viernes, 9 de mayo de 2014

‘No nos vamos a desarmar’

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: CÉSAR CEPEDA.

La tensión aumenta en Michoacán. Tras la consignación de Jesús Reyna y la fractura interna de las autodefensas aparece el doctor Mireles. Y un día antes del plazo para el desarme asegura que no existen condiciones para que mañana depongan sus armas.

Un día antes de que concluya el plazo dado por el Gobierno federal para que termine el proceso de desarme de las autodefensas de Michoacán, el doctor José Manuel Mireles adelanta: no entregaremos las armas.

Entrevistado por Reporte Indigo, uno de los líderes de los grupos de civiles armados de Michoacán asegura que no existen condiciones para que los integrantes de las autodefensas depongan mañana sus armas como lo pretende el gobierno federal.

“Aparentemente el 10 de Mayo, el Día de las Madres para los mexicanos, se pretende que ese día se desarmen las autodefensas en Michoacán… pero no nos vamos a desarmar”, aclara el doctor Mireles.



De acuerdo al líder del movimiento guerrillero, el gobierno federal debe de cumplir con tres acuerdos a los que se comprometió antes de que los ciudadanos armados acepten entregar sus rifles y armas.

“El primer punto es la limpieza total de criminales del estado de Michoacán”, comenta Mireles.

“Están haciendo su trabajo, ya tienen al secretario de Gobierno detenido, algunos presidentes municipales, algunos diputados y han caído algunas de las cabezas del crimen organizado, pero el primer punto es la limpieza total del estado de Michoacán”.

El también vocero de las autodefensas del municipio de Tepalcatepec explica que el segundo punto que el Gobierno federal debe de garantizar en Michoacán –antes del desarme de los civiles– es el restablecimiento del estado de derecho en Michoacán.

“Nosotros entendemos que el restablecimiento del estado de derecho de Michoacán es una buena seguridad pública para los michoacanos y los mexicanos y una justa impartición de justicia”.

El otro acuerdo que no ha cumplido el gobierno federal, aclara el activista, es la liberación de los más de 100 integrantes de los grupos de civiles armados que están presos en cárceles de Michoacán por portar armas.

Este acuerdo incluiría también la liberación de Hipólito Mora, líder de las Autodefensas de La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán, acusado por homicidio y actualmente preso en Morelia.

Compromisos del gobierno

“El tercer punto es el compromiso de que tienen que liberar a todos los autodefensas que están en prisión por haber empuñado sus armas para defender sus vidas y las de su familia y su patrimonio”, dice Mireles.

“No es justo que estén presos los que defendieron sus vidas y los que han asesinado, secuestrado, ejecutado, extorsionado todavía anden libres con sus armas y todavía se den lujo de sentarse con los representantes del gobierno a almorzar y a comer. No es justo”.

Mireles justifica que hace un año pobladores de 36 municipios de Michoacán se hayan alzado en armas en contra del cártel de los Caballeros Templarios, que encabeza el narcotraficante Servando Gómez Martínez, “La Tuta”.

“Nosotros estamos haciendo lo que el gobierno del estado y el gobierno federal nunca tuvieron el valor de hacerlo por muchos años y lo vamos a seguir combatiendo hasta que se acabe todo esto”, asegura el activista.

“Nosotros sabemos que mañana o pasado nos van a matar, y que nuestra muerte va a quedar impune, por eso queremos adelantar y queremos limpiar antes de irnos”.

Se termina el plazo

El día de mañana concluye el ultimátum dado por el gobierno federal para que los grupos de autodefensas dejen sus armas y se alisten como policías rurales de Michoacán.

“Las autodefensas legítimas desaparecen y los que quieran decir ‘somos autodefensas’ serán detenidos”, advirtió el pasado 14 de abril Alfredo Castillo, comisionado para la seguridad de Michoacán.

El vencimiento del plazo para el desarme ha provocado tensión en Michoacán entre los diferentes grupos de autodefensas y han surgido fracturas hacia el interior de la organización.

La noche del miércoles se dio a conocer que el Consejo General de las Autodefensas en Michoacán determinó destituir como líder y vocero al doctor Mireles.

El acuerdo fue operado por Estanislao Beltrán, conocido “Papá Pitufo”, y Alberto Gutierrez, que se identifica como “Comandante Cinco”.

