viernes, 27 de junio de 2014

Tribunal Electoral ahora pide 100 mdp para nueva Sala y nuevos magistrados

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: REDACCIÓN.

“Necesitamos atender no sólo la cuestión humana; requerimos local, escritorios, computadoras y sueldos para quienes la integrarán; además, va a ser una sala muy importante, ya que tendrá contacto directo con el Instituto Nacional Electoral (INE), pues va a resolver los llamados procedimientos especiales sancionadores”, dijo Alejandro Luna Ramos, presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Debido a esto, argumentó, se solicitará a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) 100 millones de pesos más, para poner en funcionamiento la Sala Regional Especializada en sanciones, una vez que esta fuera aprobada con la reforma político-electoral.

Si bien la cantidad solicitada aún se encuentra en proceso de ser definida, Luna Ramos explicó que 100 millones son lo que estipula se requerirán para tal efecto, los cuales serán utilizados únicamente para el último trimestre de este año, para pagar la renta del local y el mobiliario, las remuneraciones de los nuevos tres magistrados y el personal que se requiera.



El pasado miércoles 25 de junio, en el Diario Oficial de la Federación se publicó la lista de los 18 aspirantes que se propondrán al Senado para conformar tres ternas para ocupar los puestos de esta Sala Especializada, que tendrá su sede en la Ciudad de México.

A pregunta expresa, el magistrado negó que esta solicitud se vincule con el haber de retiro que se incluyó para los jueces y magistrados del TEPJF.

“Es una cuestión totalmente distinta; el tribunal le dio punto final desde hace mucho tiempo (al haber de retiro); renunciamos expresamente a dicho beneficio, no obstante que nosotros no lo habíamos solicitado jamás”, afirmó.


Pero por otro lado, señaló que el dinero es necesario porque el funcionamiento de la Sala se torna “urgente”, puesto que se encargará de los procedimientos de sanciones en tanto se llevan a cabo los procesos electorales, y los magistrados se enfocarán a las llamadas “campañas negras”, pese a que la Sala Superior seguirá siendo el órgano comicial a quien le corresponderá la dictaminación final en las resoluciones.