jueves, 20 de marzo de 2014

Personajes de turbio pasado llegan al gabinete de Javier Duarte

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: NOÉ ZAVALETA.

XALAPA, Ver. (apro).- El gobernador Javier Duarte realizó un nuevo ajuste en su gabinete, el tercero en lo que va del año, ahora en las áreas de educación, desarrollo social y tesorería, donde designó a cuatro nuevos funcionarios con turbios antecedentes.

En la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación, el mandatario acomodó a Vicente Benítez González, quien saltó a la fama pública en enero del 2012 por ser el artífice de transportar 25 millones de pesos en efectivo que la Procuraduría General de la República (PGR) aseguró al gobierno de Veracruz en el aeropuerto de Toluca, Estado de México.

Ese dinero era, justificó la administración priista, para un supuesto pago de campañas publicitarias de la Cumbre Tajín en Papantla, el Carnaval de Veracruz y las fiestas de la Candelaria en Tlacotalpan.


Sin embargo, siempre quedó la duda si en realidad ese dinero fue a parar a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, como acusó la oposición en aquel entonces. La Procuraduría General de la República (PGR) devolvió el dinero al gobierno estatal.

José Ruiz Carmona, exdirector del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS), fue nombrado subsecretario y encargado de los programas sociales de la Secretaría de Desarrollo Social estatal (Sedesol).

En su paso por el SAS, Ruiz fue acusado por el entonces alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, de destinar 8 millones de pesos mensuales a la nómina del organismo, pese a que el 40% del personal era “aviador”.

Yunes también recriminó al funcionario una deuda millonaria que tiene el organismo hidráulico con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), José Ruiz, exdiputado local inició su trayectoria política en el 2004 como chofer y “multiusos” de los hijos del exgobernador Fidel Herrera.

En la Dirección General de Espacios Educativos, Duarte nombró a la excandidata del PAN a la diputación federal de Acayucan y a la alcaldía de San Juan Evangélista, Xochilt Tress Rodríguez.

Tress Rodríguez se volvió escándalo nacional, pues el 19 de abril del 2012  fue exhibida, desnuda, en Internet, presuntamente como parte de una campaña sucia en su contra orquestada por el PRI.

En un paquete fotográfico, Tress –viuda del panista Gregorio Barradas, alcalde electo de Rodríguez Clara, ejecutado en noviembre del 2010– aparece en actitud romántica al lado del legislador priista Rafael Rodríguez. Este personaje es esposo de Amanda Gasperín, exalcaldesa del municipio de Rodríguez Clara y a quien la hoy directora de Espacios Educativos acusó de ser autora intelectual del asesinato de su esposo. El homicidio del panista Barradas continúa impune y las acusaciones de Tress Rodríguez nunca fueron motivo de investigación para la Fiscalía de Veracruz.

En la Subsecretaría de Ingresos y Administración de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), el gobernador priista nombró a Sergio de la Llave Migoni.

Padres de familia del jardín de niños Gastón Melo cerraron por varias horas las calles de la avenida Xalapa para recriminar que Sergio de la Llave, exdirector de Espacios Educativos, nunca hizo nada por remozar la infraestructura de ese plantel educativo.

En el cierre de la vialidad, los paterfamilias reprocharon que la obra prometida desde hace un año, lleva más de tres meses parada.

En los enroques que hizo el gobernador Duarte, los funcionarios estatales Édgar Spinoso y Gabriel Deantes, quienes fungían como oficial mayor de la Secretaría de Educación (SEV) y subsecretario de Administración y Finanzas (Sefiplan), respectivamente, fueron cesados de sus cargos.

En un boletín circulado sólo a medios afines, la administración priista justificó el pasado martes que ambos funcionarios (Spinoso y Deantes) “defraudaron la confianza del gobernador” Javier Duarte de Ochoa, de ahí –repara el comunicado– que haya sido ordenada su destitución y una investigación sobre sus bienes muebles e inmuebles.

En su discurso de este miércoles, el gobernador Duarte aseguró que los “cambios son para bien de Veracruz” y que los nuevos servidores públicos son gente de “capacidad probada”, de “experiencia” y de “compromiso” con el servicio público.


“El compromiso de mi gobierno es seguir adelante con nuevos logros, hacerlo en la ley, hacerlo de cara a la gente y en su beneficio. En mi gobierno sólo hay espacio para servidores públicos que se conduzcan con eficiencia, lealtad, compromiso y transparencia”, presumió el ejecutivo priista.