viernes, 21 de marzo de 2014

Coordinadores del PRI, PAN y PRD, detrás de los “moches” en San Lázaro: AMLO

MEDIO: PROCESO.
AUTOR: PEDRO ZAMORA BRISEÑO.

TECOMÁN, Col. (apro).- El excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador consideró que debe realizarse una investigación a fondo sobre el caso de los “moches” para gestionar recursos a municipios, en el que aparece implicado el coordinador de la fracción priísta en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones Rivera.

“Está demostrado eso, desde luego, que en la Cámara de Diputados hay mucha corrupción”, dijo el político tabasqueño, luego de señalar que una parte del presupuesto es reservada por la Secretaría de Hacienda a los responsables de las fracciones parlamentarias, para que de manera discrecional distribuyan ese dinero a través de tres programas: pavimentación, cultura e instalaciones deportivas.

A cambio de esto, explicó, los diputados “reciben una ‘mochada’ por otorgar esas obras a los ayuntamientos y a los gobiernos estatales, porque nada más está saliendo hasta ahora lo que negocian con los ayuntamientos, pero la ‘mochada’ mayor es la que reciben de los gobiernos estatales”.


Añadió:

“En esto tiene que haber una investigación a fondo, pero no sólo de los diputados del PAN, que fue lo primero que se ventiló. Lo mismo han hecho coordinadores del PRI y, me duele decirlo, del PRD”.

Entrevistado durante una visita realizada a este municipio, como parte de su gira informativa sobre la reforma energética y hacendaria, López Obrador no se mostró optimista de que las instancias responsables de investigar asuntos de ese tipo apliquen realmente la ley.

“No creo mucho en eso, porque es una misma mafia. Los responsables de combatir la corrupción son ellos mismos, es como pedirle al ladrón que castigue a otro ladrón, es muy difícil. La Contaduría de Hacienda está en manos de ellos, la Procuraduría está en manos de ellos… ¿cómo va Jesús Murillo Karam a investigar a Manlio Fabio Beltrones, si Manlio Fabio fue su jefe? Son lo mismo”.

El líder nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) denunció que “desgraciadamente no se hace nada cuando se trata de delincuentes de cuello blanco, o sea, si se trata de Manlio, de Peña, de Fox, de Calderón, de los de arriba, nunca se hace nada, nunca los van a castigar”.

Según López Obrador, la corrupción de legisladores a través de la gestión de recursos presupuestales es “una práctica muy usual y lamentable, es el estilo del maestro (Carlos) Hank González, que le entregaba a los diputados del Estado de México, aparte de su sueldo, una cantidad en materiales de construcción para que ellos los distribuyeran, como si esa fuera la función del Legislativo. El legislador no está para ejecutar, lo que debe hacer es aprobar el presupuesto y darle seguimiento a la aplicación del presupuesto, pero no asignar ellos el dinero para las obras”.

En relación con la solicitud de extradición del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, a Estados Unidos, se mostró escéptico de que eso suceda porque “Yarrington como (Humberto) Moreira ayudaron a Peña Nieto, entonces él por eso puso como procurador a Murillo Karam, para que nada más se aplique la ley a quienes no tienen agarraderas, a quienes no tienen influencias, pero los políticos corruptos con influencias gozan de impunidad”, dijo.

Sobre el escándalo por las irregularidades en las obras de la Línea 12 del Metro del Distrito Federal, manifestó que “también debe investigarse a fondo”.

—¿El exjefe de gobierno Marcelo Ebrard debe comparecer? —se le preguntó.

—Todos tienen que comparecer —respondió.

Antes, durante el mitin realizado en la plaza principal de esta ciudad, López Obrador instó a los militantes de Morena a empezar a seleccionar a sus candidatos locales para la elección de 2015, para que ellos a su vez empiecen a realizar visitas domiciliarias.


Acompañado del presidente estatal de Morena, Vladimir Parra Barragán, el exjefe de Gobierno del DF anunció que tras conseguir su registro como partido, esa fuerza política participará con candidato propio a gobernador, sin aliarse con ninguna organización partidista.