miércoles, 28 de mayo de 2014

Exige Redim a gobiernos garantizar derechos de menores

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: GLORIA LETICIA DÍAZ.

MÉXICO, D.F. (apro).- Ante el brote de casos de violencia y maltrato infantil, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) exigió a los gobiernos federal y estatales  “cumplir con la responsabilidad constitucional” de garantizar los derechos de la infancia y la adolescencia.

En un comunicado, el director ejecutivo de la organización, Juan Martín Pérez García, consideró que el caso del pequeño Owen en el Estado de México, la muerte de Alejandro en Tamaulipas y el maltrato a Dominic en el Distrito Federal, demuestran “los vacíos existentes en la prevención y atención” de la violencia hacia los menores, así como la urgencia de contar con un diagnóstico sobre el tema.

Según Pérez García, desde hace años la Red ha manifestado su preocupación por “la deficiente atención que se brinda a niñas y niños que son víctimas de la violencia en sus diferentes expresiones, así como por la falta de información que existe en torno del tema”.

De acuerdo con la organización, los últimos datos oficiales sobre maltrato infantil son de 2011, en donde sólo se tiene el registro de 16 entidades de la República.



“Esta ausencia de información es preocupante si consideramos que en el año 2012 se reportaron 192 homicidios en la población de cero a cuatro años de edad; de éstos, 39 homicidios ocurrieron en el Estado de México (20%)”, precisó.

En 2011, indicó, hubo 21 mil casos de maltrato infantil registrados por las procuradurías de la Defensa del Menor y la Familia de los Sistemas Estatales del DIF, de los cuales en 14 mil 289 se comprobó la acción.

Sin embargo, lamentó, sólo se presentaron mil 666 denuncias por estos hechos ante el Ministerio Público en todo el país.

Pérez García puntualizó que la falta de información y los hechos de violencia recientes “que han indignado a la ciudadanía ratifican la importancia de contar a la brevedad con un Diagnóstico y Programa Nacional para prevenir y atender las distintas expresiones de violencia contra niñas, niños y adolescentes”.

Entre otras acciones, el director ejecutivo exigió a los gobiernos federal y estatales investigaciones eficientes y cuidadosas en los casos de los niños Owen, Dominic y Alejandro, “garantizando el debido proceso de las y los implicados, el acceso a la justicia y establecer medidas necesarias para la no repetición de hechos similares”, así como dar garantías de seguridad y apoyo psicológico a las víctimas.

De igual manera, recomendó realizar reformas legislativas a nivel federal y estatal que prohíban “toda forma de violencia contra las niñas y los niños en todos los entornos”, y estandarizar la información oficial al respecto “para la toma de decisiones sobre evidencia y datos certeros”.

También insistió en una demanda permanente de la Red, en el sentido de construir el “Sistema Nacional de Garantías de los Derechos de la Infancia, entendido como los mecanismos de articulación de los sistemas de asistencia, educación, salud, desarrollo social y de justicia a través de políticas públicas, programas e instituciones que atienden la niñez”.

El pasado sábado 17, una mujer llegó con su hijo de cinco años de edad al área de urgencias del hospital regional de Tlalnepantla, del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM).

Cuando los pediatras revisaron al niño descubrieron golpes y quemaduras por todo su cuerpecito.          Según la madre de Owen, los golpes que llevaba su hijo eran debido a que constantemente se caía y por eso, dijo, llevaba el brazo izquierdo vendado, con múltiples fracturas.

No obstante, cuando los médicos preguntaron al niño si alguien le pegaba, respondió: “El novio de mi mami”.

De acuerdo con el expediente médico, el cuerpo del pequeño Owen mostraba signos de hematomas, además de golpes en abdomen, extremidades inferiores y superiores, tórax, mejilla, así como dolor intenso y traumatismo en área inguinal.

En Tamaulipas, Héctor Alejandro Méndez Ramírez falleció víctima de bullying.

El menor de 12 años, quien estudiaba en la secundaria número 7 “Eleazar Cervantes Gómez”, en Ciudad Victoria, Tamaulipas, sufrió traumatismo craneoencefálico cuando cuatro de sus compañeros lo cargaron de pies y manos y lo azotaron contra la pared.

Dominic, de cuatro años, apareció en una foto que fue subida a redes sociales, en la que aparece amordazado con cinta canela en la boca, manos y tobillos, y el mensaje: “Eso le pasa por latoso a Dominic”.


La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal presentó ante el Ministerio Público a Olga Zavala, abuela materna del niño, como presunta responsable.