lunes, 2 de junio de 2014

Por omisión, Joel en la mira

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: JONATHAN VILLANUEVA.

El grupo encargado de deslindar responsabilidades del cierre parcial de la Línea 12 ve al director del Metro como uno de los culpables, y para ello tiene una lista de argumentos.

El informe preliminar de la Comisión Investigadora de las irregularidades en la Línea 12 prevé incluir entre los responsables de la suspensión del servicio a Joel Ortega.

De acuerdo con el análisis hecho por la comisión de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), es un hecho que la falta de mantenimiento fue una de las principales causas que ocasionaron el cierre temporal de 11 estaciones de la Línea Dorada.

El documento que delinea la ALDF indica que la responsabilidad de los funcionarios involucrados se da por acción u omisión, y en el caso de Ortega señalan la segunda hipótesis.

Con base en la información recopilada desde marzo, Ortega recibió la Línea 12 como director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, la operó más de un año y nunca denunció irregularidades.

Un punto emblemático de la presunta responsabilidad del titular del STC es que en enero pasado acudió a la Asamblea Legislativa a rendir un informe de actividades y tampoco alertó de la problemática.

En ediciones pasadas, Reporte Indigo dio a conocer que desde las primeras indagatorias se delineaban tres culpables: el exdirector de Proyecto Metro, Enrique Horcasitas; el exdirector del STC, Francisco Bojórquez, y a Joel Ortega.

El primero por tener a su cargo la construcción de la Línea 12; el segundo por la jugosa compra de 30 trenes a la empresa CAF, y el tercero por  no alertar  a tiempo o por utilizar el caso como una venganza contra el ex jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard.

Al caso de Ortega se suma otra complicación: no pertenece a ningún grupo político de la ALDF y, por ende, las posibilidades de que lo cubran o le ayuden a salir ileso del conflicto son mínimas.

Los argumentos

De acuerdo con el predictamen, estos son los puntos que involucran a Joel Ortega:

>El titular del STC Metro nunca ha podido clarificar las razones que le llevaron a recibir de manera definitiva la Línea 12, si según sus mismas declaraciones la obra presentaba daños y vicios desde antes de su inauguración.

>Joel Ortega nunca entregó las bitácoras –solo las libranzas– de los trabajos de mantenimiento efectuados durante su gestión.

>El director del Metro incumplió con su compromiso de entregar un diagnóstico independiente sobre la situación de la Línea Dorada y se dedicó a dilatar la elaboración de los “estudios independientes”, que en realidad fueron hechos por empresas a las que se les han otorgado cuantiosos contratos, “lo que nos lleva a pensar que esos informes han sido controlados por el Ing. Ortega”.

> La ALDF presencia solo un juego de informes a medias, que le han permitido al director del Metro ir manipulando las conclusiones y la información presentada ante los medios y la opinión pública, cambiando sus dichos y llegando incluso al extremo de buscar generar temores infundados respecto de la seguridad en la operación del tramo de la Línea que aún se encuentra en servicio.

> Tras analizar los testimonios de todas las partes involucradas se ha evidenciado que la grave situación actual de la Línea 12 fue provocada por serias omisiones en el mantenimiento que el sistema requería, cosa que tanto el director del STC Metro, como el subdirector de Mantenimiento han buscado ocultar a toda costa.

> Durante cuatro meses, el consorcio constructor no tuvo acceso a las instalaciones de la Línea 12. Expertos y funcionarios del mismo STC Metro concuerdan en que este fue el principal agravante del desgaste actual de las instalaciones de la Línea. 

La falta de engrase de rieles, que no se hizo a pesar de su evidente necesidad, la falta de corrección de la problemática de las curvas 1 y 2 de las vías y un incorrecto e insuficiente esmerilado de rieles por falta de maquinaria adecuada, son solo algunos de los aspectos que influyeron en el deterioro de las vías y que ahora son presentadas como soluciones, cuando debieron ser parte del mantenimiento cotidiano de la Línea.

>Mediante declaraciones y afirmaciones, tanto ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal como en medios de comunicación, el director del Metro aseveró que la situación de la Línea 12 era provocada en su totalidad por una falla endémica y estructural, cosa que no ha podido mantener ni demostrar.

>Su dicho de que el problema fundamental del desgaste ondulatorio fue la incorrecta inscripción entre la rueda y el riel no se sostiene técnica ni empíricamente, así los han mostrado diversos estudios, entre los cuales están el de contacto y fuerzas, con perfil nuevo y desgastado, que arrojó que los niveles de esfuerzos verticales y longitudinales se mantuvieron siempre en niveles aceptables para operación. 

El costo político

En síntesis, los legisladores, que pidieron mantener el anonimato hasta el miércoles próximo, coinciden en que es responsabilidad del Metro dar mantenimiento a trenes y vías con independencia de los contratos con empresas.

Y sobre el dictamen de Michel Lannoye, que dio a conocer Reporte Indigo desde el 18 de febrero de 2014, consideran que pudo estar manipulado por el titular del Sistema de Transporte Colectivo.

“Esto, se puede apreciar claramente en el caso de Alstom, empresa asociado con TSO (Tricaud Societè Organisè) y de la cual es dependiente SYSTRA, compañía encargada de realizar el último de los múltiples diagnósticos a la Línea 12.

“Vale la pena además recordar que SYSTRA tiene un oscuro historial en el Metro, toda vez que fue la encargada de certificar la Línea B, la cual posteriormente presentó fallas que tardaron once años en poderse corregir.