martes, 30 de septiembre de 2014

Larrea y su ‘Bestia’

El tren de Ferromex que recorre el país y transporta a miles de indocumentados hasta EU, significa un peligro por el nulo mantenimiento de Grupo México a su sector ferroviario, que domina el 70 por ciento las vías.


Además de los daños ambientales provocados por la explotación de minas, Grupo México es autor intelectual y material de otro de los principales problemas del país: la industria ferroviaria.

El dominio del 70 por ciento de los ferrocarriles de México significa casi el monopolio y un negocio redondo, ventajoso y hasta exclusivo del consorcio presido por el segundo hombre más rico de la República Mexicana, Germán Larrea Mota-Velasco.

A través de sus empresas subsidiarias Ferromex y Ferrosur, solo deja el 30 por ciento a otras compañías y domina los ferrocarriles de carga que conectan la frontera norte y sur del territorio nacional.

Mejor conocida en el sureste del país como “La Bestia”, en este convoy Grupo México transporta productos agrícolas, industriales, mineral, autopartes, químicos, metales y cemento.

Y de manera informal, también traslada a un alto porcentaje de migrantes centroamericanos que año tras año buscan alcanzar el sueño americano trepados en los trenes de carga que llegan hasta Mexicali, Nogales, El Paso, Ojinaga y Piedras Negras.

De acuerdo con una serie de estudios legislativos, las rutas férreas no han crecido ni el 1 por ciento desde la época de Porfirio Díaz; en consecuencia, las vías presentan un importante desgaste y falta de mantenimiento.

Por eso La Bestia circula a menos de 26 kilómetros por hora y llega a tardar hasta 30 días en llegar de Coatzacoalcos, Veracruz, Salina Cruz, o por vías de otra empresa a la  frontera norte.

Para evitar más descarrilamientos y que los migrantes aborden el tren en cualquier parte del país, el Gobierno Federal anunció recientemente una inversión de 6 mil 58 millones de pesos en beneficio de Ferromex, Ferrosur, FC del Noreste y Chiapas-Mayab.

Mientras que empresas como Grupo México, a través de sus dos subsidiarias,  recibieron ingresos anuales por 24 mil 128 millones de pesos, según el informe 2013 de la compañía de Larrea.

Por el abandono de la industria, y ante la negativa de crear transporte de pasajeros, la Cámara de Diputados aprobó diversas reformas a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario. Estas  buscan incentivar de trenes de pasajeros, así como inhibir prácticas desleales; pero es un tema que está atorado en el Senado de la República desde principios de año.

En resumen, no permite la aparición de nuevas rutas, genera una competencia desleal y no invierte en mejorar su infraestructura.

El imperio

Fue en el sexenio de Ernesto Zedillo cuando se privatizó Ferrocarriles Nacionales y en su lugar se crearon empresas ferroviarias: las tres principales fueron Ferromex, Ferrosur y Kansas City Southern de México.

La primera, propiedad de Grupo México; la segunda, filial de Grupo Inbursa, que pertenece a Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo. Y la tercera de origen estadounidense.

Para combatir a su principal competidor (Kansas City) decidieron fusionarse en el 2005 y tras un largo litigio de seis años, promovido por la Comisión Federal de Competencia, ganaron.

La Comisión Federal de Competencia determinó en 2009 una multa de 400 millones de pesos por considerar que esa asociación implicaba una práctica monopólica.  

Actualmente, la División de Transporte de Grupo México está representada por Infraestructura y Transportes México, S.A. de C.V. (“ITM”), y sus subsidiarias Grupo Ferroviario Mexicano, Ferromex, Ferrosur, Intermodal México y Texas Pacífico.

Con ello tiene en su poder la compañía ferroviaria más grande en México, ya que  cuenta con una red de más de 10,500 kilómetros de vía y un total de 780 locomotoras.

De acuerdo con su informe anual 2013, Germán Larrea posee el 74.9 por ciento de las acciones de su rama ferroviaria, mientas que el consorcio de Slim se quedó con el 25.1 por ciento de participaciones.

Ferromex tiene 593  trenes y Ferrosur 172, así como una plantilla laboral de 10 mil trabajadores, con lo cual lograron transportar 51 mil 54 millones de toneladas.

Su fuerte es el transporte de minerales que provienen de sus propias minas, haciendo de ello un negocio redondo, ya que sus competidoras le tienen que pagar para usar sus rutas de transporte.

De acuerdo con diputados federales, por eso no les interesa mejorar las condiciones de sus trenes en el sur de la República Mexicana, que es donde comienza la travesía de los migrantes.

