martes, 25 de marzo de 2014

Otro intento de borrar a “Proceso”

FUENTE: PROCESO (REDACCIÓN)

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Una vez más, presuntos operadores gubernamentales trataron de impedir la libre circulación de Proceso comprando dotaciones completas en locales cerrados y puestos de periódicos. 

Lo hicieron en varios municipios del Estado de México, en colonias del Distrito Federal y en el centro histórico de Guadalajara, Jalisco. Aunque tarde o temprano la información se abre camino hasta los lectores, es sintomática –por torpe e inútil– la insistencia, los recursos y la voluntad de diversas autoridades por bloquear el trabajo periodístico.

Alrededor de 10 mil ejemplares de la edición 1950 de Proceso, que circuló la semana pasada, fueron comprados de manera masiva en el Estado de México, diversos puntos del Distrito Federal y en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

La portada de ese número destaca una foto del mandatario mexiquense Eruviel Ávila, con el encabezado: Estado de México. Disputa sangrienta, con el epígrafe: “En el gobierno de Eruviel Ávila, como antes en el de Peña Nieto, las narcobandas se matan por el botín mexiquense”.


El reportaje correspondiente, de José Gil Olmos, se sustenta, entre otros documentos, en un informe interno del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) de la Secretaría de Gobernación.

Es una descripción del duro panorama de la violencia y sus secuelas en esa entidad desde que la gobernó Enrique Peña Nieto hasta la actualidad. Uno de los datos oficiales: la disputa del territorio por La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios, Los Zetas y el Cártel de Jalisco Nueva Generación ha dejado al menos 3 mil muertos. También se cita a funcionarios federales, quienes admiten que el alto nivel de violencia fue el principal motivo para cancelar el Hell and Heaven Fest 2014.

En el caso de Guadalajara, en donde se distribuye el suplemento Proceso Jalisco,­ la portadilla muestra al fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera Gutiérrez, y el encabezado: Fiscalía General. Sombras y dudas. El reportaje principal, de Alberto Osorio, trata sobre la sospecha creciente de que las corporaciones policiacas del estado y de sus municipios pueden estar implicadas con el crimen organizado.

La compra masiva se inició el domingo 16, en un operativo presuntamente orquestado por instancias gubernamentales. Los voceadores y vendedores de locales cerrados, como Sanborns, Vips y Walmart, relataron que desde muy temprano llegaron grupos a comprar todos los ejemplares de los puestos y anaqueles.

A diferencia de otras ocasiones, los acaparadores no acudieron a los distribuidores, sino a los voceadores. Personas no identificadas llegaban a los puntos de venta y ordenaban: “Quiero todos los ejemplares que tengas de la revista Proceso”. Pagaron en efectivo.

En el Estado de México, el operativo fue notorio principalmente en la capital, Toluca, y en prácticamente todos los municipios conurbados al Distrito Federal. En dicha zona, todas las tiendas mencionadas y los tradicionales puestos de periódicos se quedaron sin ejemplares de Proceso. Lo mismo ocurrió en lugares del Distrito Federal, como San Ángel, San Jerónimo y Lomas de Chapultepec.

En cuanto a Guadalajara, los compradores también llegaron en grupos a los puestos del centro histórico para llevarse todas las existencias del semanario. Igual ocurrió en los locales cerrados.

Aún faltan datos para completar la información sobre la compra masiva en la Ciudad de México, pero de los 3 mil ejemplares enviados a Guadalajara, casi todos fueron adquiridos en esta compra masiva, sobre todo en el centro histórico. Lo propio ocurrió con la dotación de los Sanborns (165 ejemplares) y los Vips (70).

En el Estado de México, las mil 864 revistas destinadas a Toluca se adquirieron desde temprano, en Atlacomulco 80 y en Valle de Bravo 40. En varios Sanborns de la entidad se llevaron 2 mil, en Vips mil 298 y en Walmart 230, de la misma forma.

El operativo de compra masiva de la edición 1950 de Proceso provocó una reac­ción importante en las redes sociales, donde muchos mexiquenses propusieron que el número se vendiera en internet para que los operadores del gobierno estatal no bloquearan la lectura de su contenido.

En otras ocasiones se han recogido o comprado masivamente ejemplares de la revista, pero en esta se han llevado más: cerca de 10 mil, según el último reporte.

El reportaje sobre la violencia en el Estado de México en la página Proceso.com.mx se disparó hasta 71 mil 500 visitas el viernes 21, con tendencia a incrementarse.

Una forma de incautación

En 2011 se realizó un operativo similar con la edición 1819 en las ciudades de Monterrey, Durango, Puebla y León, presuntamente para evitar que circulara. Las circunstancias fueron similares: personas desconocidas para los voceadores preguntaron cuántos ejemplares de Proceso había, para llevarse la dotación completa.

De entrada, esa vez en Monterrey desa­parecieron de los puestos alrededor de 2 mil 500 ejemplares, en Puebla 2 mil 100, y en León y Durango mil en cada una.

Esa edición destacó en su portada el reportaje Una historia siniestra, de Jesusa­ Cervantes y Álvaro Delgado, sobre el Zar de los Casinos, Juan José Rojas Cardona, y sus vínculos con funcionarios, políticos y jerarcas católicos.

En el interior, la información abrió con el encabezado: El gran corruptor y sus corrompidos, y una fotografía del cardenal Norberto Rivera Carrera y el arzobispo de Yucatán, Emilio Berlié Belaunzarán, ambos flanqueados a la derecha por Rojas Cardona y a la izquierda por el senador panista Rodolfo Dorador Pérez Gavilán.

En esa reveladora imagen aparecen también Iván Garza Téllez, director del Registro Nacional de Miembros del PAN, y Arturo Rojas Cardona, hermano del Zar de los Casinos y presidente de la empresa Entretenimiento de México, así como David Aguilar Romero, director de comunicación social del alcalde panista de León, Ricardo Sheffield Padilla.

También ese tema se volvió viral en las redes sociales. En Durango, Rafael Herrera Piedra, estratega de medios y primo del gobernador Jorge Herrera Caldera, publicó en Twitter el mensaje: “¿Quién es (son) el (los) personajes que están comprando masivamente la edición de hoy domingo de la revista Proceso?”.

En 2012 volvió a suceder. En Reynosa, Tamaulipas, personas no identificadas adquirieron en locales cerrados y puestos de periódicos todos los ejemplares existente de la edición 1840, que traía en portada una foto de José Eduardo Costilla Sánchez, El Coss, líder del Cártel del Golfo, con la cabeza: Tamaulipas: Ejército y Marina cobijan a “El Coss”, correspondiente a un reportaje de Jorge Carrasco Araizaga.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, entre 2007 y 2011, unos 53 mil ejemplares de Proceso fueron prácticamente incautados bajo la modalidad de compra masiva en ciudades de Tamaulipas, Sonora, Sinaloa, Zacatecas, Morelos, Hidalgo, Durango, Nuevo León, Guanajuato, Puebla y Veracruz.

Otra de las compras masivas del semanario se llevó a cabo el 25 de septiembre de 2011 en Veracruz. Prácticamente todos los ejemplares de la edición 1821 fueron adquiridos tanto en locales cerrados como en puestos de periódicos por hombres jóvenes –algunos con apariencia de burócratas, según los expendedores– que preguntaron amablemente por las dotaciones de Proceso en cada establecimiento. Las compraron todas, en efectivo.


En ese número apareció la fotografía de los 35 cuerpos arrojados al pie del Monumento a los Voladores de Papantla en Boca del Río, el 20 de septiembre de 2011. El encabezado principal fue: Veracruz sangriento. Reacomodo del narco.