lunes, 30 de junio de 2014

Promueve Duarte como magistrado a subprocurador ligado al narco

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: NOÉ ZAVALETA.

XALAPA, Ver. (apro).-El subprocurador en esta capital, Marco Antonio Lezama, fue promovido por el gobernador Javier Duarte como magistrado, pese a que al funcionario encara un “juicio administrativo” de la propia PGJ por presuntos nexos con Los Zetas, justo cuando fungió como subprocurador en Córdoba.

Lezama Moo rindió protesta esta tarde en el Congreso local, en donde los diputados de todas las fuerzas políticas pasaron por alto los antecedentes de este servidor público.

Ya investido como magistrado, Lezama Moo sería enrolado como togado del Tribunal Superior de Justicia estatal.



La revista Proceso, en su edición 1881, destacó un reportaje de Jorge Carrasco donde el periodista abordó la investigación ministerial 947/2012 VER-FIEAFTVS-10, abierta en la Subprocuraduría Regional de Justicia Zona Centro Veracruz por el “fiscal investigador especializado” Pedro Alberto Huesca Barradas –hoy desaparecido–, en donde se asienta la declaración ministerial de Cristopher Fuentes Letelier, El Chuletón; Gerardo Trejo Cruz, El Trejo, e Ignacio Valdez Ramírez, El Chilango, quienes se identificaron como integrantes de Los Zetas y señalaron a 10 funcionarios de la PGJ –entre ellos Leza Moo— como colaboradores a sueldo del cártel criminal.

“También trabaja para Los Zetas el licenciado Marco Antonio Lezama Moo, quien fue subprocurador en Córdoba del año 2008 a 2010”, exponen los sicarios.

Según el testimonio de Gustavo Cano Sánchez, El Moneneque, quien fue jefe de Los Zetas en Córdoba, éste pagaba a Lezama Moo 80 mil pesos mensuales:

“Nos entregaba los vehículos que nos aseguraban sin hacer ningún trámite, así como los tráileres y dejar (sic) en libertad inmediata a miembros de Los Zetas”.

Como muy cercano a Lezama Moo señaló a Lauro Ramos Olmos, quien era agente del Ministerio Público en Córdoba.

“Le pagamos la cantidad de 20 mil pesos mensuales. Se encargaba de entregarnos los oficios para liberar los vehículos asegurados y dejar en libertad a miembros de Los Zetas que fueran detenidos”, destacó el semanario en su número 1881.

Ya investido como magistrado, Marco Antonio Lezama rechazó tener vínculos con la delincuencia organizada:

“Eso no tiene nada que ver, se trató de un chisme nada más, puro chisme, ahí no hubo más que puro chisme, se trató de una vacilada, pues después de que salí de Córdoba ya habían pasado siete subprocuradores y no aparecía ningún policía judicial en el asunto, quién sabe cómo le hicieron para hacer ese tipo de cosas los de la revista Proceso”.

Visiblemente irritado, Lezama dijo que los señalamientos no “empañan” su nombramiento, pues detalló que el escándalo en el que fue involucrado quedó aclarado, en incluso agradeció la confianza otorgada por el gobernador Duarte al proponerlo como magistrado.


“Es una gran satisfacción que el señor gobernador me haya propuesto para este cargo, pues para todo abogado la culminación de su carrera es llegar a ser magistrado, y siento que me he preparado toda la vida para este cargo, he estado en muchas trincheras y haremos (sic) un buen papel para servir a los veracruzanos”, ofreció.