miércoles, 30 de abril de 2014

Dos hombres, un partido

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: ENRIQUE LEGORRETA.

”Ya lo veía venir”, así como lo señala la estrofa de la canción del grupo de rock-pop “Moderatto”, en esa misma sintonía el debate entre los candidatos a mandar en el Partido Acción Nacional (PAN), Ernesto Cordero y Gustavo Madero, se desarrolló como se había anunciado, el golpeteo entre los políticos por buscar encabezar la presidencia nacional con todo y dimes y diretes sobre quien ha hecho las cosas mal.

El día dejó de ser azul para el PAN, el clima les dio la espalda con la lluvia que se percibió desde la tarde de este martes en la Ciudad de México.

Mientras los medios de información con mediana convocatoria para cubrir el evento, se dieron cita en el Consejo Ejecutivo Nacional (CEN) para tomar el momento en que los candidatos llegaban al auditorio, la tensión de los organizadores y los invitados se reflejaba con la espera del inicio del choque de ideas.

A las 18:40 los panistas hacían acto de presencia con un saludo que después se convertirían en ataques por ver quien se deslindaba de Enrique Peña Nieto y la forma en la que ha conducido al país, con el Pacto por México por un lado, y con lo que hicieron durante el gobierno de Felipe Calderón.



Mientras el tiempo pasaba, en el CEN se consumía el tiempo del debate entre los mensajes de texto, llamadas y los tuits que los miembros de los equipos de campaña realizaban mientras sus líderes se desgarraban las vestiduras por tener el privilegio de atacarse.

“Yo no le aplaudo al PRI”, decía un Cordero “alegre”, mientras que Madero, serio, señalaba entre líneas que “Yo soy panista de cepa, no de moda”, principales ataques que se envolvieron entre el llamado a la unión de los militantes para recuperar el lugar de oposición que la historia del panismo reclama.

Con la señal de internet fallando durante la transmisión, parte de los equipos estaban en la cafetería de la sede nacional y otra tanta en los lugares del festejo, los cuales esperaban a sus candidatos para celebrar el “triunfo” del enfrentamiento cara a cara de los involucrados.
Al concluir su disputa, ambos fueron muy claros, los dos tienen que les “pisen” en su haber panista y su falta de acciones a favor del partido dejan mucho que desear.

Al salir del evento ambos se proclamaron ganadores del debate, con lo cual se dirigieron a sus eventos de celebración, en donde ambos reiteraron que su triunfo es inminente.


A partir de este evento, el cierre de campaña para ambos vislumbra una sola fecha: 18 de mayo, el día en que los militantes elegirán a uno de los dos y con eso la ola panista tratará de hacer eco en la política nacional. Un duro reto para quien ascienda al mando.