martes, 24 de junio de 2014

El naufragio de Oceanografía

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ARMANDO ESTROP.

Un informe confidencial de la Comisión Nacional Bancaria de Valores en poder de Reporte Indigo, revela que Amado Yáñez no actuó solo. Al menos 10 empleados de Banamex falsearon documentos para prestarle hasta 500 millones de dólares.

Amado Yáñez es hoy evidentemente una paradoja de la justicia mexicana.

El dueño de la empresa Oceanografía está libre bajo fianza a pesar de que existe un dictamen de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) que establece que el fraude a Banamex se hizo con dolo.

No actuó solo. Tuvo al menos 10 personas al interior de Banamex que le ayudaron a falsear documentos relacionados con Pemex para poder obtener líneas de crédito.

El dinero nunca fue para financiar las presuntas obras de Pemex Exploración y Producción (PEP). En realidad el dinero fue para satisfacer los gustos y caprichos de Amado Yáñez.



La CNBV emitió el 29 de abril el dictamen sobre el expediente 211.464. 2014/DD/010 enviado a la Subprocuraduría Fiscal Federal de Investigaciones. 

Con el número de oficio 211-3/135448-MM/2014, clasificado en base en la Ley de Transparencia por 12 años, establece la culpabilidad del empresario, sus socios y los empleados del banco, luego de que se estudiara el mecanismo con el que se obtuvieron los créditos. 

Y a pesar de que en su declaración ministerial Amado Yáñez ha querido inculpar a Martín Díaz Álvarez –sobrino del exsecretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz–  él no es mencionado en los documentos.

Díaz es socio con el 20 por ciento de las acciones de Oceanografía, sin embargo al realizar la investigación con los documentos del banco y de la empresa, no se puede establecer que alguna de las líneas de crédito haya sido gestionada por él.

El documento, del que Reporte Indigo tiene una copia, es contundente contra Amado y sus otros socios:

“En opinión de esta Comisión Nacional Bancaria y de Valores (…) determinó que los ciudadanos Amado Omar Yáñez Osuna o Amado Yáñez Osuna, administrador único de OSA; Jorge Terán Vanoye, director de Proyectos de Mantenimiento Integral o superintendente de Construcción de OSA; Juan Carlos Tapia Cárdenas, representante técnico de OSA; Joaquín García Gómez, representante de OSA y Alberto Duarte Martínez, superintendente de Construcción de OSA, conocieron, consintieron , implementaron y ejecutaron la conducta dolosa encaminada a proporcionar datos falsos sobre la veracidad e idoneidad de las Estimaciones de Obra y la Relación de Derechos de créditos a descontar, que fueron materia de la presente opinión, para la obtención de crédito en Banamex, lo que le generó un quebranto patrimonial a dicho banco acreedor por 455 millones 281 mil 729 pesos,  que se encuentra inmerso en el registro contable del daño patrimonial por 5 mil 234 millones de pesos.

“Esto a sabiendas de que con dicha falsedad se generaría, como en efecto ocurrió, el quebranto patrimonial en cita”.

Firmado por José Alfredo Solorio Zavala, director de sanciones de la CNBV, se asegura que la conducta de los empresarios se tipifica bajo el artículo 112 de la Ley de Instituciones de Crédito, en donde de acuerdo al monto defraudado son los años de prisión que se impondrán, y pueden alcanzar hasta 8 años.

Los cómplices

Según el dictamen, los directivos de Oceanografía no operaron solos. Aprovecharon la ayuda y la influencia de empledos de Banamex

Amado Yáñez insiste en que el cerebro financiero del fraude fue su socio Martín Díaz.

Así se establece en su declaración ministerial en donde en reiteradas ocasiones lo menciona como el encargado de la tramitación de créditos, llevar la defensa legal y contratar los despachos contables.

“Él veía de forma exclusiva la gestión de todo lo relacionado con las finanzas de la empresa, él integraba los expedientes de manera personal  y se apoyaba como dije en Zidael Terán”, declaró el 10 de junio.

Sin embargo en el documento de 77 hojas la Dirección General de Delitos y Sanciones de la CNBV se establece que los empresarios no operaron solos. Tuvieron ayuda desde el interior del banco y nunca mencionan a Zidael Terán.

La ayuda para estas operaciones fraudulentas vino de al menos 10 empleados de todos los niveles dentro de la institución: 

Emilio Granja Gout, director de Banca Corporativa; Alfonso Ortega Brehm, director Trade; Juan Pablo Añorve Borquez, subdirector de Banca Corporativa; Erik Cervantes Murillo, analista de Negocios; Vanesa Maricela Ramírez Segura, product manager; Sergio Torres Lebrijia, Channel Finance Head; José Ángel Castillo Guerrero, Transactions SC Senior Supervisor; Ricardo García Salgado, Transactions Svs Senior Supervisor y Angélica Ruíz Martínez, Transactions Svs Associate 2; Guillermo Pérez Elizundia, Channel Finance Product Head fueron quienes desde dentro operaron para beneficiar a la polémica empresa.

Todos estos empleados, de acuerdo al dictamen oficial: “Conocieron, consintieron e implementaron la conducta dolosa encaminada a autorizar o realizar operaciones a sabiendas de que estas resultaran en quebranto al patrimonio de Banamex. Lo que se materializó al permitir mediante acción u omisión que OSA emitiera estimaciones de obra apócrifas  a Banamex,  para ejercer la línea de crédito autorizada para el uso de OSA, lo que generó un quebranto patrimonial a dicho banco acreedor por 455 millones 281 mil 789 pesos”, dice el documento.

