martes, 13 de mayo de 2014

La sociedad Slim-Zavala

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: PENILEY RAMÍREZ.

Grupo Carso ya es socio mayoritario de Hildebrando, empresa informática del hermano de Margarita Zavala. La sociedad se desarrolló mientras Zavala era primera dama y los negocios de Carlos Slim obtenían contratos millonarios en la administración calderonista.

La familia Zavala Gómez del Campo tiene un aliado poderoso en su lucha por controlar espacios al interior del Partido Acción Nacional. 

Los escándalos que acompañaron la llegada de Felipe Calderón a la presidencia en 2006 quedaron atrás ya que sus alianzas están fortalecidas de cara a la contienda interna por la dirigencia. 

La causa: desde 2009 el hermano de Margarita Zavala, Diego Hildebrando, se asoció con el magnate de México Carlos Slim, que ya funge como el socio mayoritario de su compañía de software.

Documentos de la Bolsa Mexicana de Valores obtenidos por Reporte Indigo revelan que desde 2009 el Grupo Carso ha inyectado recursos a la empresa. 



Ahora posee el 71 por ciento de sus acciones y es, en la práctica, su dueño. 

Así, el consorcio Hildebrando ha logrado expandirse por el continente y se ha fortalecido como una de las compañías más importantes de México, de la mano de Slim. 

La sociedad se gestó y desarrolló mientras Margarita Zavala era la primera dama y las empresas del Grupo Carso obtenían contratos millonarios con la administración calderonista, especialmente en temas relativos a seguridad.

Socios desde 2009

El primer reporte de las empresas de Slim a la Bolsa Mexicana de Valores donde aparece la compañía de Hildebrando Zavala es de diciembre de 2010.

Un año antes se había comentado en medios que Grupo Carso negociaba una alianza con Hildebrando a través de su empresa de desarrollo de software Eidon.

Pero este vínculo no se hizo oficial hasta 2010, justo cuando la compra de acciones comenzó a aparecer en los reportes de la Bolsa. 

Faltaban dos años para que Margarita Zavala dejara su puesto como primera dama, cuando el balance general presentado por Teléfonos de México (Telmex) a la Bolsa, registró la compañía desarrolladora de software. 

En este documento se observa que Hildebrando S.A. de C.V. es una compañía “asociada” de Telmex. 

La empresa de telefonía compró 462 mil 768 acciones de Hildebrando, que equivalían al 17.63 por ciento de la empresa. 

El porcentaje de acciones se mantuvo hasta el tercer trimestre de 2013, fecha más reciente en que han sido actualizadas su base de datos en la Bolsa. 

El documento especifica que gastaron 155.7 millones de pesos en la compra de las acciones. 

En una revisión cronológica, la transacción tuvo lugar meses después de que Slim logró el control del sistema Plataforma México, que agrupa la información de inteligencia del país y fue una de las principales apuestas del gobierno calderonista (Reporte Indigo, 25 de octubre de 2008).

El costo de estas acciones en diciembre de 2010, según la base de datos de la Bolsa, había aumentado a 167.7 millones de pesos. 

De aquí se deriva que el costo total de la compañía era ya de 951 millones de pesos, unos 77 millones de dólares al tipo de cambio de esa fecha.

En septiembre del año pasado las acciones se habían depreciado hasta 111.7 millones de pesos, pero Slim las mantuvo como parte de su capital.

En diciembre de 2010 la participación accionaria en Hildebrando no se limitaba solo a Telmex. 

El reporte de esa misma fecha de Telmex Internacional también lo menciona como “empresa asociada”. 

Esta otra compañía de la familia Slim había adquirido 481 mil 656 acciones de la empresa de desarrollo tecnológico. Con esta compra, controlaron otro 18.35 por ciento de sus acciones. 

El costo de adquisición de este otro porcentaje fue de 247.9 millones de pesos. En diciembre de 2010, las acciones se habían devaluado a 179 millones de pesos. 

La alianza entre Slim y la familia Zavala se mantenía a pesar de que la situación financiera de Hildebrando no mejoró en ese periodo. 

En marzo del año pasado el valor de las acciones que tenía Telmex Internacional habían caído hasta 145 millones de pesos, pero se mantenían como activos de Telmex Internacional.

En el mismo periodo las acciones que Telmex compró en Hildebrando aumentaron de valor, mientras las que compró Telmex Internacional en la misma compañía, disminuyeron.

Inversiones de Inbursa

A pesar de la caída en el valor de las acciones de Hildebrando, el Grupo Carso no abandonó a la familia Zavala. 

De acuerdo con el resultado del cuarto trimestre de 2011, reportado por el Grupo Financiero Inbursa, Hildebrando era una de las compañías en la que tenían “inversiones permanentes”. 

Estaban catalogadas como inversiones en capital de riesgo. La inversión en la empresa inició también en 2009, con 237 millones de pesos. 

Al final de 2011, Inbursa había invertido 295 millones de pesos en Hildebrando y no había retirado un centavo, aun cuando las ganancias nunca fueron superiores a los 30 millones de pesos anuales.

El cambio sucedió de forma coincidente con la salida de Felipe Calderón de Gobierno Federal. 

El reporte del Grupo Financiero a la Bolsa, en diciembre de 2012, indica que la inversión había descendido a 273 millones de pesos, ya que en ese periodo los resultados de la compañía fueron negativos. 

La empresa de Slim no apoyó con ningún recurso extra. Se limitó a dejar lo que ya tenía invertido y a cobrarles 14 millones de pesos en primas de seguros.

Carso ya es mayoritario


Carso y Hildebrando comparten una sociedad en que el primer grupo, del magnate Carlos Slim, posee ya el 71 por ciento de las acciones totales de la empresa en plena expansión. Desde el 2009 el grupo de Slim entró con una mínima participación que fue creciendo a pesar de que las acciones se devaluaron. Ahora Carso tiene mayoría y con ello ha aumentado su campo de trabajo en otros países como Chile y Estados Unidos.