martes, 7 de octubre de 2014

El discurso de que los fundadores del PAN eran demócratas es falso: El Fisgón

La raíz nazi del PAN, libro del caricaturista, documenta la liga entre el partido y los fascistas. Varios ejemplares de la revista La Reacción (?) sustentan los resultados de la investigación.

Entre las muchas cosas que no se deben olvidar está el origen fascista del Partido Acción Nacional. El discurso dominante que nos han manejado, el que sostenía que los fundadores del PAN eran demócratas que buscaban una vía alterna alejada de todo totalitarismo, etcétera, es totalmente falso; es un discurso inventado, dice Rafael Barajas, El Fisgón (DF, 1956), quien acaba de publicar el libro La raíz nazi del PAN.

Yo, como tantos otros mexicanos, me creí la historia, el discurso del PAN de que Gómez Morín y los demás fundadores de ese partido eran demócratas intachables y gentes correctas, y yo, como muchos mexicanos, decía o pensaba que la derecha panista actual estaba traicionando la memoria de estos grandes hombres.

Sin embargo, a las manos del caricaturista de La Jornada llegaron varios ejemplares de la revista La Reacción (?), que circuló en el país entre 1939 y 1942. Es una revista absolutamente pronazi. Resulta que su director era uno de los fundadores del PAN, Aquiles Elorduy, y tiene en la contraportada de siete de los 50 números que tengo, un listado de colaboradores. Ese listado es una suerte de comité editorial y grupo de aval ético. Ahí se encuentran los nombres de varios de los fundadores del PAN: Gustavo Molina, Manuel Herrera Lazo, Alfonso Junco, Pedro Zuloaga Irigoite y Manuel Gómez Morín.

La reacción (?), añade el investigador, es una revista de un pronazismo que uno no imaginaba que se hubiera dado en México. Y en esa lista alternan los fundadores panistas con los más prominentes fascistas mexicanos de la época: Carlos Roel, Eduardo Payares, el Doctor Atl, todos están ahí. La revista asume las tesis hitlerianas de que existe una conspiración judeo-masónico-comunista contra la Iglesia, y es una publicación que destila antisemitismo por todos los poros.

Entonces comenzó la investigación. “Primero dije: esta es una prueba muy sólida de los vínculos entre el nazismo y el panismo. Cuando lo vi bien, pensé: ‘esto es una bomba, es importante’, porque me di cuenta que era un eslabón perdido.

Vínculos con la derecha radical

“Me pasó lo contrario que le ocurre a los investigadores –prosigue El Fisgón–, que cuando encuentran una veta fértil y está equivocado todo lo que va encontrando le refuta la tesis y la tienen que replantear. Aquí todo me lo fue comprobando.

El PAN es un partido que está ligado a toda la derecha radical mexicana de principios de siglo, heredera del movimiento conservador del siglo XIX, heredera del movimiento cristero, ligada de muchas maneras a lo que fueron las asociaciones en defensa de la religión, al movimiento sinarquista y, por supuesto, muy ligado a la Iglesia, que en aquel entonces era prohitleriana, y eso no hay que olvidarlo nunca.

Hace poco circuló en redes sociales una fotografía de panistas vestidos como nazis. Eso no fue una broma ni un accidente, subraya El Fisgón en entrevista. “Eso es básicamente un retoño de lo que son las raíces del PAN. Si revisamos la historia del partido, vamos a ver que ha habido en esta derecha mexicana una serie de episodios en los cuales sale a la luz su pasado fascista. El episodio más reciente es el de los jóvenes panistas de Jalisco.


“Es muy curioso, porque el PAN se deslindó y dijo que nada tiene que ver con ellos, pero al mismo tiempo en el Senado se propone la Comisión de la Familia, que básicamente enarbola la misma causa que plantearon estos jóvenes fascistas de Jalisco, que era el ataque a las ‘modas sexuales’: los matrimonios gay, la no penalización del aborto. También, hace algunos años, un dirigente panista del estado de México declaró públicamente que admiraba a Hitler y Julio César. Ahí hay un germen histórico que sale constantemente a la luz.”

Es importante no olvidar esta liga entre el PAN y los fascistas, los nazis, porque “somos nuestro pasado, somos lo que hemos sido, somos nuestra memoria; es decir, la gente que tiene amnesia tiene un severo trastorno de personalidad. Mucha de la actuación del PAN actual y de su actuar en la Presidencia se explica por su historia. Si el PAN quiere cambiar, necesita conocer su historia. Nosotros como mexicanos necesitamos conocer su historia.

Como un reloj parado

“Me aterra –dice El Fisgón– darme cuenta que fuimos gobernados por un partido que tiene orígenes nazis. El PAN tuvo cambios a lo largo de su historia, en 1960 tuvo un giro demócrata cristiano muy importante, pero vuelve hacia la derecha radical en los años 80 y 90, y es claro que quien le abrió la puerta a la derecha radical fueron estos grupos con una gran tradición en el partido. Al PAN le ocurrió lo que le sucede a los relojes descompuestos: un reloj que está parado da la hora exacta dos veces al día y al PAN le llegó su tiempo con la contrarrevolución neoliberal.

“Una de las cosas que debemos entender es que el PAN nace en la cresta de una ola contrarrevolucionaria que es la revolución fascista, que es el movimiento fascista internacional y se fortalece de nuevo, baja cuando este grupo pierde y se fortalece de nuevo con una nueva oleada contrarrevolucionaria, que es la contrarrevolución neoliberal.

“Si revisamos el neoliberalismo vamos a ver que es un movimiento que tiene muchas más semejanzas con el fascismo de las que nos gustaría que tuviera: es un movimiento que al igual que el fascismo justifica sus teorías de manera equivocada. Así como Hitler apelaba a cuestiones de raza y todo eso, que resultaron ser totalmente falsas, el neoliberalismo sustenta muchas de sus tesis en malas interpretaciones de Darwin y ve la libre competencia mundial como un proceso de selección natural, que es necesario y biológico, lo que es totalmente equivocado.

“Al igual que el nazismo, el neoliberalismo cree que las inequidades sociales son necesarias y justificables, y las fomenta. Al igual que el fascismo el neoliberalismo es un proyecto de colonización imperial, de colonización económica muy agresivo. Las semejanzas son muy fuertes y son de fondo. Es importante entender que una de las cosas que nos explica cómo el PAN se metió tan de lleno en esto es su raíz fascista.

“De lo que estoy convencido es que la cultura política es muy compleja y tiene tentáculos múltiples y variados; si estos señores se formaron, nacieron, como fascistas –a pesar de que de repente lo ocultaron todo y tuvieron cambios–, ahí hay un germen de eso y se mantiene. Si no hay una revisión pública, crítica y autocrítica, el problema sigue ahí. La izquierda mexicana, o bueno, una parte, tiene un pasado estalinista y totalitario inaceptable, hay otro sector que no, están los trotskistas y anarquistas, que tendrán otros problemas pero no ése, pero la izquierda estalinista mexicana sí hizo una revisión pública, una autocrítica y asumió posturas democráticas auténticas. El PAN tiene ese pasado fascista, no se hizo la autocrítica y tiene ese germen fascista adentro.”


La raíz nazi del PAN () será presentado en la Feria Internacional del Libro del Zócalo, y en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: Ericka Montaño Garfias