lunes, 8 de septiembre de 2014

Mi trato con Peña Nieto no es de subordinación

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: REDACCIÓN (CAPITAL/DF)

Ha habido diferencias por programas que ha querido aplicar aquí. El mandatario explica que mantener una línea apartidista le permite tener diálogo con todos los grupos, y remarca que tiene claro cuál es el proyecto que lo llevó a la jefatura de Gobierno y cuál es la vocación de la ciudad de México.

IMAGEN TOMADA DE LA JORNADA
(VERSIÓN IMPRESA)
En nueve días el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, rendirá su segundo Informe de labores, por ello, en entrevista con este diario aclara que su relación con el presidente Enrique Peña Nieto es de coordinación, no de subordinación. 

Asimismo, asegura que tiene la promesa del titular del Ejecutivo federal de que este año se concretará la reforma política de la ciudad de México, y señala que hizo un extrañamiento al gobierno federal por haber convertido la explanada del Zócalo en estacionamiento.



El mandatario sostiene que ha tenido diferencias por algunas de las políticas que la Federación ha tratado de aplicar en esta ciudad, como la Cruzada Nacional contra el Hambre o la desaparición de la pensión alimentaria para adultos mayores, que pretendían autoridades federales.

En una plática que se prolongó poco más de dos horas, el mandatario capitalino se explaya al hablar del trato institucional que mantiene con el Ejecutivo federal, de la reforma política de la ciudad de México, de los fondos federales y de su propuesta de aumentar el salario mínimo.

Responde a quienes en días recientes lo han criticado por no fijar una postura con relación al uso que el gobierno federal dio a la Plaza de la Constitución al convertirla en estacionamiento el pasado martes durante el mensaje del Presidente en Palacio Nacional: Hicimos ese extrañamiento, por supuesto que sí, no lo tengo que hacer de manera escandalosa, porque lo que prefiero es que sea efectivo y no vuelva a suceder algo así, para que no se vaya a pensar que se puede hacer lo que se quiera con el Zócalo.

Refiere que en la reunión que tuvo con Peña Nieto le dijo que no compartía la manera en que se había utilizado ese espacio, y que el mandatario federal le respondió que lamentaba lo sucedido y que había sido un error del personal de logística del gobierno federal.

Decían que yo deje ahí el coche. No es cierto, aclara, y sonríe.

Detalla que cuando el Estado Mayor Presidencial toma el control del Zócalo se realizan una serie de reuniones de coordinación con la Secretaría de Gobierno de la capital, en las que se trata la logística y lo que se va a hacer; en ningún momento se habló de usar como estacionamiento la plancha.

Hay más, para el jefe de Gobierno hay principios indeclinables: Por una cuestión de convicción no fui a la promulgación de la reforma energética ni a la de las leyes secundarias.

Es tajante al señalar que él es el encargado de gobernar la ciudad de México, por lo que, subraya, mentiría si dijera que ha habido una intromisión en cómo o cuándo debe darse la vida política del Distrito Federal.

Pero acota que acudirá al gobierno federal las veces que sean necesarias para solicitar los recursos económicos que le permitan realizar obras de infraestructura hidráulica, vivienda y transporte, o poner en marcha programas de prevención del delito, entre otros, al igual que lo hacen todos los estados de la República. Para eso es el dinero de la administración.

Comenta que administraciones pasadas también han recibido recursos federales. Al gobierno anterior la Sedatu (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano) le dio mil millones de pesos, a nosotros ahorita nos ha dado 40 millones, compara.

–¿Y quién se va a poner la estrellita por todas las obras que se realicen?

–Pues, obviamente, nosotros vamos a entregar esas obras. Así se ha hecho tradicionalmente con las obras que se construyen con recursos del gobierno federal. ¿Con qué hacen las obras los estados? El Distrito Federal tiene de 43 a 44 por ciento de autosuficiencia presupuestal, pero hay otras entidades que tienen 99 por ciento de dependencia de las participaciones federales.

DF, piedra en el zapato

Subraya que el gobierno de izquierda de la ciudad de México seguirá siendo una piedra en el zapato mientras mantenga los programas sociales, los cuales no se pueden equiparar con los que genera la Federación.

Pone como ejemplo el seguro que se otorga a las madres solteras, en el que basta que el niño o niña esté inscrito en una escuela pública para contar con este apoyo, mientras en el programa federal se tenían que registrar en Oportunidades para acceder a éste.

