miércoles, 30 de abril de 2014

Narcoguerra deja mil 837 niños asesinados: Redim

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: LUCIANO CAMPOS GARZA.

MONTERREY, N.L. (apro).- En el sexenio de Felipe Calderón y en los primeros 11 meses de la administración de Enrique Peña Nieto, un total de mil 837 niños perdieron la vida en hechos relacionados con narcoviolencia, según un reporte de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Al dar a conocer el informe, la agrupación Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac) lamentó el olvido en el que se encuentra este sector vulnerable de la población mexicana.

Los representantes de Cadhac precisaron que la Redim hizo el conteo de menores masacrados entre los meses de diciembre del 2006 a octubre pasado.

Sin embargo, Marisela Escamilla, encargada del área de atención psicológica de Cadhac, dijo que a esa cifra se debe anexar otra no precisada de niños y niñas que son víctimas de desaparición.



Tan sólo en la entidad, de 2010 a la fecha se han reportado más de mil personas desaparecidas; de ellas, 24 casos corresponden a menores de entre 3 y 17 años.

Actualmente Cadhac proporciona acompañamiento social o psicológico a unos 50 niños que tienen familiares con paradero desconocido, precisó Escamilla Garza.

Pese a las estadísticas, aclaró, las desapariciones de infantes a escala nacional no han podido ser cuantificadas hasta ahora, pues no hay un registro fiable de estos crímenes, además de que este sector de la población es invisibilizado por prácticamente todos los niveles de gobierno.

También reveló que, según datos aportados por la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (Adivac), en México cuatro de cada cinco niños padecen violencia sexual, un hecho que afectará su vida y pleno desarrollo futuro.

En el caso de Nuevo León, abundó, la descomposición social es evidente al reportarse un total de 33 mil 376 denuncias ante el Ministerio Público en los pasados tres años, ello sin considerar la “cifra negra” no reportada.

“El fenómeno de la descomposición social que hemos vivido en los últimos años ha tenido un fuerte impacto al interior de las familias nuevoleonesas: la violencia  doméstica  se ha incrementado de forma alarmante y sostenida, teniendo una alta injerencia en el desarrollo emocional, físico y psicológico de los niños y niñas que viven bajo este contexto”, alertó la especialista.

Es por ello, aclaró, que las autoridades debieran poner más atención en los problemas que aquejan a la niñez en el país, pues cada menor que es expuesto a la violencia corre el riesgo de convertirse en un adulto que repetirá los patrones que sufrió cuando era niño.

De acuerdo con un estudio realizado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), los niños que sufren abuso infantil o negligencia de parte de sus cuidadores son más proclives a cometer crímenes, mientras los hijos varones de padres violentos son más propensos a abusar de esposas y novias cuando llegan a la edad adulta.

Marisela Escamilla expuso que hay una relación directa entre la violencia contra la mujer y la violencia contra la infancia en el hogar.

Se estima, ejemplificó, que entre 133 millones y 275 millones de niños en todo el mundo son testigos de violencia doméstica cada año.

“Presenciar habitualmente escenas de violencia en el hogar puede afectar seriamente su bienestar, desarrollo personal e interacción social en la infancia y edad adulta. Unicef menciona que los hijos e hijas de padres abusivos son más propensos al suicidio”, sentenció.

Liz Sánchez Reyna, encargada de Educación de Cadhac, remarcó que los niños en México son violentados por el entorno social, pues no ejercen su derecho a vivir en un ambiente saludable y a ser protegidos.

“La sociedad en su conjunto no percibimos a los niños como parte de nuestro entorno, ni damos la importancia que requieren y, por otro lado, el gobierno, en todos sus niveles, no está haciendo lo que le corresponde para garantizar sus derechos”, acusó la activista.


Por último, recordó que hay legislación en temáticas relacionadas con la niñez, pero se carece de una ley general a escala nacional sobre protección a los derechos de la infancia, aspecto que la Redim ha impulsado aunque sin resultados concretos hasta la fecha.