Esto ocasionó que actualmente existan dos grupos de autodefensas en Michoacán: los que reconocen el liderazgo de doctor Mireles y que no están dispuestos a desarmarse, y los que han aceptado pactar con el gobierno federal y deponer sus armas el día de mañana.

Mireles se supone que tiene el respaldo de 34 de los 36 municipios que hace un año se alzaron en armas para defenderse de la violencia que propagan en Tierra Caliente los integrantes del cártel de los Caballeros Templarios.

Desde entonces los comunitarios portan rifles AK-47 y AR-15, armas que en su mayoría han sido decomisadas a los narcotraficantes que han abatido en los enfrentamientos.

De la intervención al desarme

2013

> 24 de febrero: Irrumpe un grupo armado de autodefensas michoacanas en Tierra Caliente, conformado por productores de aguacate y limón, comerciantes y profesionistas de la zona que buscan defenderse de los Caballeros Templarios y recuperar el control de sus tierras. Liderados por el Dr. José Manuel Mireles, avanzan a Apatzingán.

> 23 de octubre: Después de una ausencia de seis meses por enfermedad, regresa el gobernador Fausto Vallejo. Durante su ausencia lo sustituyó Jesús Reyna.

2014

> 4 de enero: José Manuel Mireles sufre un accidente aéreo y es hospitalizado por varios días. Se retira de la escena durante su convalecencia. 


> 13 de enero: Peña Nieto lanza el nuevo Operativo Michoacán y pide el desarme a las autodefensas. Estas se niegan a dejar las armas mientras los Templarios sigan libres en sus tierras.

> 16 de enero: El presidente Peña Nieto nombra a Alfredo Castillo como comisionado para la paz en Michoacán. El puesto reporta directamente de la Secretaría de Gobernación. 

> 14 de enero: El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong,  anuncia el desarme de las autodefensas.

> 27 de enero: El gobierno firma un acuerdo con las autodefensas para institucionalizarlas, incorporándolas a los Cuerpos de Defensa Rurales de la Secretaría de la Defensa Nacional.

> 11 de marzo: Hipólito Mora, uno de los líderes de las autodefensas, es detenido por el presunto asesinato de Rafael Sánchez Moreno, “El Pollo” y José Luis Torres, “El Niño”.

> 16 de marzo: El doctor Mireles acusa al presidente de traicionarlos. “Si el gobierno quiere guerra, guerra tendrá. Encarceló a Hipólito y quiere encarcelar a los demás líderes, está deteriorando nuestra imagen de autodefensas. Con Michoacán nadie se mete. Ni el maldito gobierno”, dijo.

> 14 de abril: Castillo anuncia que se llegó a un acuerdo de disolución y desarme con las autodefensas que tendrá que concluir el 10 de mayo. Los líderes comunitarios condicionan dicho desarme al regreso de la paz en Tierra Caliente  y la exterminación de los Templarios,  y advierten que “habrá guerra” si el desarme es a la fuerza.

> 28 de abril: Las autoridades federales inician el proceso de desmovilización, registro y desarme de los grupos de autodefensa, que terminará el 10 de mayo, según el límite que anunciaron. 

> 22 de abril: Mireles advierte que si el gobierno federal no cumple sus compromisos, entre los que se encuentran la liberación de Hipólito Mora, y el reestablecimiento del Estado de Derecho para el 10 de mayo, el movimiento declinará su desarme y bloqueará las carreteras de los municipios donde la población se ha levantado en armas.

> 5 de mayo: En junta con líderes y activistas mexicanos, Mireles reprochó el trabajo del comisionado federal Alfredo Castillo en cuanto a la falta de resultados en el tema de secuestro. También compartió que siente que Castillo ya quiere darle “carpetazo a su trabajo en Michoacán” y regresar a la Ciudad de México.

> 6 de mayo: El comisionado Castillo afirma que no habrá prórroga en el programa de Desmovilización, Desarme y Registro de autodefensas. Los comunitarios tienen hasta el 10 de mayo para dejar las armas, quienes sean sorprendidos con armas serán detenidos.


> 7 de mayo: Se emite orden de aprehensión contra Jesús Reyna, gobernador interino durante la ausencia de Fausto Vallejo. Lo acusan de tratos con los Caballeros Templarios.