viernes, 7 de marzo de 2014

Protegen a panistas

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ARMANDO ESTROP.

Personajes relacionados con el PAN están entre los dueños de Taxis Excelencia, una empresa cuya deuda de más de $100 millones con el Aeropuerto del DF ha sido ignorada por la SCT. Algunos de ellos compraron sus acciones cuando eran funcionarios, el mismo día que el propietario original fue asesinado.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes protege a un grupo de panistas, dueños de Taxis Excelencia, que da servicio en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con una cantidad no aclarada aún, de vehículos.

Los accionistas de esta empresa -beneficiada por el AICM con un convenio comercial- fueron altos funcionarios de las administraciones panistas y no han visto afectadas sus funciones a pesar de tener un adeudo de más de 100 millones de pesos de contraprestaciones no liquidadas.

La empresa fue creada tan solo unos meses antes de que empezara a dar servicio en en el AICM y luego iniciara una batalla legal por el adeudo que generó al no pagar las cuotas a las que estaba obligada.


Entre los propietarios de esta polémica empresa se encuentran David Ricardo de la Garza Leal, exfuncionario relacionado con la Secretaría de Educación Pública; Luis Alberto Molina Ríos, exdelegado de la Secretaría de Desarrollo Social en Chiapas; Huberto Aldaz Hernández, exdelegado de Sedesol en Oaxaca;

José Alfredo Pérez Bernal, dirigente del PAN en Nuevo León y el exalcalde de Monterrey, Felipe de Jesús Cantú. Todos ellos eran funcionarios de gobierno cuando iniciaron la empresa Excelencia.

Sus nombres aparecen en el acta constitutiva hecha en el Estado de México ante el notario Gabriel Ezeta Moll el 17 de enero del 2008.

La empresa tiene las acciones divididas en A, B,  C y D, y según se explica, las B son para el servicio de taxis en el aeropuerto de Toluca, y en esta categoría se encuentran las asignadas tanto el exalcalde de Monterrey, como el actual dirigente panista.

Las de tipo C son las que sirven para operar en el AICM, pero sorpresivamente, ese tipo de acciones no están enlistadas junto a los nombres de los propietarios.

El principal accionista era Jorge Ramón Juárez y Priego, un empresario fuertemente vinculado al PAN y de quien se tienen registros en el Instituto Federal Electoral de que ha financiado campañas electorales.

En abril del 2009 se le hizo una modificación accionaria a la empresa y entró como el mayor inversionista David Ricardo de la Garza Leal, quien estuvo involucrado en el fraude del programa Enciclomedia, según fue publicado en medios. En esa fecha también se integró su hermano Alberto de la Garza Leal. 

Arturo Germán Rangel, partícipe de las acciones de Excelencia, fue funcionario de la PGR en la época del panista Antonio Lozano Gracia en los 90 y actualmente defensor de la maestra Elba Esther Gordillo, prisionera y exdirigente nacional de Sindicato de Trabajadores de la Educación. 

También Enrique Gerner, exdirector de supervisión de autotransporte de la SCT. 

Incongruencias en utilidades  

Si bien en las cláusulas del documento se mencionan los diferentes tipos de acciones,  en el capítulo de utilidades no se hace esa distinción y claramente establece que las ganancias serán repartidas entre los socios de acuerdo al número de acciones que cada uno tenga.

“Las utilidades netas que se obtengan en cada ejercicio social, se distribuirán de la siguiente forma:

I.- Las cantidades necesarias para la constitución de los fondos previstos en la cláusula anterior 

II.- Las cantidades que fije la asamblea para remunerar al administrador único o a los consejeros y al comisario y al personal de la sociedad.

III.- El sobrante se repartirá como dividendo, por igual entre los accionistas, de acuerdo con sus respectivas inversiones, y considerando la cláusula trigésima octava de los presentes estatutos.

IV.- No se asignará utilidades a las acciones ordinarias, sino se paga antes un dividendo del 5 por ciento a las acciones privilegiadas de voto limitado”.

La cláusula a que hace referencia el documento consiste en que no se realizarán pagos a los accionistas cuando no se hayan logrado ingresos.

Con la nueva conformación del 2009, y con el clan panista que opera la empresa, fue que se iniciaron los problemas en el AICM.

En esa época se dejaron de pagar las contraprestaciones y se les rescindió el contrato. 

La empresa se inconformó y se fueron a juicio. 

Al mismo tiempo que enfrentaba legalmente a la terminal aérea, Excelencia sufrió un revés legal, ya que por la falta de pago a las empresas automotrices en donde compró los vehículos,  recibieron la sentencia de un juez que ordenaba el embargo de 60 vehículos.

La historia negra de la empresa es larga. 

Sin embargo en 2012, al final del sexenio de Felipe Calderón, el aeropuerto ya había ganado en las instancias legales. 

Con la llegada de la nueva administración de Alfonso Sarabia, se firmó un convenio para echar abajo la sentencia de un juez que ordenaba la salida definitiva.

En ese documento se le daba crédito para pagar la deuda de 100 millones de pesos a 6 años, e incluso las autoridades todavía están promoviendo que se le reduzca la contraprestación que debería pagar al aeropuerto.

Al darse a conocer la firma de este convenio, los otros prestadores de servicios de taxi en el aeropuerto protestaron. 

Primero lo hicieron en las oficinas del director del aeropuerto, Alfonso Sarabia, y después en las oficinas centrales de la SCT.

Realizaron una tercera protesta en los pasillos del aeropuerto y ahora contemplan, si no reciben una respuesta favorable, ir directamente a manifestarse a la residencia oficial de Los Pinos.

Revisan caso en SCT 


Fuentes de la terminal aérea aseguran que desde la Subsecretaría del Transporte de la SCT, a cargo de Carlos Almada, es donde se están analizando las alternativas que hay para no afectar a Excelencia.