Además de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores advierte que, igual que los empresarios y socios, los trabajadores de Banamex caen en la violación al artículo 112 de la Ley de Instituciones de Crédito y están expuestos a sanciones que leyes puedan aplicarles por la comisión de otros delitos.


En su comparecencia en el Senado de la República el viernes, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, adelantó que la dependencia a su cargo presentaría nuevo cargos en contra de Amado Yáñez.

“De una por una. Si hubiera hecho eso en el caso de Elba Esther no tendría más elementos, los estoy presentando de uno por uno, y de esa manera que no me vuelvan a hacer lo que me hicieron con Caro Quintero”, dijo Murillo.

Y es que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores tiene a detalle todo el entramado de cómo fue que le empresa falseó siete estimaciones de obra para realizar su ahora conocido fraude.

La operación para falsear

Para obtener el recurso fruto del fraude se implementó una operación en la que se falseaban documentos en varias etapas. 

Y es que aprovechando que Oceanografía cedió los derechos de cobro a Banamex mediante una operación de factoraje,  se pudo hacer el esquema –con la ayuda de los empleados del banco– para obtener dinero para obras contratadas con Pemex Exploración y Producción (PEP),  inexistentes.

En el documento de la CNBV aparecen 11 estimaciones de obra apócrifas emitidas entre el 26 de noviembre del 2013 y el 10 de febrero del 2014. 

La operación normal debía ser que un empleado del banco recogiera estos proyectos con sus respectivos montos en la sucursal de Villahermosa, y se enviaba a las áreas de producto y de operaciones de Banamex.

El área de producto hacía una revisión en donde verificaba que las estimaciones correspondieran a los contratos de Oceanografía con Pemex y que estuvieran dentro del plazo del contrato.

Posteriormente se le entregaba el visto bueno por parte del Centro de Operaciones de Factoraje Financiero. 

Después, cuando Petróleos Mexicanos realizaba el pago a Banamex,  se enviaba al Centro de Operaciones de Excelencia del banco un archivo con toda la documentación y así poder hacer el pago a la empresa.

Esta sería a grandes rasgos la operación normal que se tendría que realizar. Pero como en todos los procesos se encontraban los empleados de Banamex que la investigación detectó que estuvieron involucrados, el proceso presentó irregularidades.

“De la revisión de la Guía de Operación se han encontrado disparidades importantes entre lo que se establece en dicha Guía de Operación y el proceso seguido en la operación diaria respecto de las operación de OSA”. 

El diario Reforma publicó la primera semana de junio que la PGR buscaba aprehender a los exdirectivos de Banamex, Alfonso Gerardo Ortega Brehm y Emilio González Gout, por presuntamente suscribir un contrato en el que el banco se excusaba de tener que verificar los documentos que entregara la empresa.

De acuerdo al diario, en la cláusula 5.8 del convenio se establecía: “En ningún momento Banamex tendrá la obligación o responsabilidad de determinar o comprobar que los documentos que evidencian los derechos de cobro son válidos y legalmente exigibles”, se presume dice el contrato paralelo.

Sin embargo en las declaraciones ministeriales de los otros empleados del banco –integradas en el dictamen de la CNBV– se establece que sí se tenían que verificar los documentos, sin embargo ellos por su posición jerárquica, no podían hacerlo.

Cómplices ¿por omisión?

Los siguientes empleados de Banamex ayudaron a Amado Yáñez, accionista mayoritario de Oceanografía, a conseguir la línea de crédito con el banco. Esto basado en la operación de factoraje que resultó, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en un fraude patrimonial por más de 5 mil millones de pesos por presentar estimaciones de obras falsas.

Juan Pablo Añorve Borquez
Subdirector de Banca Corporativa
> Es quien debió haber revisado los documentos y cotejarlos con los  funcionarios de Pemex Exploración y Producción y posteriormente enviarlos al Centro de Operación de Factoraje Financiero.

Vanesa Maricela Ramírez
Segura Product Manager de Banamex
> Omitió suspender el trámite porque faltaba la certificación de los documentos.

Guillermo Pérez Elizundia
Channel Finance Product Head de Banamex
> También omitió la suspensión del trámite ante la falta de la certificación del trámite por la ausencia del aval de Pemex Exploración y Producción

Erik Cervantes Murillo
Analista de negocios en Sucursal Banamex de Villahermosa, Tabasco
> Su trabajo era de ventas y sin tener la función específica para hacerlo,  recibía la documentación de estimaciones de obra de Oceanografía y la  enviaba al Centro de de Operación de Factoraje Financiero,  sin el aval de Pemex.

Ricardo García Salgado
Transactions Svs Sr Supervisor
> Debió suspender todo el proceso por no recibir el correo electrónico indispensable para poder llevar a cabo los trámites de pago.

Sergio Torres Lebrija
Director de Channel Finance Head
> Jefe de Guillermo Pérez y Vanesa Marisela Ramírez por lo que omitió supervisar el estricto cumplimiento de la revisión de las estimaciones de obra.

José Ángel Castillo Guerrero
Transactions Svs Sr Supervisor
> Debía revisar el monto de la operación y que estuviera registrado el Dictamen y la Mecánica Operativa y solo operar si recibía correo electrónico de Juan Pablo Añorve Borquez, el cual nunca recibió.

Guadalupe Angélica Ruíz Martínez
Transactions Svs Associate de Banamex
> Su función consistía en verificar la literalidad de los documentos por lo que debió suspender el trámite por no contar con el correo electrónico de Juan Pablo Añorve Borquez.

Emilio Granja Grout
Director de Banca Corporativa

> Se le imputa la revisión de haber sido omiso en la supervisión de todo el proceso para pagar las estimaciones de obra falsas.