumento del costo, de 43 mil 580 millones de pesos anunciado en abril a 49 mil 991 millones de peso, incluía el nuevo tipo de cambio, la inflación, el IVA, “el costo del proyecto ejecutivo y la entrega del tren totalmente operando”.

Los 7 mil 724 millones de pesos más IVA de cinco años de operación por parte de las empresas francesas, serías sufragados “con los ingresos de la propia tarifa del tren”.

Dijo que el aforo esperado para el tren será de 27 mil pasajeros diarios, con un costo por boleto de 240 pesos.

Sin embargo, la senadora Marcela Torres Peimbert dijo en entrevista que las corridas de autobús diarias entre México y Querétaro no suman más de 5 mil viajeros, por lo que la cifra manejada por el gobierno es exagerada.

Estos datos permiten calcular que si se considera que el tren estuviera en su máxima capacidad todos los días, se necesitarían 21 años para recuperar la inversión.


“Es un número exagerado, se cuestiona la viabilidad del proyecto, cuánto más va a subvencionar ese tren, el costo del boleto no da, en base a qué está el costo del boleto. Es un proyecto sobre bases muy endebles”, añadió Torres Peimbert.

Ruiz Esparza durante su comparecencia en el Senado defendió el costo presentado por el consorcio chino-español, el cual dijo que tuvo un precio por kilómetro de 12.07 euros, contra 10 a 70 que era el rango posible estimado.

También negó que hubiera presión de las demás empresas interesadas, ya que “nadie se inconformó”.

Unos días antes, el lunes 3 de noviembre, durante su discurso al anunciar la adjudicación del fallo al consorcio, el secretario también alabó sus tiempos de la licitación, que fueron criticados como insuficientes por otras de las empresas participantes.

Contó que el propio Peña Nieto hizo una invitación a China para participar en estos proyectos y “desde ese momento enviaron a México a 200 técnicos que trabajaron intensamente para cumplir con las fechas que se les pidió”.

“El secretario dijo que tienen estudios de movilidad, pero no los mostraron. Esos estudios técnicos tienen que ser datos públicos”, afirmó la senadora panista.

Problemas técnicos

Una semana antes de la visita, se anunció la adjudicación por 50 mil 820 millones de pesos a favor del consorcio encabezado por China Railway Construction, la única licitante se mantuvo y presentó una propuesta técnica y económica.

De este monto, 43 mil 96 millones eran para la construcción y 7 mil 723 millones eran para la operación y mantenimiento.

El acta de la adjudicación indica que el contrato sería firmado el 2 de diciembre para una propuesta que obtuvo la máxima calificación de puntaje económico pero arrastraba dos fallas serias de puntaje técnico.

Ahora la nueva licitación se publicará a finales de noviembre, en la fecha en que la obra debía iniciarse para que diera tiempo a ser inaugurada antes de que concluya el actual sexenio.

El acta de adjudicación indica que el consorcio ganador fue descalificado en los rubros de “procedimientos constructivos y descripción de la planeación integral para la ejecución de los trabajos” y en la “competencia o habilidad en el trabajo”, en los que obtuvo cero puntos de cinco posibles.

Tampoco acreditó que diera “participación de los discapacitados”, lo que también redujo su puntaje técnico total.

A pesar de estos tres aspectos, que le restaron a obtener 44.40 puntos técnicos de 50 posibles, el incremento en la propuesta económica hasta 50 mil 820 millones de pesos no fue un problema para el consorcio, a quien se le otorgó el máximo puntaje.

No se inconforman

El abogado constitucionalista Luis Pérez de Acha asegura que las irregularidades en la licitación fueron imputables al gobierno y no a las compañías, por lo cual no debieron ser afectadas en un fallo ya adjudicado.

La obligación de llevar procesos transparentes es a cargo del gobierno porque así lo marca la Constitución.

“Las empresas cumplen proporcionando información y documentación que el gobierno exige.

“Antes de hacer la revocación se les tuvo que haber dado la oportunidad de defenderse, lo que se llama garantía de audiencia como proceso elemental, de alguna irregularidad de la empresa que amerita la revocación.  Eso se tiene que manifestar antes de revocarse”, dijo el constitucionalista.

Pero no fue así, los empresarios chinos están dispuestos a participar nuevamente en la licitación que abrirá el Gobierno.

Además la Secretaría de Comunicaciones y Transportes anunció que prevé indemnizar a la empresa china; en una entrevista para agencia de noticias del gobierno Notimex, Pablo Suárez Coello, Director General de Transporte Ferroviario y Multimodal de esa dependencia, señaló:

“De acuerdo con la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados, cuando se cancela la licitación, después de haber dado el fallo, vamos a ver cuáles son los gastos en los que incurrieron en la presentación y vamos a negociar la afectación que todo esto pudo haber significado”.

La vía del TAV...

> 30 de julio
La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informa que el 15 de agosto próximo será dada a conocer la licitación para la construcción del Tren de Pasajeros de Alta Velocidad México-Querétaro.

> 15 de octubre
El consorcio encabezado por China Railway Construction Corp Ltd es el único participante en una licitación para construir el primer tren de pasajeros de alta velocidad en México que unirá a la capital con el estado de Querétaro, informa la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

> 27 de octubre
Las empresas nacionales y extranjeras que abandonaron la licitación del tren de alta velocidad México-Querétaro, advierten a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que la falta de tiempo para elaborar las propuestas inhibiría la competencia y provocaría que se presentaran proyectos deficientes.

> 29 de octubre
Los senadores del Grupo Parlamentario del PAN exhortan a la SCT a que suspenda la licitación, por considerar que el único consorcio que presentó una propuesta no garantiza las mejores condiciones económicas para el estado, al exceder en más de 10 mil millones de pesos el techo financiero propuesto por el Gobierno.

> 3 de noviembre
El proyecto del tren México-Querétaro será construido por el consorcio encabezado por China Railway Construction Corporation. El consorcio fue el único que presentó una propuesta.

> 4 de noviembre

Los senadores del PAN aseguran que en la obra hay “gato encerrado” y acusan que hubo una licitación amañada. Señalan que la empresa ganadora de la licitación tiene nexos con el expresidente Carlos Salinas de Gortari.

> 6 de noviembre
Enrique Peña Nieto revoca la concesión para la construcción del tren de alta velocidad México-Querétaro bajo el argumento de la legitimidad y transparencia en el concurso de la obra, luego de “dudas e inquietudes que han surgido en la opinión pública”.

> 7 de noviembre

Tras conocerse la revocación que el Presidente Peña Nieto hizo del fallo de la licitación del Tren de Alta Velocidad a Querétaro, las acciones de China Railway Construction Corp Ltd. descendieron casi 5 por ciento, su mayor caída desde junio 2013.

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: PENILEY RAMÍREZ.