jueves, 20 de marzo de 2014

Los videos ocultos de García Luna

MEDIO: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ARMANDO ESTROP.

Las imágenes de la balacera del Aeropuerto de la Ciudad de México que las autoridades mostraron, estaban editadas. Reporte Indigo te presenta las grabaciones del 25 de junio de 2012 que, hasta hoy, permanecieron secretas y que demuestran que la ‘versión oficial’ podría estar muy lejos de la realidad.

Fidel Rojas Martínez escucha una serie de detonaciones. 

Son aproximadamente las 8:33:43 horas del 25 de junio del 2012.

De inmediato viene a su mente el entrenamiento de la Policía Federal. Corre al elevador que está ubicado en el mezzanine,  de uso restringido para personal autorizado, y presiona el botón que se pone en rojo. 

Su respiración se acelera. Se abren las puertas del ascensor y entra con rapidez.
Desenfunda. 

Espera con el corazón agitado llegar al segundo piso en donde está el área de comida rápida de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. 

De ahí provienen las detonaciones.

Se abren las puertas de acero, sale del ascensor y todavía tiene que subir unas escaleras para salir por la puerta que está a un costado de otros elevadores que son de uso público.

Se topa de frente con un compañero de la corporación.

Intercambian un par de palabras. Lo ve armado y con la intención de disparar.

Fidel hace el primer tiro.

Son las 8:34: 36 horas.

 ¡Pum! 

Fidel recibe un tiro en la cabeza y estando en el suelo otra serie de disparos en el cuerpo.

No fallece en el lugar. Su cuerpo agonizante alcanza a llegar al Hospital Médica Sur en donde muere a causa de los balazos que le dieron sus compañeros de uniforme.

El policía federal se va a la tumba como héroe y se lleva consigo el rostro de los autores de su muerte. 

Esa mañana en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fueron dos tiroteos y no uno como lo informó –por órdenes superiores– Luis Cárdenas Palomino, quien era titular de la División Regional de Seguridad de la Policía Federal.

En la segunda balacera es en la que falleció Fidel, el oficial que las autoridades aseguran formaba parte de un operativo. La realidad es que solo estaba de rondín y reaccionó ante los disparos que escuchó. 

Fue aniquilado a sangre fría y a la hora que recibió los tiros, sus supuestos victimarios –señalados así por Cárdenas Palomino– ya estaban afuera del Aeropuerto, como lo muestran los videos escondidos por el citado alto mando policíaco.

Fuentes allegadas a la investigación y videos que fueron ocultados, refuerzan la versión de la muerte a sangre fría de Fidel Rojas Martínez. 

Es evidente que hubo un segundo tiroteo.

Las fuentes coinciden que en realidad todo fue un ajuste de cuentas entre policías: una pelea por el botín que diariamente llega a la terminal aérea.

En la rueda de prensa en la que se presentó la versión editada del video, nunca se mencionó la segunda balacera. Se aseguró que se trataba de un operativo especial para detener a federales involucrados en el tráfico de drogas.

Un operativo en el que no se pidió la colaboración del equipo de control y monitoreo de cámaras del AICM. La versión de que se trataba de una acción sorpresa para ir detrás de un paquete de droga, se cae.

En un análisis de lo que las cámaras del AICM grabaron y que fue ocultado durante la gestión del exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, se descubre la incompatibilidad en los tiempos y argumentos de la versión oficial.

Videos desmienten la versión oficial

Dos policías que observan la escena de los balazos simplemente hablan por celular e intercambian palabras. Incluso se esconden para no ser captados por las cámaras. Ni siquiera el instinto de supervivencia se activó

Durante la gestión de Genaro García Luna, sucedieron varios hechos que fueron alterados o “producidos” desde su dirección de seguridad. 

En el material obtenido de la dirección de seguridad del AICM, actualmente a cargo del médico veterinario Manuel del Riego de los Santos, se puede ver a los oficiales que huyeron sin que se aprecie el paquete de droga, que aseguran sacaron de un baño de llegadas internacionales a un costado de migración,  y que fue el supuesto detonante para el polémico enfrentamiento.

Pasajeros, policías y empleados pudieron grabar con su celular el momento en que Fidel Rojas Martínez es atendido por paramédicos frente a las puertas del elevador. 

En la dirección contraria a la que huyeron los oficiales Zeferino Morales Franco y Daniel Cruz García, se encontraron rastros de sangre en el pasillo y las escaleras que llevan al exterior del edificio de pasajeros para pasar a las oficinas del AICM en la Terminal 2. 

En otras imágenes se aprecia a un par de policías federales a tan solo unos metros del tiroteo y durante este no  desenfundan sus armas, no se ponen en alerta, ni actúan como lo establece el entrenamiento especial. 

Ni siquiera el instinto de supervivencia se activó en los dos policías ante la amenaza de recibir un balazo y con ello encontrarse con la muerte.

Simplemente hablan por celular e intercambian palabras. Incluso se esconden para no ser captados por las cámaras.

Segunda balacera

“Yo creo que ya hasta ahí”, dice Luís Cárdenas Palomino en conferencia de prensa enfundado en un impecable traje de policía.