El mandatario va más allá. En el futuro se puede presentar una iniciativa nacional para atender a la población hasta de seis años de edad, pero lo importante es que nosotros podemos presumir que ya lo hacemos.

Trae a colación la iniciativa sobre la pensión a los adultos mayores que el gobierno federal presentó el año pasado al Congreso de la Unión y en la que planteaba la desaparición, en 2018, de la estrategia iniciada en la administración de Andrés Manuel López Obrador. Si alguien la defendió fui yo, asegura.

Reunido en la sala de juntas de este diario con los reporteros de la sección Capital, comenta cómo enfrentó al titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, respecto de que la pensión en la ciudad de México no podía desaparecer, porque la federal no la sustituía. Nosotros estamos dando más de mil pesos y atención integral, cada vez más potente, cada vez más grande, y vamos a que sea aún mayor.

Otro asunto de discrepancia con la Federación fue la aplicación de la Cruzada Nacional contra el Hambre en la delegación Iztapalapa, ya que, en opinión del jefe de Gobierno, ésta debía iniciarse con la gente que no tiene qué comer ni dónde vivir. Discusiones como esas se han dado y el resultado hoy es la asignación de 160 millones de pesos del FAIS (Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social) para viviendas en la zona más necesitada de la Sierra de Santa Catarina, la parte más alta de Iztapalapa.

Informa que este año se logró de inicio que la SHCP asigne 2 mil millones de pesos al Distrito Federal mediante el Fondo de Capitalidad, hecho que considera importante, porque casi todos los fondos arrancan de cero. Nuestra meta hoy es superar los 3 mil millones de pesos que tuvimos el año pasado. Mientras el FAIS, calculó, podría estar en alrededor de 700 millones de pesos, y el Fondo Metropolitano en cerca de 3 mil millones.

Mancera Espinosa expone que la izquierda siempre debe seguir una línea política de apoyo a la gente, pensar en sus necesidades y en la forma en que se pueden atender, y recuerda que su administración destina casi 70 por ciento de su presupuesto a programas sociales.


No oculta su emoción al hablar de los programas que puso en operación en los pasados 15 días: Mi primer trabajo, en el que hay inscritos ya más de 8 mil jóvenes y alrededor de 30 empresas han expresado su interés por sumarse a éste, y Médico en tu casa, en el que doctores y enfermeras han comenzado a recorrer las calles de Iztapalapa, casa por casa, para saber cómo están sus moradores y qué necesitan. Es algo que nunca se había hecho.

Asegura que no tiene ningún problema en reconocer lo hecho en materia social por sus antecesores. De hecho, comenta que absolutamente todas las veces que habló de la pensión de los adultos mayores mencionó a Andrés Manuel (López Obrador), porque él inició este programa. Explica que mantener una línea apartidista le permite tener diálogo con todos, aunque remarca que tiene claro cuál es el proyecto que lo llevó a la jefatura de Gobierno y cuál es la vocación de la ciudad de México, por eso impulsa el concepto de Capital Social, porque en éste encontrarán beneficios de impacto para la población.

Advierte que sería un gravísimo error que quien llegara al gobierno de la ciudad pretenda cambiar esto, porque la ciudadanía lo tiene ganado, amarrado, consolidado... No veo manera.

Dice que si bien es cierto que no milita en un partido, sí tengo una idea y una convicción de qué queremos hacer.

Evade entrar en confrontación con quienes aseguran que no conocía los proyectos para la ampliación de las líneas 4, 9, 12 y A del Metro. Estos proyectos los llevé yo, y tan los llevé que si no no estaría la prolongación de la línea 9, de Tacubaya a Observatorio, y de la 12, de Mixcoac a Observatorio. Vamos a tener una cobertura integral y además con visión. Pedimos que el tren suburbano que vendrá de Toluca a Observatorio tuviera una parada en Santa Fe y que la tarifa fuera razonable. Espero que ese compromiso se cierre pronto, reviró.

Sobre la decisión de incrementar de tres a cinco pesos el boleto del Metro, el jefe del Ejecutivo en la capital argumenta que de no haberlo hecho seguiría el deterioro de la infraestructura del Sistema de Transporte Colectivo, con más trenes descompuestos y sin un sistema de comunicación en vías que permitiera atender una emergencia, entre otras cosas.

