martes, 30 de septiembre de 2014

Perfilan desaparición forzada de normalistas de Guerrero

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El procurador Iñaky Blanco Cabrera reveló que policías de Iguala detuvieron a por lo menos 10 normalistas de Ayotzinapa, quienes permanecieron retenidos en el patio del cuartel y, posteriormente, sujetos desconocidos se los llevaron a bordo de patrullas oficiales a un lugar del que hasta el momento se desconoce su ubicación.

Por ello, anunció que existen elementos para fincar responsabilidad penal por el delito de desaparición forzada de personas en contra de los agentes municipales que permanecen detenidos, debido a que existen indicios de que los normalistas estuvieron en los separos del cuartel policiaco de Iguala.

Por su parte, el secretario de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo, informó que en Iguala no se ha realizado el proceso de certificación para implementar el esquema del mando único de la policía municipal.

También dijo que el alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca Velásquez, se ha negado a entregar los reportes de actividades de los policías municipales, a pesar de que autoridades estatales se lo han requerido.

En tanto, normalistas de Ayotzinapa marcharon esta tarde en la capital de la entidad para exigir la presentación con vida de los 57 estudiantes que permanecen desaparecidos desde hace tres días, luego de que policías municipales y sicarios asesinaron a seis personas y dejaron heridas a más de 17 en diversos ataques registrados durante la noche del viernes y la madrugada del sábado anterior.

El contingente arribó a la sede del Congreso estatal donde exigieron la instalación de una mesa de dialogo con diputados locales para abordar el tema de los normalistas desaparecidos, ya que aseguran que fueron detenidos por policías municipales.

La ausencia de respuesta desató la ira de los manifestantes, quienes irrumpieron violentamente al Congreso y arremetieron a pedradas contra el inmueble, provocando sólo daños materiales, pues previamente los trabajadores habían desalojado el lugar.

Por la tarde, otro grupo de normalistas, integrantes del magisterio disidente y ciudadanos realizaron otra marcha para exigir paz, seguridad y castigo a los responsables de la masacre de Iguala, donde fueron asesinados tres estudiantes de Ayotzinapa, un adolescente futbolista y dos civiles.

En Acapulco, el procurador Iñaky Blanco y el secretario de Gobierno, Jesús Martínez, dieron una conferencia en conjunto donde señalaron que el responsable de la seguridad en Iguala, previo a los hechos trágicos de este fin de semana, es el alcalde José Luis Abarca.

Al respecto, Martínez Garnelo dijo que durante la madrugada del sábado el edil perredista en todo momento negó tener información sobre acciones violentas en Iguala, argumentando que se encontraba dormido y que “todo estaba tranquilo”.

En tanto que el fiscal guerrerense dio a conocer que existen indicios para consignar a algunos de los 22 policías municipales, quienes permanecen detenidos en Acapulco, por el delito de desaparición forzada de personas.

Ello debido a que en la investigación obtuvieron un testimonio donde se indica que varios normalistas de Ayotzinapa fueron detenidos durante la noche del viernes y permanecieron en los separos del cuartel de la policía municipal de Iguala.

Incluso, un policía municipal de Iguala, en su declaración ministerial, dijo que observó a por lo menos 10 normalistas en el patio del cuartel y, posteriormente, “sujetos desconocidos se los llevaron a bordo de patrullas oficiales”.

Blanco Cabrera informó que esta versión se refuerza con los videos que obtuvieron del sistema de cámaras de la ciudad, donde se observa que los normalistas detenidos viajan en la batea de patrullas oficiales circulando sobre las principales calles de Iguala.

El funcionario estatal dijo que realizan operativos en cuatro puntos del municipio de Iguala donde pudieron ser llevados los normalistas, quienes hasta el momento siguen desparecidos.

El fiscal informó que de los 22 uniformados detenidos se demostró científicamente que 16 de ellos accionaron sus armas de cargo durante la operación que realizaron para tratar de impedir que los normalistas de Ayotzinapa se apoderaran de dos autobuses.

Blanco concluyó que los policías detenidos actuaron con extrema violencia, no acataron los protocolos para disuadir una manifestación, por lo que el uso de las armas de fuego no puede ser justificado.

También anunció que en las próximas horas consignarán a los uniformados por el delito de desaparición forzada de personas.

Luego agregó que en este tema también existen indicios de que participaron miembros de la delincuencia organizada en coordinación con la policía municipal de Iguala.

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: EZEQUIEL FLORES CONTRERAS