En cambio, otro sector que es de prioridad para la transnacional, está situado en el norte del país, donde quienes más requieren de sus servicios son las armadoras automotrices.   

La historia del ferrocarril se remonta a 1876, cuando Porfirio Díaz otorgó contratos a empresas extranjeras para construir las vías que conectarían al centro del país con la frontera estadounidense, el Golfo de México y el Pacífico.

Y desde entonces los kilómetros de vías edificados prácticamente son nulos, pues representan menos del 1 por ciento.

El cuento de nunca acabar

Grupo México opera un monopolio en torno a la minería y el ferrocarril, que es solo un andamiaje de su fuente de ingresos. Por eso la industria ferroviaria está en el abandono.

Así define la historia reciente de los ferrocarriles mexicanos la diputada federal Purificación Carpinteyro, que llegó a San Lázaro por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En entrevista con Reporte Indigo explica que el sistema ferroviario es uno más de los servicios que carecen de competitividad y que por ende, presenta un importante rezago.

“Es impresionante que el incremento de vías sea prácticamente nulo a pesar de la extensa geografía del país, y que ahora solo existan trenes de carga con precios que no son competitivos”.

Explica el hecho de que no haya trenes de pasajeros y sí de carga, de una forma sencilla: se debe a que los trenes están en manos de la industria minera, cuya prioridad es transportar sus minerales.

Al afirmar que México es un país de monopolios, detalla que si se prestara atención a todos los rubros, seríamos el principal exportador de flores a Estados Unidos, y no Holanda y Colombia.

“No me explico cómo estando tan cerca, y teniendo trenes, les otorgue más ganancias a los productores que envían flores  en aviones. Eso es un símbolo de que estamos mal en ese rubro”.

Y es que de acuerdo con diversos análisis, las tarifas de transportación férrea son superiores a las de Europa, lo cual denota que los dueños de la industria no tienen interés en los demás sectores.

“En el caso de la minería hay una alineación vertical en la cadena de valor, porque quien tiene la extracción minera, tiene la concesión del ferrocarril y así mantiene una ventaja competitiva”.

Detalla que la privatización del ferrocarril se dio en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y se concluyó en el Ernesto Zedillo, fortaleciendo las empresas de Carlos Slim y Germán Larrea.

Por último, lamenta la falta de infraestructura para trenes rápidos de pasajeros que conecten ciudades importantes, con mejores tecnologías y menores índices de contaminantes.

El tren de los migrantes

Son cuatro las empresas que operan “La Bestia”, el tren de carga que atraviesa de sur a norte el territorio nacional con centenares de migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos de Norte América.

El sistema ferroviario de carga en México cuenta con un total de 23 mil 804 kilómetros de vía , pero el paso de los indocumentados se da por los trenes de las empresas Ferromex, Ferrosur, Kansas City Southern de México y Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec.

Por las vías de esta última empresa es donde más accidentes se han registrado. En los últimos meses se habla de seis descarrilamientos que han dejado varados miles de migrantes.

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones, al año pasan más de 400 mil migrantes centroamericanos, casi todos, montados en La Bestia.

Y es que la ruta del tren sale de las zona sur del país y desemboca en la frontera norte. En el caso de Ferromex, hay cinco puntos por donde se puede llegar a los límites con Estados Unidos de Norte América.

Estos son: Mexicali, Nogales, El Paso, Ojinaga y Piedras Negras y hacia el sur, sus trenes parten desde Coatzacoalcos, Veracruz, Salina Cruz.

Por eso la empresa de Germán Larrea se convierte en el tren de preferencia de los indocumentados, pese a sufrir maltrato, robos, secuestros y cualquier tipo de extorsión.

Al respecto, Cristina Auerbach, de la asociación Familia Pasta de Conchos, afirma que Grupo México debe ser investigado por el cruce de migrantes y la ola de abusos que sufren en su trayecto al vecino país del norte.

“Es curioso que supuestos integrantes de cárteles mexicanos se suban a La Bestia y dejen sin nada a los indocumentados, que los bajen y hasta los secuestren y que a los trenes no les roben nada”.

“En los convoyes llevan mercancía que nunca es sustraída. Se trata de un tren que no detiene su paso aunque un vehículo se interponga entre las vías y los supuestos narcos puedan subir y bajar en cualquier momento. Necesitamos que eso se investigue”.

Ese es, simplemente el viacrucis de los indocumentados en su paso por La Bestia…

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: JONATHAN VILLANUEVA.