Lo que no podía hacer es seguir con esa línea y permitir que continuara deteriorándose el Metro porque no había dinero, expone, y admite que otra opción hubiera sido decir al Presidente: necesito que me des 4 mil millones de pesos más, sólo para el mantenimiento del Metro cada año. A ver cuándo me los da, o sea, sin ese subsidio no hubiéramos podido transitar.

Reitera que en lo que resta de su gestión no va a subir el boleto del Metro. El que sigue o la que siga que se aviente el paquete.

Tarjeta especial para jóvenes

Anticipa que habrá una tarjeta especial del Metro para los jóvenes, quienes pagarán sólo tres pesos por viaje. Es una población muy sensible, muy numerosa, a la que queremos apoyar directamente. Ahora daría un número aventurado, pero estaríamos hablando de 130 o 140 mil estudiantes de preparatoria y universidad.

Mancera Espinosa no rehúye tocar el tema del cierre de 11 estaciones de la línea 12 del Metro. Refiere que hay varias aristas: tener la certeza de lo que pasó, determinar los tramos de responsabilidad y arreglarla. Por ahí escuché a alguien que dijo que se debería seguir el ejemplo de Medellín, Colombia, donde hubo un problema casi igualito de desgaste ondulatorio y nunca la cerraron, pero no dicen que tardaron nueve años en arreglarla y allá la tarifa es de 12 pesos o por ahí. Por lo que hacer ese tipo de comparaciones me parece fuera de lugar.

Acepta que su plan era que se pudieran abrir algunas estaciones antes de su informe, pero no me voy a precipitar y decir ahora se abre, sin importar cómo esté o qué rechine. Prefiero que digan que no lo pude hacer.

En su opinión, antes de inaugurar la línea dorada, en octubre de 2012, se debieron tomar en consideración algunas cosas.

–Pero se detectaron irregularidades no sólo en la planeación y el diseño, sino también en la operación de la línea.

–Sí. En el primer mes los manuales de operación no eran los adecuados y, obviamente, se están analizando los tramos de responsabilidad que corresponden a esta administración”, expone.

Anuncia que las auditorías que lleva a cabo la Contraloría General del Distrito Federal se van cerrando, por lo que en esta semana se darán a conocer los nombres del primer bloque de responsables. Alguien dijo que la Auditoría Superior de la Federación ya había palomeado todo, yo nada más les digo que hay responsables que derivan de observaciones directas de este órgano de fiscalización, precisa.

–¿No hay intocables?

–Los intocables ya no están ni en el programa (de tv).

Vamos por la reforma política

Mancera Espinosa confía en que la palabra empeñada del Presidente de la República servirá para que antes de 2015 se concrete la tan anhelada reforma política del Distrito Federal. De hecho, anticipa que antes de concluir septiembre los senadores retomarán este debate.

Considera que la crispación que había por la aprobación de la reforma energética y sus leyes secundarias, así como la de telecomunicaciones, hacía que el ambiente no fuera propicio para esta discusión. Esperamos que haya un debate propositivo para concluir la reforma política.

Refiere que la fracción del Partido de la Revolución Democrática tomará como base el documento que él entregó, ya que así se ha venido trabajando. He hablado con el senador priísta (Emilio) Gamboa y encontré una respuesta positiva. Así que yo creo que hay condiciones. Lo cierto es que en el PAN no hay consenso, porque ellos querían hacer planteamientos que no van con la vida política de la ciudad de México, desglosó.

En la primera fase se busca concretar la reforma política en su base constitucional, y posteriormente se hará la convocatoria para elaborar lo que sería la primera constitución de la ciudad de México.

Con relación al minisalario, Mancera Espinosa dice que ya manifestó al Presidente su interés por abrir el debate sobre este tema y que para el próximo año sea de 82.86 pesos al día, es decir, un alza de 23 por ciento, lo que permitiría a un trabajador satisfacer sus necesidades básicas a mediano plazo, mientras la meta final sería alcanzar, de manera gradual, al término del sexenio, 171 pesos.

Me dijo que iban a analizarlo, que había dado ya la instrucción, reveló.

En los próximos días, Mancera Espinosa entregará de manera formal a las cámaras de Diputados y de Senadores, así como a la Asamblea Legislativa, a los secretarios de Hacienda y Crédito Público, y de Trabajo y Previsión Social la Propuesta de la ciudad de México de política de recuperación del salario mínimo en México y en el Distrito Federal.


Miguel Ángel Mancera se niega a hacer un último anuncio, el de los cambios en su gabinete: Ya vamos a ir haciéndolos, concluye.