lunes, 31 de marzo de 2014

Aceptaron Metro ...con todo y fallas

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ICELA LAGUNAS.

Aunque habían detectado ‘trabajos mal ejecutados’ y vicios ocultos en la construcción de la Línea 12, directivos del Metro firmaron de recibido la obra que hoy permanece cerrada.

Corría el primer minuto del 30 de octubre de 2012. Un grupo de ingenieros reunidos en las oficinas de Proyecto Metro discutían los trabajos faltantes y mal ejecutados de la Línea 12. 

La obra aún no estaba lista pero urgía entregarla. Ese día, Marcelo Ebrard cortaría el listón.

Los ahí reunidos –ingenieros de Proyecto Metro y del Consorcio Constructor, ICA, CARSO y ALSTOM– firmaron la hoja de entrega-recepción. Marcelo Ebrard había prometido inaugurar la línea en compañía de un grupo de poderosos de México.

No había marcha atrás, terminada o no, la Línea 12 tenía que estar en funcionamiento de manera inmediata. 


La mañana de ese día Ebrard cumplió su sueño. Se tomó la foto sonriente en compañía de Felipe Calderón Hinojosa, entonces presidente de México y del empresario más rico de México y el mundo, Carlos Slim.

Ocho meses después la escena se repitió. 

Esta vez la reunión fue a las once de la mañana del 8 de julio de 2013 en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro, en la calle Delicias en pleno Centro Histórico.

El objetivo de dicha reunión era convertir de preliminar a definitiva la entrega de la Línea 12.

Oscar Díaz González Palomas, subdirector de mantenimiento del Metro, reportó el 6 de junio de 2013 al entonces director, Enrique Horcasitas, que existían 3 mil 105 faltantes y trabajos mal ejecutados por ICA, Carso y Alstom.

Pese a ello, Horcasitas Manjarrez y el propio director del Metro, Joel Ortega Cuevas, firmaron de recibido a ICA. 

Hoy la constructora se aferra a este documento mientras que el equipo de Miguel Ángel Mancera apuesta a la póliza número 932309 de Fianzas Monterrey que garantiza el pago de mil 758 millones 350 mil pesos por vicios ocultos.

El documento en poder de Reporte Indigo garantiza la ejecución total de los trabajos materia del contrato. 

Además obliga a responder por los defectos que resultaren en el proyecto a precio alzado y tiempo determinado para la construcción de la Línea 12.

La polémica entrega y recepción

Durante la reunión del 8 de julio de 2013 en las oficinas del Metro, el representante común del Consorcio ICA, CARSO y Alstom, Ricardo Moscoso Durán, tomó la palabra.

Manifestó frente a todos que no reconocía ni aceptaba la existencia de trabajos faltantes o mal ejecutados.

Estaban Enrique Horcasitas y Joel Ortega Cuevas. Había caras largas no un ambiente de festejo.

El equipo recién llegado al STC entregó por áreas: Instalaciones fijas; obras y mantenimiento, transportación y mantenimiento de material rodante, los faltantes y los trabajos mal ejecutados por las constructoras.

Al informe de 3 mil 105 hallazgos de los trabajadores del Metro se sumó un informe demoledor de 29 hojas que entregó Consultoría Integral en Ingeniería S.A de C.V (CONIISA). 

Esta empresa supervisora se negó a pasar por alto el cúmulo de trabajos inconclusos que desde hace meses las constructoras no reponían.

El 12 de junio de 2013 CONIISA entregó a Proyecto Metro la actualización de trabajos mal ejecutados de la Línea 12. 

En la carpeta se documentaron casi 500 desperfectos encontrados; estación por estación de las instalaciones mecánicas, sistema de vías, mando centralizado, telecomunicaciones, peaje y equipo de talleres.

Roberto Palacios Peralta, gerente de CONIISA adelantó que el documento que entregó tendría sus efectos legales más adelante cuando el GDF y las constructoras revisaran la letra chiquita de la conclusión del contrato para la construcción de la Línea Dorada.

El informe CONIISA evidencia que la obra se entregó circulando pero con una larga cola de desperfectos que el consorcio constructor se comprometió a reparar sin que eso ocurriera.

En junio de 2013, los reportes de faltantes provenían no solo del STC sino también de las supervisoras IPISA, CONIISA y del propio Proyecto Metro. 

Dicho reporte concluyó que faltó terminar la instalación de los videoporteros en los 51 elevadores, hacía falta instalar escaleras eléctricas, además de que había durmientes fisurados, entre otras irregularidades.

Pese a ello, el consorcio constructor entregó a Proyecto Metro diez cajas llenas de documentos en los que presuntamente acreditó la terminación de la mega obra.

ICA, CARSO y ALSTOM dieron por terminada la obra y manifestaron de conformidad que de acuerdo con lo estipulado en el contrato, la propia fianza que exhibió para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones contractuales, también servía para garantizar por el término de dos años posteriores a la fecha en que se formalice la entrega recepción, los defectos que resultaran, sus vicios ocultos y cualquier otra responsabilidad.

Justo esa póliza es la que el gobierno de Miguel Ángel Mancera pretende hacer efectiva en caso de que el consorcio no se haga responsable de las fallas en la Línea 12 que obligaron a la suspensión del servicio.

Sin embargo para las constructoras la Línea 12 fue terminada desde el 2012, mientras que para el GDF la póliza toma como fecha de recepción definitiva el mes de julio de 2013 por lo que el documento estaría vigente hasta el 2015. 

Otro deslinde

La empresa ILF también se deslindó de la auditoría de los trenes. En un desplegado aclaró que solo revisó la documentación que le entregó CONIISA sobre los trabajos mal ejecutados que realizó el Consorcio

En medio de este río revuelto, una de las firmas internacionales que le entregó a Marcelo Ebrard la certificación de que la Línea 12 estaba en condiciones para operar con pasajeros, ILF ya publicó su propio desplegado.


En el documento la empresa se deslinda de la revisión de trenes.