jueves, 19 de junio de 2014

Visos de narcopolítica: equipo de Fausto Vallejo vinculado con el crimen organizado

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0.
AUTOR: PALOMA MONTES GARCÍA.

(18 de junio, 2014).- El proceso electoral de 2011 en Michoacán estuvo marcado por la presencia del crimen organizado. Días después de la realización de los comicios, Luisa María Calderón y Silvano Aureoles, candidatos a la gubernatura, anunciaron que pedirían la anulación ante el Instituto Electoral de Michoacán (IEM).

Entre los argumentos esgrimidos se encontraban las amenazas que algunos narcotraficantes realizaron a los votantes para que sufragaran en favor del candidato priísta Fausto Vallejo. Aunque las acusaciones no prosperaron, la duda sobre el vínculo entre el candidato priísta y la delincuencia persistió.

En abril de 2013, a sólo un año de iniciado su gobierno, problemas de salud obligaron a Vallejo a solicitar una licencia ante el Congreso estatal, quien lo concedió por un lapso de 60 a 90 días. En su lugar, como gobernador interino, permaneció el secretario de gobierno Jesús Reyna.

Las dificultades para recuperarse del trasplante de hígado propiciaron un aumento en el periodo de licencia del gobernador, mismo que fue ampliado a 180 días.

En octubre de 2013, el regreso de Fausto Vallejo parecía momentáneo. La situación de violencia en el estado y el deterioro físico del gobernante michoacano ponían en duda la permanencia del priísta en el cargo hasta el final del periodo.

A media discusión, un video apareció en internet. En él, Servando Gómez “La Tuta”, líder de los Caballeros Templarios señalaba a Luisa María Calderón como la única persona que tuvo acercamiento con ellos durante las campañas de 2011.

Al igual que en las acusaciones sobre Vallejo, el tiempo diluyó el tema y Luisa María Calderón permaneció en su cargo como senadora.

En enero de 2014, ante la agudización del conflicto en Michoacán, Alfredo Castillo fue nombrado Comisionado por la Seguridad y el Desarrollo Integral en el Estado de Michoacán. La decisión del gobierno federal, fuertemente cuestionada por atentar contra el federalismo, se interpretó como una solución ante la debilidad política del michoacano.

Tres meses después, Jesús Reyna fue detenido por vínculos con el crimen organizado.

El fin de semana pasado, mientras Vallejo se encontraba en Estados Unidos por un chequeo médico, se difundió una fotografía de su hijo Rodrigo, donde aparece en compañía de “La Tuta” y dos hombres más que aún no son identificados.

Hoy, Fausto Vallejo anunció a través de su cuenta de Twitter que renunciaría al cargo por cuestiones de salud.

En la primera entrevista tras enterarse de la noticia, Miguel Barbosa Huerta, coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en San Lázaro señaló: “Es un asunto político y también de salud. Creo que es lo correcto, más por las revelaciones que están saliendo en torno a que su hijo tiene vinculaciones con el crimen organizado”.

El diputado perredista recordó que muchas personas ya habían mencionado con anterioridad que el gobernador Vallejo había llegado al cargo por medio de una alianza en la que participó el crimen organizado. Por ello, instó a que la investigación sobre su hijo continúe: “no es porque yo sea cruel, es un asunto que así debe de ser (…) no porque esté muy enfermo se le va a exonerar de cualquier responsabilidad”.

Al respecto de los motivos detrás de la renuncia, el coordinador parlamentario explicó: “Creo que estaba pactado, todos lo vimos así. Desde que él dijo que se separaba del cargo para ser atendido, sabíamos que ya no regresaba”.

La Constitución del Estado de Michoacán establece en su artículo 57 que en caso de falta absoluta del Gobernador durante los primeros dos años de gobierno, el Congreso deberá designar un interino y, posteriormente, convocar a elecciones. Sin embargo, si la ausencia se diera tras dos años de gobierno, el Congreso designará un sustituto que deberá terminar el periodo.

Ante el comentario de una reportera sobre las ventajas que ofrece la renuncia en este momento, el perredista indicó: “Esperaron los dos años, es preferible asumir así. Una decisión de otra naturaleza hubiera afectado más la gobernabilidad y la paz social en Michoacán”.

Con base en la legislación michoacana, comienza a especularse sobre los posibles sustitutos de Vallejo. El coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo, comentó que el problema de Michoacán no son los nombres ni la personas, “sino el grado de deterioro que tienen las instituciones de gobierno, el desprestigio, la poca credibilidad y la ausencia de autoridad y de gobierno que se percibe, ese es el reto de quien designe el Congreso local”.

Sobre la salud de Vallejo, el ex candidato argumentó: “Desde un inicio el PRI le mintió a los michoacanos cuando sacaron a Fausto como candidato a sabiendas de que tenía problemas severos de salud. A eso súmale los escándalos por  vínculos con el crimen organizado de todo el equipo de gobierno. Esto era lo único que le faltaba a Michoacán”.