viernes, 7 de marzo de 2014

Gil Díaz: pieza clave del fraude y corrupción de Oceanografía

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0 (REDACCIÓN)

(6 de marzo del 2014).- El reciente escándalo producido por las acusaciones de lavado de dinero, tráfico de influencias y fraude, acometidas contra la empresa Oceanografía por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), a decir de una reciente publicación del diario 24 Horas, tiene un vínculo en común que muy poco se ha explorado: el sigiloso papel de Francisco Gil Díaz.

Pese a que las acusaciones públicas que reiteradamente se han volcado en los hermanos Manuel y Jorge Bribiesca Sahagún, el papel que este hombre ha sido clave para el proceso que hoy, desemboca en la persecución de Amado Osuna Yáñez, dueño de la compañía marítima, y el embargo contra sus bienes materiales.

Relación que este día reconstruyó y dio hechos el mencionado diario: “El exfuncionario es cercano a Roberto Hernández, quien fungió como director de Banamex desde su privatización en el gobierno de Ernesto Zedillo, hasta su renuncia en 2009. Gil Díaz era miembro del consejo de Banamex-Accival antes de que Vicente Fox lo nombrara secretario de Hacienda en 2000.


Y continúa: “Ya como secretario, Gil Díaz participó en la venta del banco mexicano al conglomerado estadounidense Citigroup en una transacción por 12 mil 500 millones de dólares, sin pago de impuestos —del orden de los tres mil millones de dólares—. Esto surgió el 21 de mayo de 2001.

“Cuando Fox asumió la presidencia en diciembre de 2000, la empresa Oceanografía de Amado y Darío Yáñez Correa, Samuel Yáñez Chaparro, Alberto Duarte Martínez, así como Amado Omar y Carlos Daniel Yáñez Osuna, ya ofrecía servicios a Petróleos Mexicanos (desde 1996), pero en ese momento ya estaba en medio de polémicas por sus finanzas”, publicó hoy en el diario dirigido por el periodista Raymundo Riva Palacio.

Por si fuera poco, hace más de una década, como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), ordenó la cancelación de una deuda de 21 millones de pesos en impuestos que mantenía con dicha institución, la cual, se había resuelto en el embargo de sus bienes en el año 2000.

Convenios sucios

La reportera del semanario Contralínea, Ana Lilia Pérez, desde hace años, junto a la comisión de investigación  de la cámara de diputados presidida por María Luisa Micher, dio cuenta desde el 2005 cómo los hijos de Marta Sahagún y otros políticos del blanquiazul gestionaron contratos multimillonarios, de manera directa o a través de terceros, para beneficiar a la empresa que hoy, con el regreso del PRI, cayó en desgracia.

En su libro Camisas azules, manos negras, Pérez denunció que uno de estos funcionarios encargado del “tráfico de influencias” fue Francisco Gil Díaz que, junto a la esposa de Vicente Fox, presionaron para que el gobierno federal le concediera jugosos contratos.

Un ejemplo: De 2003 al 2013, Oceanografía obtuvo de Pemex un total de 112 convenios con un valor de 49 mil millones de pesos. De éstos, 106 fueron otorgados en las dos administraciones panistas y ascienden a 46 mil millones de pesos. Sólo una cuarta parte de ellos, diez mil 530 millones de pesos correspondieron al gobierno de Fox, mientras que el resto, 35 mil 470 millones de pesos fueron otorgados durante la administración de Felipe Calderón.

Las pruebas de ello las ha aportado el director de Contralínea, Miguel Badillo, donde ha dado cuenta que tres directores generales de Pemex, durante los dos gobiernos panistas, Raúl Muñoz Leos, Luis Ramírez Corzo y Juan José Suárez Coppel, fueron los encargados de darle los contratos por las presiones de los Sahagún y Díaz.

Además,  este último, ha estado relacionado con la empresa Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, misma que fue fundada por las empresas de inversión Axis, Ares y Temasek, todas ellas vinculadas a otros ex servidores públicos.


Como muestra un botón: la firma Oro Negro está integrada por el ex director general de Petróleos Mexicanos, Luis Ramírez Corzo, en calidad de presidente, y el hijo mayor del ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, Gonzalo Gil White, así como el primo de éste, José Antonio Cañedo White.