Sus ayudantes detienen el video cuando marca las 8:34:30 horas.

Más de una decena de periodistas inician la sesión de preguntas y respuestas. El video se queda congelado en la zona de comida rápida de la Terminal 2. 

Es justo a un costado de donde se suscitó la balacera entre policías federales. 

¿Por qué lo detuvo?

Si se sigue la secuencia del video, que fue escondido en su momento, se puede ver que la gente ya se estaba tranquilizando.

Los policías federales acusados de estar metidos en el narcotráfico ya estaban fuera de las instalaciones del AICM.

Algunos de los pasajeros se vuelven a sentar en el área de comida rápida y se ven confundidos volteando para todas partes. Se percibe por instantes cierta calma.

La cámara hace un acercamiento y recorre hacia derecha e izquierda la zona. De pronto a las 8:34:36 horas los pocos pasajeros que siguen en el lugar se tiran al suelo. 

Pecho tierra avanzan hacia los establecimientos cerrados. Se protegen. Se ve gente corriendo con desesperación. Sale a la escena, detrás de una maceta, un policía federal que habla por teléfono y se esconde nuevamente tras ella.

En ningún momento desenfunda o persigue a los involucrados en esa segunda ráfaga de plomo.

Llegan a la zona más federales en posición de ataque y se van por el camino que siguieron sus compañeros, aunque los tiros están en la dirección contraria.

Cruzan por la cámara también policías auxiliares del Gobierno del Distrito Federal que hacían labores de vigilancia en esa zona del aeródromo. 

Ese es el momento en que –de acuerdo a fuentes de la corporación– se asesina a Fidel Rojas Martínez, es decir, en el segundo tiroteo y no en el primero. Hay videos en Youtube que lo muestran agonizante a unos metros del elevador.

No fue como se dijo en la teoría gubernamental sobre los hechos.

La versión oficial dice que se intentó detener a Zeferino Morales Franco por parte de Josué Adán Matadamás y Enrique Pacheco Valdéz, pues ambos eran parte del presunto operativo. 

Pacheco Valdéz –escolta de José Antonio Diguero Medina,  comisionado de la PF en el AICM– iba vestido de civil y se dio a conocer que en esos días estaba de vacaciones.

Ahí se dio el primer –y según la versión de Cárdenas Palomino,  el único– cruce de balas. El reloj de las cámaras de seguridad marca las 8:33:43 horas. 

Segundos antes –según la versión del gobierno– por la espalda Daniel Cruz García mata a los dos que amagan a su compañero. 

Cárdenas Palomino asegura que desde el elevador hacía guardia Rojas Martínez,  quien supuestamente dispara hacia los policías vinculados con el narco y recibe en respuesta los balazos que lo llevan a la muerte.

Hubo otros involucrados. 

El jefe policíaco les llama traidores solo a los que detonaron sus armas y fueron identificados.

Los videos muestran otra cosa.

La escena del crimen 

En el área de comida rápida de la Terminal 2 del AICM en junio de 2012 sucedió una balacera que fue justificada como de intercepción de narcotraficantes. La realidad difiere de la oficial.  

1) En el contorno izquierdo de la L1 estaban los vigilantes, que son dos policías federales.

2) Punto de la primera balacera, junto al Centro de Exposiciones. 

3) En este punto se encontraba la mampara en la que se esconden los dos federales como se observa en el video. 

4) En el área de comida rápida es la escena donde los pasajeros se agachan para protegerse en la segunda balacera.

5) El sitio de la segunda balacera es en el extremo izquierdo del área de comida rápida, Ahí están los elevadores donde mataron al oficial Fidel Rojas Martínez y donde se dio la segunda balacera.

6) Esta fue la ruta de escape de los dos policías federales que participaron en la primera balacera. 

Los videos secretos

Las grabaciones  en poder de Reporte Indigo muestran la balacera de junio de 2012 muy diferente a la versión  oficial 

Otro de los videos que las autoridades no dieron a conocer es el de la Cámara que apunta hacia el ambulatorio de salidas de la Terminal 2.

En esas imágenes desde las 7:00 horas hay dos policías federales recargados en un barandal. 

A las 8:30:13 horas se ve cómo un hombre vestido de civil y con una capucha que cubre su cabeza se acerca a saludarlos. Cruza el pasillo y saluda a otras dos personas que están fuera de cuadro. Luego él desaparece. 

El video no permite ver con precisión e identificar los rostros de los federales.

Los dos policías permanecen en el barandal. Minutos después uno de ellos camina despacio y volteando a los extremos busca no ser captado por la cámara.

Se dirige hacia el área de la balacera apenas unos segundos antes de que empiecen los tiros.

Cuando se da inicio al enfrentamiento la gente empieza a correr. El policía que se quedó en el barandal camina con calma mientras pasajeros y empleados muestran angustia y buscan donde protegerse. 

Él simplemente avanza con parsimonia y se esconde tras una mampara hasta donde llega el compañero que hace minutos se separó de él. 

Ambos están evitando las cámaras. Se posicionan tranquilos detrás de la gran estructura mientras sus compañeros se están disparando.

