lunes, 2 de junio de 2014

Tamaulipecos reciben a Peña con protestas y le exigen seguridad

FUENTE: PROCESO. 1 JUNIO 2014
AUTOR: REDACCIÓN.

MÉXICO, D.F: En el marco de la visita del presidente Enrique Peña Nieto a Tamaulipas, ciudadanos del sur de esa entidad salieron a las calles a pedirle el regreso de la paz y la seguridad.

El mandatario encabezó hoy la ceremonia conmemorativa por el Día de la Marina en el puerto de Tampico.

Cientos de personas vestidas de blanco, pertenecientes a diversos movimientos, se congregaron con pancartas en la zona de escolleras de Playa Miramar para pedirle a Peña que ponga fin a la violencia que azota al estado, generada por las pugnas entre los cárteles del narcotráfico.

En ese punto esperaban que el presidente pudiera observarlos cuando pasara a bordo de un barco, en aguas del Golfo de México, desde donde lanzaría una ofrenda floral por el Día de la Marina.



Los manifestantes gritaron “Tampico, Madero, la paz es primero” en el momento en que observaron una embarcación pasar frente a ellos. No obstante, el mandatario no viajaba en ella.

En las pancartas destacaban leyendas como “Peña Nieto, por tu ignorancia y corrupción vivimos con terror en Tamaulipas”.

Minutos después los inconformes comenzaron a retirarse paulatinamente.

Elementos de fuerzas federales vigilaron la zona con recorridos terrestres y aéreos.

Peña Nieto encabezó la ceremonia de honores a la bandera tras arribar al aeropuerto internacional Javier Mina de Tampico alrededor de las 13:50 horas.

El mandatario anunció el lanzamiento de un plan, basado en cuatro acciones, para el resurgimiento del sector marítimo nacional que contempla cuatro acciones.

Una de ellas es un marco normativo para proteger a los puertos; la ampliación y modernización de la infraestructura portuaria; el fomento de la actividad pesquera; y la modernización de la plataforma marítima.

Luego Peña Nieto se dirigió a la terminal marítima de Petróleos Mexicanos donde abanderó dos buques del sector marítimo: Seacor Cabral y Seacor Columbus.


En sus discursos, el mandatario no mencionó las protestas de los ciudadanos que exigen un freno a la inseguridad en Tamaulipas.