jueves, 11 de septiembre de 2014

Hallan cultivo de coca en Chiapas

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: STAFF

Autoridades localizaron por primera vez en México un terreno con plantas de coca, un indicio de que los cárteles mexicanos no quieren limitarse a solo procesar y traficar cocaína.


IMAGEN TOMADA DEL
SITIO DE REPORTE INDIGO
Soldados y agentes federales encontraron esta semana mil 639 plantas de coca en Tuxtla Chico, Chiapas, un municipio localizado a 15 kilómetros de distancia de Tapachula.

Esta es la primera vez que autoridades encuentran cultivos de coca en México, lo que algunos expertos ven como un posible intento de los grupos criminales por desarrollar este tipo de cultivos en el país para independizarse de sus proveedores en Sudamérica.

“Es la primera ocasión que se descubre este tipo de hojas en México”, dijo el general Sergio Martínez, comandante de la 36 zona militar con sede en Tapachula.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito también señaló que esta es la primera vez, pues solo se habían encontrado laboratorios para transformar la pasta base de coca en clorhidrato de cocaína.

“Es un descubrimiento bastante preocupante”, dijo a The Associated Press (AP) Antonio Mazzitelli, representante en México de esa oficina de la ONU. 

¿Tierra fértil?

Un agente de la Procuraduría General de la República, que pidió no ser identificado por no estar autorizado a hablar públicamente sobre el caso, dijo a la AP que la localización del predio se dio a raíz de una llamada anónima, y después de haber interrogado a tres personas detenidas con 180 kilogramos de hoja de coca en un domicilio de Tapachula.

El agente dijo que las plantas ya estaban crecidas y que podría tratarse de “un experimento a pequeña escala para ver si hay posibilidades de replicar” el cultivo de plantas de coca en México.

Las plantas de coca son nativas de Sudamérica pero el arbusto es muy resistente y puede crecer prácticamente en cualquier lugar con las condiciones climáticas adecuadas.

“Crece bien en cualquier lugar donde, digamos, el té puede crecer”, comentó Paul Gootenberg, autor del libro “Andean Cocaine”.


Agregó que cultivar coca puede volver a un grupo de narcotráfico más “integrado” porque controla toda la cadena desde la producción hasta el tráfico, pero a la vez “más débil” porque si las autoridades lo golpean en la producción lo dañarían más que antes, cuando la materia prima era obtenida de proveedores en Sudamérica.