lunes, 8 de septiembre de 2014

Se la cobra al banco

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: GEORGINA HOWARD.

Un exempleado de la institución bancaria ganó un laudo favorable para recibir el reparto de utilidades que se le negaba. Este pequeño triunfo sienta un precedente en este tipo de casos.

Foto de Reporte Indigo.
De ganarse el laudo favorable que emitió la Junta Federal de Conciliación en contra de BBVA Bancomer para que reparta las utilidades que obtuvo durante 2004, se establecerá un precedente jurídico que permitirá a todos los empleados que laboraron en ese periodo cobrar ese beneficio.

Antes de su extranjerización, los bancos pagaban el reparto de sus utilidades a sus trabajadores tal y como lo mandata la Constitución.

Pero las cosas cambiaron y la mayoría de las filiales extranjeras ahora contratan a los empleados a través de outsourcings para que no generen derechos.

Por eso, de ganarse el laudo, sería un parteaguas para que se obligue a todas las empresas extranjeras a pagar el reparto de utilidades a sus trabajadores, en lugar de llevarse todos los beneficios a sus matrices.


Prueba de ello es que en los últimos diez años, la totalidad del sistema bancario que opera en México reportó utilidades netas superiores a los 517 mil millones de pesos.

De esa cantidad, los bancos extranjeros que operan en territorio nacional se llevaron a sus países de origen casi 400 mil millones de pesos.

Es decir, los foráneos se reparten el 85 por ciento de la actividad financiera del país y su valor de mercado asciende a 75 mil millones de pesos.

La mayor parte va para las arcas de BBVA Bancomer, Banamex, Santander y HSBC.

El 45 por ciento de las utilidades que obtienen esas filiales bancarias son resultado del cobro de elevadas comisiones, de cinco a 10 veces más que en sus matrices.

De las utilidades generadas en México que exportan a  sus países, los bancos extranjeros pagan a sus accionistas un dividendo por el equivalente al 70 por ciento de las ganancias que obtienen aquí.

Muchas veces, incluso, ese dividendo llega a representar hasta el 130 por ciento de las utilidades.

“BBVA Bancomer es candil de la calle y obscuridad de su casa, ya que hace muchas aportaciones a otras causas de beneficencia, pero restándole a sus empleados derechos como la participación de utilidades”, opinó Ocampo.

La lucha

Luego de siete años de lucha por obtener su reparto de utilidades que BBVA Bancomer, S.A. debió pagarle, igual que a todos los trabajadores que laboran en esa institución, Ocampo –como prefiere que lo llamen- logró obtener un laudo favorable en la Junta Especial Federal No. 14, para recibir ese beneficio.

En el Expediente 549/2007 la Junta Federal resolvió a favor del exempleado el cobro de las utilidades correspondientes al 2004, uno de los cuatro años que laboró en el banco.

Absolvió a BBVA Bancomer de los periodos 2005 y 2006, pero dejó a salvo sus derechos para los efectos que le correspondan al interesado.

La suma de utilidades que BBVA Bancomer deberá distribuir a sus empleados y exempleados, solo por 2004, asciende a 316 millones de pesos por concepto de PTU (Reparto de Utilidades).

Ocampo laboró en esa institución financiera del 2004 a febrero del 2007 cuando presentó su renuncia.

Cuatro meses después pidió sus utilidades de conformidad con el Artículo 123 Constitucional, fracción IX.

Sin embargo, denunció, que BBVA Bancomer obstaculizó dicho pago.

“Solo se ha burlado”, señaló el implicado.


Si Ocampo gana ese derecho, generaría la posibilidad de que los otros empleados y exempleados pudieran demandar también el derecho de participar de las utilidades del banco.