jueves, 13 de noviembre de 2014

El IFT niega cambio de concesión a MVS para producir televisión abierta

MÉXICO, D.F: En medio del escándalo provocado por la difusión de mansión presidencial valuada en siete millones de dólares, el Instituto Federal de Telecomunicaciones le negó el cambio de concesión del canal 51 a Grupo MVS, de la familia Vargas, para dar servicios de televisión abierta bajo la nueva figura de “concesión única”, aprobada en la reforma de telecomunicaciones.

“La condición del título 6 de concesión de origen estableció que la banda de frecuencia materia de la concesión se destinaría exclusivamente a la prestación del servicio de televisión restringida”, explicó el pleno del IFT en su resolución adoptada el pasado 7 de noviembre.

De acuerdo con la información proporcionada por el IFT, MVS pretendía usar una de las consideraciones de la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión que les permite a los concesionarios cambiar hacia la figura jurídica de “concesión única” para dar servicio tanto de televisión como de internet y telefonía.

El IFT señaló que la concesión a favor del canal 51 negó de origen que se pudiera usar para otros fines que no fueran la transmisión de señales restringidas, ni le otorgaba oportunidad para usar la multiplexación, es decir, emplear ese servicio para varias señales de televisión abierta.

En un breve comunicado, Grupo MVS afirmó que “promoverá los medios de defensa a su alcance, a fin de preservar sus legítimas aspiraciones de promover una mayor competencia, dar al espectro radioeléctrico un uso óptimo y eficiente, y garantizar la plena convergencia en radiodifusión y telecomunicaciones”.

“Estos principios son los pilares de la reforma constitucional de junio de 2013”, sentenció MVS en su comunicado.

El canal 51 ocupa uno de los espacios de la banda 700MHhz, la cual debe quedar despejada en diciembre de 2015 para que el Estado la utilice como un nuevo operador mayorista para ofrecer internet de banda ancha y telefonía móvil, un proyecto valuado en más de 10 mil millones de dólares.

Desde el pasado 30 de octubre, Joaquín Vargas, presidente de Grupo MVS, se reunió con algunos comisionados del IFT para solicitar la modificación de su título de concesión que sólo le permite dar servicios de televisión satelital de paga –Dish- y radio, desde donde se transmite el programa informativo conducido por Carmen Aristegui.


La solicitud de Grupo MVS se analizó en la presidencia de la República, pero también en Grupo Televisa, adversario de la compañía de Joaquín Vargas desde que decidió competir con el sistema Sky, de televisión restringida por vía satelital, a través de Grupo Dish.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: JENARO VILLAMIL.