miércoles, 28 de mayo de 2014

Obesidad cuesta a México 200 mdd anuales: OCDE

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: REDACCIÓN.

MÉXICO, D.F: A pesar de que el gobierno de México ha invertido en los últimos cinco años cerca de mil millones de dólares en tratamientos derivados de la obesidad, los resultados no han sido los esperados: los niveles de ese problema de salud reportan un aumento de 2 y 3% durante el mismo periodo.

Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el país requiere de una inversión aproximada de 3 mil 500 millones de pesos en programas de prevención, para evitar la muerte de 55 mil personas por factores diversos atribuibles a la obesidad.

Con base en tales cifras, la OCDE estima que el costo anual de la obesidad en México es de 200 millones de dólares en tratamiento médico para las personas que han tenido complicaciones causadas por este problema de salud.

Los programas de prevención individual podrían impedir hasta 47 mil muertes por enfermedades crónicas, pero la cifra podría llegar a 55 mil si se propone una estrategia integral.



La mayoría de esos dispositivos, precisó, costarían menos de 3 mil 500 millones de pesos (unos 270 millones de dólares) y se ahorraría una cantidad superior en gastos sanitarios.

Tras examinar una serie de programas de prevención, como el etiquetado alimentario, la autorregulación de la publicidad y las campañas en medios de comunicación, entre otros, la OCDE detalló que todos ellos serían rentables a largo plazo, si se tiene en cuenta que con los estándares internacionales se estima que cada año de vida ganado en buena salud tiene un valor monetario de aproximadamente 640 mil pesos.

Según los últimos datos disponibles, 32% de los mexicanos adultos son obesos, un nivel que entre los países de la OCDE sólo supera Estados Unidos, con 36.5%.

Desde el año 2000, esa tasa aumentó de forma constante, y lo mismo ocurrió con la de la proporción en sobrepeso, con más de cinco puntos porcentuales suplementarios hasta superar el 70%.

No obstante, la OCDE considera que México va por buen camino respecto a medidas para frenar ese problema de salud, las cuales han tomado en cuenta la aplicación de gravámenes a refrescos y alimentos chatarra, la regulación de la publicidad de los mismos y la mejora de la atención médica en esta materia.

Sobre ese punto, Ángel Gurría, secretario general del organismo, expresó que “México ha demostrado que es posible tomar medidas contundentes para hacer frente a esta epidemia, poniendo un buen ejemplo para países que enfrentan un desafío similar”.

Con base en los datos dados a conocer por la OCDE, los países que se encuentran en la misma situación que México en cuanto al incremento de tasas de obesidad infantil son Australia, Canadá, España y Suiza, pues el número de menores con sobrepeso también ha aumentado entre 2% y 3% en dichas naciones.

En contraste, este índice se ha mantenido en Inglaterra, Corea, Italia y Estados Unidos; sin embargo, destaca que en los dos últimos el problema es aún más serio, ya que uno de cada tres niños padece obesidad.


De acuerdo con la OCDE, la mayoría de los países ha logrado estabilizar las tasas de obesidad infantil, pero no las de adultos, y considera que el problema se debe en parte a la crisis económica que orilla a las personas de escasos recursos a comprar comida chatarra, que es barata y aporta muchas calorías, en lugar de nutrientes.