Este video jamás fue mostrado por las autoridades.

Detrás de la mampara que los cubre dialogan por un espacio de aproximadamente 30 segundos y posteriormente caminan a paso lento hacia la zona de los disparos. 

Cuarenta segundos después uno de ellos regresa hablando por celular y caminando lentamente se dirige a las escaleras eléctricas que llevan a la planta baja del edificio, que es el área de llegadas internacionales de la Terminal 2.

Este elemento no fue identificado. Nunca Cárdenas Palomino mencionó su participación. 

Del análisis realizado a estas imágenes se puede concluir que en las escenas del área de comida rápida que tampoco mostró la autoridad, se ve a uno de estos dos “vigilantes”  escondido detrás de una maceta y hablando por celular tranquilamente mientras acontecía la segunda balacera. 

Es el primero que cruza desde el barandal en que están recargados hasta el área del incidente evitando ser captado por las cámaras de seguridad.

Ya en el área de comida rápida –donde se ve a la gente en el piso por la segunda ráfaga– salió de su escondite en un par de ocasiones para revisar la escena mientras mantenía su celular pegado al oído.

La tarea de estos dos elementos fue la de vigilar y reportar todos los movimientos previos y posteriores a ambos tiroteos.

No fueron mencionados por la autoridad y por tanto se desconoce su identidad; por supuesto, a pesar de su participación en el escandaloso evento, están libres.

¿Hubo droga interceptada? 

Hay una clara inconsistencia en los tiempos que dio a conocer la Secretaría de Seguridad Pública del pasado 25 de junio del 2012.

Principalmente existe un espacio de tiempo de aproximadamente 44 minutos que no tiene explicación. No hay datos ni se puede justificar.

En su conferencia de prensa Luis Cárdenas Palomino dijo que a las 7:49:24 horas Zeferino Morales Franco sale del baño con el paquete de droga y lo sujeta con el brazo izquierdo.

Subió a contraflujo los aproximadamente 30 escalones. En realidad en el video solo se ve parcialmente al oficial y no se puede determinar con precisión la identidad.

Al subir las escaleras es cuando se dijo que fue interceptado por los oficiales y se dio el enfrentamiento. Los videos marcan el inicio del tiroteo a las 8:33:43 horas.

¿Qué sucedió en los 44 minutos que pasaron entre ambos eventos, o ambas versiones del evento?

¿Lo amagaron y lo revisaron durante tres cuartos de hora?

Esto abre la posibilidad que quien realmente llevaba un paquete haya salido del AICM y el enfrentamiento se haya dado precisamente por la falta de la droga. 

Y es que en los videos de la huida se ve correr a los policías acusados con los brazos en movimiento.  Sin paquete. 

La actuación del gobierno federal queda bajo sospecha.

¿Qué se esconde?

La versión oficial

Los comunicados de la Presidencia de la República, la Secretaría de Seguridad Pública federal y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México retrataron la siguiente historia:

La mañana del lunes 25 de junio de 2012, elementos de la Policía Federal se trasladaron a la zona de comida rápida de la Terminal 2 para detener una red de traficantes de droga. 

Eran dos policías federales los implicados en la red de narcotráfico que operaba en el aeropuerto.

Al verse rodeados por los elementos de su misma corporación, los traficantes comenzaron los disparos a las 8:50. Se escucharon 16 disparos.

Fallecieron 2 policías en el lugar, uno más perdió la vida en el hospital.

José Ramón Salinas, vocero de la SSP informó que el 15 de julio fue detenido por una denuncia anónima Bogard Felipe Lugo, uno de los tres acusados de los asesinatos del AICM.

La primera balacera

> 8:30:13
Las autoridades no detectaron a dos agentes recargados en un barandal. Mientras sus compañeros se balean, ellos tranquilamente se esconden tras una mampara para no ser captados por las cámaras.

> 8:33:43
En el video que mostraron en la rueda de prensa se puede observar que segundos después del tiroteo los dos federales huyen de las instalaciones del AICM. 

> 8:34:30
Durante la explicación, Luis Cárdenas Palomino detuvo el video frente a los medios de comunicación y no se mostró a los pasajeros “pecho tierra” que es la evidencia de la segunda balacera.

> 8:34:36
En el video oculto se deduce que el policía Fidel Rojas Martínez hace su primer disparo, lo que no aparece en el video. Pero sí se observa que los pasajeros se tiran al piso para protegerse. 

¿El paquete?

La Policía Federal aseguró que fue un operativo contra narcotráfico y que uno de los elementos llevaba bajo su chamarra, y sujeto en la mano izquierda, un paquete; sin embargo en los videos se les ve correr moviendo los brazos a ambos oficiales.

Incompatibilidad de tiempo

> 7:49:24
La versión oficial asegura que a esta hora Zeferino Morales Franco empieza a subir las escaleras para llegar al área de comidas rápidas, donde fue el enfrentamiento.

> 44 minutos 
Pasaron entre la hora en que la versión oficial  asegura que se inició el incidente (7:49:24) y lo que registra el video (8:33:43). En ese caso, es el tiempo que tomó subir una escalera de 30 peldaños.